Videojuego con alma vallisoletana

Benjamín López (Ical)
-
Videojuego con alma vallisoletana - Foto: JUAN LAZARO

Sara Miguel forma parte del equipo que ideó 'Intruders: Hide and Seek' de PlayStation

Los videojuegos en realidad virtual, de esos que necesitan unas gafas especiales para meterte literalmente dentro de la pantalla y poder vivir una experiencia en 360 grados, todavía son una excepción dentro de la industria, pero si además es español la excepción se convierte en algo inusual y, si le añade un componente vallisoletano al producto, entonces es ya una auténtica rareza.

Pues eso es lo que sucede con el videojuego recientemente publicado por PlayStation 'Intruders: Hide and Seek'. Se trata de un producto desarrollado por la joven empresa española Tessera Studios, formada por once jóvenes entre los cuales figura Sara Miguel, una vallisoletana que firma el juego como Game Artist del proyecto.

La historia de este “sueño hecho realidad” no tiene desperdicio, un salto en muy poco tiempo de las aulas universitarias al mercado mundial de videojuegos. Hace unos pocos años Sara cursó un máster en el Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital (U-TAD) y allí conoció a los otros diez integrantes del equipo que ha desarrollado el juego. Se juntaron para un proyecto de fin de máster de la propia universidad que acabó ganando el Premio al Mejor Juego el los PlayStation Talents de 2016.

“El juego que presentamos al concurso no tiene mucho que ver con el que es hoy día salvo en la idea”, dice Sara. Lo primero es que no era en realidad virtual, se trataba de un prototipo muy prometedor, explica, pero que no contaba con los medios necesarios para lanzarse a un mercado tan competido y exigente como es el de los videojuegos.

Así que en 2016, con el apoyo de Sony PlayStation y de algunas instituciones publicas, la recién formada Tessera Studios decidió empezar la casa por los cimientos y comenzar prácticamente de cero el videojuego, enfrentándose a enormes dificultades. “Comenzamos a hacer un juego en realidad virtual sin haberla probado porque entonces estaba empezando ese mundo y realmente nadie sabía mucho”, confiesa Pablo Lafora, diseñador de la empresa.

¿Por qué lanzar entonces un videojuego en realidad virtual? Según explica Sara Miguel, el mercado de videojuegos convencionales está saturado, la competencia es enorme y es muy difícil llamar la atención con un juego español en el mercado internacional. Sin embargo, la oferta en realidad virtual es más limitada y con un buen producto se puede aspirar a hacerse un hueco. “La industria de los videojuegos es complicada, y más en España. Y en la realidad virtual no teníamos muchos referentes hasta ahora”, afirma Sara.

'Intruders: Hide and Seek', es un juego “no apto para todos los públicos”, dice Sara, porque “se pasa mucho miedo”. El jugador asume el papel de Ben, un niño de 13 años que presencia cómo sus padres son atados y torturados por tres desconocidos muy violentos y aterradores que entran por la fuerza en su casa y parecen estar buscando algo. Ben descubrirá la historia y el motivo del allanamiento y tendrá que ayudar a su familia en la peor noche de sus vidas. Y todo eso con la sensación de estar metido de verdad en la casa, gracias a la realidad virtual.

Lo cierto es que este videojuego parece casi una película en cuanto a producción e historia. El videojuego se ha lanzado en español e inglés, así que se han necesitado actores de doblaje en ambos idiomas. De la banda sonora original se ha encargado Xabi San Martín, teclista y compositor en La Oreja de Van Gogh, y en la producción han participado muchas personas de distintas esferas: guionistas, creativos, diseñadores o programadores. “La carga narrativa de un videojuego es muy importante” dice Sara, porque “el jugador busca también eso, una buena historia dentro del juego”. EN el caso de un videojuego en realidad virtual, explica, el usuario aún interactúa más por lo que el guión es si cabe más importante todavía.

Sara estudió el Bachillerato de Artes en Valladolid, la carrera en Bilbao y el master en la U-TAD de Madrid. “Mi pasión eran los videojuegos y tuve claro que debía marcharme”, afirma antes de explicar que en su ciudad ahora “van surgiendo cursos de desarrollos de videojuegos, pero carreras y máster oficiales no hay hasta donde tengo entendido”, añade.

Para ella y para sus compañeros de Tessera Estudios, 'Intruders' tiene que ser “más que un juego, el primer paso de una empresa porque hemos formado un equipo muy bueno y creemos que podemos conseguir muchísimas cosas más juntos”, dice la vallisoletana. De momento aspiran a poder vivir bien de la industria del videojuego. “Llevamos un tiempo viviendo más de la ilusión que del dinero, pero esperamos que esto pueda convertirse en una profesión de verdad. El objetivo no es hacernos ricos, pero sí poder vivir de ello”, asegura.

De momento, 26 meses después del comienzo de esta aventura, 'Intruders' es una realidad. Se presentó oficialmente y por todo lo alto en Madrid el pasado 13 de febrero y está ya a la venta para PlayStation 4 en formato físico en España, Alemania, Italia, Francia, Austria, Reino Unido y Suiza, y en formato digital para el resto de Europa y Norteamérica a través de PlayStation Store.