225.000 euros para el fomento de alquiler de pisos vacíos

D. V.
-

El programa de fomento del alquiler de viviendas vacías (ALVA) del Ayuntamiento cuenta ya con 54 inmuebles y contará este año 2019 con 225.000 euros de presupuesto, con lo que se espera que la próxima semana se firmen los primeros contratos

225.000 euros para el fomento de alquiler de pisos vacíos

Según han explicado fuentes municipales en un comunicado recogido por Europa Press, el programa ALVA de fomento al alquiler de viviendas vacías comenzó a rodar a finales de 2018 en Valladolid a través de la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda, VIVA, dependiente de la Concejalía de Urbanismo bajo la dirección de Manuel Saravia, en aplicación de lo previsto en el Plan de Vivienda 2017-2020. 
El programa cuenta con 54 viviendas, aunque la cifra de demandantes de vivienda es ya de 102. La previsión es que la próxima semana se comiencen a firmar los primeros contratos, ya que ha habido que adaptar el reglamento a los cambios producidos en la Ley de Arrendamientos Urbanos que han motivado la modificación del programa en dos ocasiones, sobre todo en cuanto a la duración de los contratos de alquiler, que ha pasado de tres a siete años. 
Asimismo, se ha aprobado que la iniciativa cuente con una cantidad de 225.000 euros durante el año 2019. 
El objetivo es facilitar que un buen número de viviendas vacías de titularidad privada se incorporen al mercado del alquiler a un precio asequible para el inquilino y con garantías para el propietario, con la intermediación de la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda de Valladolid, VIVA. 
Para ello, se estableció un sistema de garantías e incentivos para el propietario a cambio de fijar unos precios máximos de los alquileres. 
El programa ofrece beneficios y garantías tanto para el arrendador como para el arrendatario. Las viviendas objeto tienen que estar vacías, con una antigüedad mínima de 6 meses y los inquilinos pagan alquileres entre 200 y 450 euros al mes. 
El propietario cobra puntualmente la renta, se incluye un seguro multirriesgo, una subvención equivalente al 50% del IBI, el certificado de eficiencia energética gratuito y la devolución de la vivienda en buenas condiciones.