Los diabéticos extreman precauciones con el coronavirus

M.B
-

La Asociación Diabetes Valladolid se ha volcado desde el inicio de la crisis en los dos grupos de edad más vulnerables, ancianos y menores, al ser este colectivo factor de riesgo en caso de contagio

Los diabéticos extreman precauciones con la covid-19 - Foto: Ana I. Ramirez

Valladolid cuenta con 32.000 diagnosticados con diabetes, aunque las cifras se podrían multiplicar por dos, ya que se estima que la mitad de los que tiene la conocida como de tipo 2 no lo saben. Con lo que se podría decir que un 12 % de la población de la provincia puede estar afectado por esta ‘enfermedad silenciosa’. A ello hay que añadir que sus pacientes son un factor de riesgo en esta pandemia de la covid-19, como lo son en cualquier infección vírica, como confirma el presidente de la Asociación Diabetes Valladolid, Javier García: «Existe un riesgo de complicación si contraes el virus, porque cualquier infección vírica es un descontrol de la glucemia, como pasa con una gripe».
Así que la pregunta es obligada, ¿cómo convive un diabético con la covid? «Nuestro tratamiento tiene tres pilares: medicación (oral o insulina inyectada), la alimentación (saber comer bien y la dosis) y la alimentación física. Para conjugarlos y alcanzar un buen control de la diabetes, es necesario una rutina. Si esa rutina se trastoca el control de la glucemia también», responde rápidamente Javier García desde Adiva, que cuenta con un millar de socios, pero atiende a todo aquel que lo necesita.
Y en esta crisis ha habido muchas necesidades, sobre todo en dos grupos de edad, ancianos y niños. La covid les ha trastocado las rutinas, las horas de alimentación, las dosis... «Y cuando ya se tenía una nueva rutina, ahora tenemos actividad física en la calle, pero a ciertas horas», añade. Todo ello complica el control de su enfermedad. 
Desde Adiva se han volcado en este estado de alarma en esos dos grupos de edad. Primero con una ronda de contactos con los mayores: «Detectamos muchos casos de personas solas y sin familias. Llegamos a encontrar uno de una persona contagiada con covid que estaba sola (conseguimos que fuera una ambulancia, pasó un tiempo en UVI pero está recuperada)». Además, coordinados con trabajadores sociales del Ayuntamiento han conseguido que otros dos decenas de casos tengan el servicio de comida a domicilio. También trataron de evitar las ‘visitas’ a centros de salud y hospitales, ya que mínimo 2-3 veces al mes estos enfermos tienen que hacerlo o a por recetas o por sensores o reservorios... «Por un lado se consiguió una renovación directa de las recetas, a través de la farmacia. Por otro, los pedidos se realizan a través de una llamada de teléfono (o número específico o al centro de salud), y solo hay que ir a recogerlo en una zona libre. En casos de personas solas, se les lleva a domicilio», añade el presidente de Adiva.
El otro grupo con el que se ha volcado la Asociación es el de los menores: «Es muy importante su rutina y se vio trastocada de un día para otro. Para los niños con diabetes todo es más complicado, porque hay que tener la glucemia a raya sin ejercicio físico». Así a través de los móviles de propusieron retos y se fomentó esa actividad física, con un vídeo final de homenaje y como mensaje de ánimo para pediatras, médicos (con especial incidencia en los endocrinos) y cuerpos de seguridad, con el ‘Resistiré’ y los propios pequeños como protagonistas. Pero con un mensaje claro desde la Asociación: «Es importante el ejercicio físico pero es más importante esquivar el virus».