La aldea del terror

Sara Borondo
-

La serie de miedo más conocida continúa la historia de Ethan Winters en la Rumanía de las pesadillas

La aldea del terror

Cuando ya pensaba que estaba a salvo de los horrores vividos en Resident Evil VII, Ethan Winters ve su vida nuevamente sacudida por extraños acontecimientos en los que termina en Rumanía, en un pueblo nevado controlado por una secta liderada por Madre Miranda y cuatro familias nada recomendables además de algunos de los monstruos más tradicionales que todo el mundo conoce por el cine como los hombres lobo.

La serie Resident Evil, que cumple en 2021 nada menos que 25 años y ha vendido más de 107 millones de unidades, ha ido evolucionando en cada juego, pasando de la cámara fija y el terror de supervivencia a la acción y la cámara a la espalda del personaje. Además, con el primer juego protagonizado por Winters el jugador pasó a verlo todo en primera persona en una combinación de las dos tendencias de la serie, con numerosos enfrentamientos en los que no escasea la munición e incluso la conveniencia de recoger recursos que animan a estos combates, al tiempo que destaca también el elemento survival y el terror, que llega de distintas maneras y consigue que Village no sea un juego apto para corazones débiles.

De la misma manera, los zombis iniciales producto de la experimentación de Umbrella han dejado paso a otro tipo de criaturas que en Village remiten a grandes clásicos del terror, desde el hombre lobo a las muñecas de porcelana sin que falten referencias que enlazan con la serie.

Ni la historia ni los puzles son de los mejores de la serie, pero el diseño visual es tan estremecedor como corresponde a un Resident Evil. El diseño de lady Dimitrescu fue el gran protagonista de los tráileres previos al lanzamiento del juego tanto por el elegante atractivo de este vampírico y altísimo personaje como por el detalle con el que está plasmada, pero hay otros enemigos con diseños excelentes como Donna Beneviento y su tétrico complemento o incluso el útil y rotundo Duque -con el que llega la novedad de usar comida para mejorar al personaje-, sin olvidar escenarios como la fábrica Heiseberg. Village deja algunas imágenes y villanos memorables y si Winters no es uno de ellos es porque no se le ve la cara al jugar en primera persona.

Otro de los atractivos del juego -algo ya tradicional en la serie- es su capacidad rejugable, ya sea para conseguir coleccionables o para disfrutar del Modo Mercenarios que consiste en superar fases lo más rápido posible encadenando muertes para conseguir ventajas para el personaje. Aunque Capcom tiene previsto incorporar un modo multijugador, de momento no está disponible.

Resident Evil Village se puede actualizar gratis de PlayStation 4 a la versión digital PlayStation 5 y es compatible con Smart Delivery para las consolas Xbox Series X|S y Xbox One. Durante su cuarto de siglo de historia la serie ha ido probando nuevos caminos y retrocediendo a veces para no aburrir a los jugadores mostrando siempre lo mismo y adaptarse a los gustos de cada momento. Village no es una ruptura respecto a lo anterior sino una evolución como en su momento lo fue Resident Evil 4 y que demuestra que la serie está en plena forma y preparada para el futuro.