Primera derrota del Pucela en Zorrilla

M.B
-

Un gol de Banega de penalti da los tres puntos al Sevilla ante un Real Valladolid que lo intentó sin suerte pero que acabó perdiendo su primer partido ante su afición (0-1)

Primera derrota del Pucela en Zorrilla - Foto: R. García

GALERÍA

Real Valladolid-Sevilla

El Real Valladolid perdió su imbatibilidad en el José Zorrilla a costa de un Sevilla que ya es tercero en la Liga y que supo aprovechar el gol de Banega, de penalti (repetido tras el aviso del VAR), en su primer acercamiento al área de Masip. Los blanquivioleta lo intentaron hasta el último minuto pero se encontraron con un rocoso conjunto, duro atrás y con un medio del campo que trató de tener la posesión, jugándose pocos minutos reales por los numerosos parones en el juego. De esta forma, los pucelanos se quedan con 17 puntos en la 14ª plaza.

Sergio González introdujo varios cambios en el once, dando la titularidad a Fede San Emeterio y Hervías, por los habituales Alcaraz y Toni; pasando a Óscar Plano a banda izquierda; además de a Sandro por Ünal y a Nacho por Barba. El equipo no salió mal. De hecho, pese a que el balón parecía en posesión del Sevilla, la primera aproximación fue del Pucela, con un cabezazo alto de Moyano a saque de esquina en el minuto 7.

Pero lo que es el fútbol. En la primera llegada del cuadro hispalense, Moyano cometía penalti sobre Nolito. Para la controversia porque parecía que el sevillista ya había golpeado el balón. Era el minuto 10. Masip paró el primer lanzamiento de Banega, pero el VAR indicó que había que repetirlo porque el portero se había adelantado un paso. A la segunda, el argentino puso el cuero en la escuadra, esta vez sin opciones para el guardameta del Pucela.

El encuentro se ponía cuesta arriba. Y se calentaba. En la grada, enfadada con el colegiado y el VAR. Y en el césped, con un enganchón entre Ocampos y Nacho, tras fingir penalti el primero.

Evidentemente los blanquivioleta notaron el golpe, pero poco a poco, minuto a minuto, el cuadro de Sergio fue regresando a las buenas sensaciones, con algún centro desde banda, sobre todo con acciones de Pablo Hervías, muy activo. Y con saques de esquina. Tuvo varios antes de la media hora. Sin fortuna. Y con alguna acción de pizarra. Como la que le llegó a Guardiola en el 36, que prefirió recortar en vez de disparar. Un minuto antes San Emeterio había evitado que Nolito se quedase solo ante Masip.

Pero las mejores estaban por llegar. La del Pucela en el 38. De Sandro. El canario se hizo hueco ante Navas, disparó picado, con bote y se encontró con el larguero. Para desesperación suya y de toda su afición. La del Sevilla en el 44. De Nolito. El gaditano se encontró solo ante Masip, pero al intentar la vaselina se la dio a las manos al portero blanquivioleta.

Así, con menos nervios que tras el 0-1, se llegó al descanso.

La segunda parte comenzó con un Pucela enchufado. Hervías probó a Vaclik nada más comenzar en uno de sus ya clásicos lanzamientos de falta, pero el checo respondió bien colocado. El Sevilla buscó entonces parar el juego, con la posesión y con faltas, muchas y sin sanción disciplinaria. Eso a los blanquivioleta no les interesaba. Sobre todo porque necesitaban velocidad, ritmo y algo de descontrol. Como en el robo de Plano, en el 57, con posterior centro que Míchel no pudo empalar bien, mandando fuera el balón. O en la de Sergi Guardiola, que controló largo y no pudo chutar ante el portero sevillista en el 61.

Sergio González movió el banquillo. Quitó a Hervías y puso a Toni, pasando Plano a la derecha. Buscó más frecura en banda izquierda. Aunque el cansancio, tras un encuentro físico, empezó a hacer mella. Y ahí, los más fuertes tienen las de ganar. Los de Lopetegui volvieron a buscar la posesión, tratando de cansar aún más a un Pucela que trataba de meter una marcha más con el balón, sin conseguirlo. Y Sergio respondió colocando a De Frutos por Sandro, ya agotado.

Quedaban algo más de 10 minutos y los hispalenses tenían claro su juego, que se jugase lo menos posible. Así que el técnico blanquivioleta se la jugó del todo, quitando a Salisu para sacar a Ünal. Y los suyos respondieron con jugadas a balón parado. Con presión, encerrando al Sevilla pero sin tener la suerte de cara. Ocampos vio la roja tras el enésimo rifirafe con Nacho. Pero ya solo quedaban 3 minutos. Pocos. Y se jugó casi menos.

Primera derrota del Pucela en Zorrilla.

Ficha técnica:

Real Valladolid: Masip; Moyano, Kiko Olivas, Salisu (Enes Ünal, m.83), Nacho; Hervías (Toni Villa, m.63), Míchel, Fede San Emeterio, Óscar Plano; Guardiola, Sandro (De Frutos, m.76).

Sevilla FC: Vaclik; Jesús Navas (Gudelj, m.88), Kounde, Diego Carlos, Reguillón; Jordán, Fernando, Éver Banega (Vázquez, m.74); Ocampos, De Jong, Nolito (Oliver Torres, m.66).

Gol: 0-1, m.12: Banega, de penalti.

Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias (Comité navarro). Mostró cartulina amarilla a Masip (m.11), Nacho (m.15), De Jong (m.63) y Fernando (m.88). Expulsó a Ocampos por doble amonestación (m.15 y 90).

Incidencias: Encuentro correspondiente a la decimocuarta jornada de LaLiga disputado en el estadio José Zorrilla ante 18.169 espectadores.