Una educación personalizada

Redacción
-

Alumnas del Colegio Alcazarén durante una clase. - Foto: J. Rivas

Una atención personalizada de las alumnas mediante tutorías permanentes y el moderno sistema pedagógico basado en las ‘inteligencias múltiples’ son la marca diferencial del Colegio Alcazarén, un centro de enseñanza de Primaria, Secundaria, Bachillerato y Ciclos Formativos de Hostelería y Turismo, que cumple ahora su trigésimo aniversario en Valladolid.

Cerca de 30 profesionales de la docencia atienden cotidianamente a casi dos centenares de alumnas, con la intención de que sean «felices y responsables» y «estén bien preparadas para el siglo XXI».

Esas ‘inteligencias múltiples’ tienen su origen en Howard Gardner, recientemente galardonado con el Premio Príncipe de Asturias, quien desarrolló desde la Universidad de Harvard la teoría docente de las ‘inteligencias múltiples’, para potenciar óptimamente todas las capacidades de las alumnas como la matemática, la lingüística, la naturalista, la espacial, la musical, la cinestésica y la inter e intrapersonal. Una avanzada técnica cuya aplicación ofrece interesantes resultados en la maduración personal e intelectual de las alumnas, que se adecúa perfectamente a nuestro proyecto educativo ya que nuestra finalidad ha sido siempre la formación y promoción integral y profesional de la mujer.

Alumnas del Colegio Alcazarén durante una clase.Alumnas del Colegio Alcazarén durante una clase. - Foto: J. Rivas

«Cada alumna tiene una tutora personal, que le hace un especial seguimiento, en las tutorías personales le ayuda en su mejora personal, no sólo académicamente. La tutora se comunica y reúne frecuentemente con los padres, para ir todos a una  en la educación de la menor. Permite detectar a tiempo cualquier problema y afrontar las posibles soluciones», según explica Blanca Hernáez, directora del colegio. «Los padres son conscientes de que son los principales educadores, por eso participan activamente en las actividades que el colegio les ofrece para ayudarles en su apasionante tarea de educar», añade esta burgalesa afincada hace años en nuestra ciudad.

Enseñanza diferenciada. Cada profesora es una educadora que ayuda a las alumnas a desarrollar sus aptitudes y adquirir virtudes, favoreciendo su capacidad de trabajo en un clima de libertad y confianza. Es coherente para hacer y enseñar; posee una buena preparación profesional y una gran calidad humana. Para ello, con excelentes resultados docentes, Alcazarén aplica la educación diferenciada como  modo de personalizar la enseñanza atendiendo a nuestras alumnas de acuerdo con sus necesidades y características, y entre ellas las derivadas de su condición de mujer.