Temor a un pico en los melanomas

Carmen Ansótegui (SPC)
-

Los oncólogos creen que podría haber un aumento en los datos de cáncer de piel tras el desconfinamiento de la población

Los expertos recomiendan extremar la vigilancia sobre las manchas.

El miedo a contagiarse con el coronavirus ha hecho que muchos ciudadanos hayan evitado acudir a centros sanitarios haciendo que descendiesen considerablemente el número de consultas. De este modo ha sucedido en servicios como el de dermatología y ahora los oncólogos temen que haya personas con melanomas sin diagnosticar. Aseguran que en estos casos es importante acudir al especialista cuanto antes, porque si se trata en estadíos iniciales el cáncer de piel resulta potencialmente curable, pero el pronóstico se complica conforme el tumor progresa. 
Por otra parte, los especialistas creen que puede ser perjudicial que la desescalada haya coincidido con el buen tiempo, porque dificulta que ciertos sectores de la población eviten salir a la calle en las horas centrales del día, como es el caso de los niños. Hay que tener en cuenta, además, que se trata de un colectivo especialmente vulnerable a los efectos de la radiación solar. En este sentido, Juan Francisco Rodríguez, especialista en oncología médica de HM Sanchinarro, insiste en que «ahora hay menos riesgo de contraer el virus pero el riesgo de melanoma sigue estando ahí». Por ello, insiste en que la sociedad debe interiorizar la importancia de utilizar a diario fotoprotectores. 
Protegerse de los rayos solares es la primera medida para prevenir el melanoma, pero no la única. Los expertos hablan también de prevención secundaria, la que se refiere a la detección precoz del cáncer. La clave es conocer la regla del A, B, C, D, E, un sencillo método que recuerda que hay que consultar al médico siempre que la mancha sea asimétrica, sus bordes parezcan irregulares, cambie de color, tenga un diámetro superior a los seis milímetros o si evoluciona. También hay que tener en cuenta qué puntos pueden hacer que se tenga una predisposición mayor al cáncer de piel, como factores genéticos, la exposición a los rayos solares o si se tienen lunares atípicos.
Son reglas que toda la población debería conocer porque, cuando se habla de cáncer de piel, cobra más sentido que nunca el dicho «el tiempo es oro». 
El retraso no se debe tan solo a que los pacientes hayan evitado ir a su centro de salud. También es cierto que quienes han querido consultar a un especialista se han encontrado con dificultades. Y es que se han encontrado con clínicas cerradas y médicos que les atendían por teléfono o videoconferencia, opciones que no siempre son tan efectivas como las consultas presenciales.

 

Avances terapéuticos

Si bien es cierto que el tiempo juega en contra, el doctor Rodríguez insiste en que el pronóstico de los pacientes con melanomas diseminados ha mejorado mucho. Según explica, «si la esperanza de vida era antes de apenas medio año ahora hay casos que llegan hasta los cinco». Este aumento de la supervivencia se ha producido gracias a la inmunoterapia y a las terapias dirigidas. La primera funciona activando el sistema inmune para que detecte el cáncer y lo elimine. Se trata de una opción terapéutica que ya ha demostrado eficacia, sustituyendo por completo a la quimioterapia, si bien es cierto, que no beneficia a todos los afectados. 
Las terapias dirigidas por su parte, son las que se utilizan cuando los pacientes presentan una mutación concreta para la que se desarrolla un medicamento específico. Sin embargo hay cerca de un 20 por ciento de personas con melanoma que no van a responder a la inmunoterapia ni van a ser aptos para este tipo de medicina personalizada. Este especialista destaca la importancia de ser tratado en centros donde hay investigaciones en marcha para poder acceder, por ejemplo, a terapias celulares.