Turquía acusa a Israel de convertirse en un "régimen racista"

Europa Press
-

Ankara considera "despreciable" el anuncio de la anexión del Valle del Jordán por parte de Netanyahu como plan para conseguir mayor apoyo electoral y hace un llamamiento a la comunidad musulmana para posicionarse en contra de la política de Tel Aviv

Turquía acusa a Israel de convertirse en un "régimen racista"

El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha acusado hoy a Israel de estar convirtiéndose en un "régimen racista" después de que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, anunciara su intención de anexionar el Valle del Jordán. 
Cavusoglu, que ha tildado el plan de "embarazoso", ha asegurado que se trata de un intento "despreciable" de hacerse con más votos de cara a las elecciones previstas para mañana. Así, ha criticado lo que ha llamado una falta de reacción por parte de otros países musulmanes ante el anuncio de Netanyahu. 
"Israel, alentado por el apoyo de ciertos países, está persiguiendo sus políticas agresivas y se está convirtiendo en un régimen racista y segregacionista", ha manifestado el ministro turco. 
"Si toda la comunidad musulmana reacciona junta, estos planes, estas políticas y comportamientos de Estados Unidos e Israel nunca llegarán a materializarse", ha sostenido.

 

El plan de Netanyahu

El jefe de Gobierno ha prometido poner bajo "soberanía israelí" todos los asentamientos judíos en Cisjordania si es reelegido, especificando que "un lugar al que se puede aplicar inmediatamente la soberanía israelí tras las elecciones es el Valle del Jordán". "El próximo Gobierno aplicará la soberanía israelí al Valle del Jordán", ha afirmado. 
No obstante, ha aclarado que esperará a dar el paso hasta "después de las elecciones" por respeto a la Administración de Donald Trump y su esperada propuesta de plan de paz entre israelíes y palestinos, que Washington ha adelantado que se conocerá tras la cita con las urnas en Israel. 
En este sentido, ha pedido a los votantes israelíes "un mandato claro para poner bajo soberanía israelí todos los asentamientos". Según Netanyahu, el país "no ha tenido este tipo de oportunidad" de poder definir sus fronteras desde la Guerra de los Seis Días en 1967 y "puede no tenerla en otros 50 años". 
Los sucesivos gobiernos israelíes han asegurado en todo momento que nunca renunciarán al control sobre el Valle del Jordán. El primer ministro ha defendido que, con un mandato claro en las urnas, Israel podrá "definir al fin sus fronteras permanentes, prometiendo que Judea y Samaria (Cisjordania) no se conviertan en Gaza".

 

Valle del Jordán

El Valle del Jordán abarca 2.400 kilómetros cuadrados que van desde el Mar Muerto en el sur a la ciudad israelí de Beit Shean en el norte. Representa el 30 por ciento del territorio de Cisjordania. 
En el Valle del Jordán y la zona norte del Mar Muerto viven unos 65.000 palestinos y 11.000 colonos judíos, de acuerdo con la ONG israelí B'Tselem. La principal ciudad palestina del lugar es Jericó, con unas 28 localidades y pequeñas comunidades beduinas. 
Israel ocupó Cisjordania en la Guerra de los Seis Días y se ha resistido a renunciar al territorio, a pesar de que la vuelta a las fronteras anteriores a 1967 es una de las principales reivindicaciones de los palestinos para firmar la paz. 
En una entrevista concedida el pasado mes de junio al New York Times, el embajador estadounidense en Israel, David Friedman, dijo que "bajo ciertas circunstancias" el Estado judío tenía "derecho a retener parte de Cisjordania, pero no toda".