Las obras del colector de Zorrilla empezarán el lunes 22

D.V.
-

Los trabajos cuentan con un presupuesto de 1,2 millones y provocarán el cierre consecutivo de diversos tramos del paseo durante ocho meses. La nueva infraestructura multiplicará por 15 la capacidad de desagüe de aguas residuales y pluviales

Obras realizadas en 2015 en el paseo de Zorrilla entre la calle Hospital Militar y calle Italia. - Foto: J. Tajes

La empresa adjudicataria de las obras del nuevo colector del paseo de Zorrilla -entre el antiguo matadero y la calle Puente Colgante- tiene previsto iniciar los trabajos el próximo lunes, 22 de junio, en el tramo entre el cruce con el paseo de la Esperanza y la calle Doctor Quemada, donde a partir del día 29 se prevé cortar totalmente los carriles en sentido centro de la ciudad, aunque se habilitará un vial, en el sentido contrario, para transporte público, bicicletas y taxis. Los responsables de Aquavall y la empresa adjudicataria han informado este lunes del detalle de la ejecución de la obra al Consejo de Administración, asociaciones de vecinos y comerciantes, mientras que las concejalías de Salud Pública y Seguridad Ciudadana y de Movilidad y Espacio Urbano han detallado las afecciones a que se producirán, principalmente en el tráfico.

La intervención, con un presupuesto de 1.275.315,8 euros y un plazo de ejecución de ocho meses a cargo de la UTE Urvios Construcciones y Servicios y Proforma Ejecución de Obras y Restauraciones, permitirá, según han recalcado fuentes municipales en un comunicado recogido por Europa Press, multiplicar por quince la capacidad de evacuación de aguas residuales y se beneficiarán de ello unos 15.000 usuarios, según la información recogida por Europa Press. El inicio de las obras, previsto inicialmente para el mes de febrero, tuvo que posponerse ante la renuncia de la primera empresa adjudicataria y la incidencia de la crisis sanitaria por la pandemia de la covid-19, de modo que finalmente comenzarán a finales de junio.

El desarrollo de los trabajos se ha dividido en cuatro fases con el objetivo de "minimizar la incidencia" en el tráfico y cada una de las cuales coincidirá con una manzana de edificios, es decir, que se ejecutarán en tramos de calle entre intersecciones, con el fin de minimizar la incidencia sobre el tráfico de la ciudad al tratarse de una intervención en una de las arterias principales, y en los vecinos del entorno.

La coordinación con todos los servicios afectados ha permitido, según fuentes municipales, que se hayan buscado soluciones alternativas para intentar minimizar en lo posible las molestias.

Para abordar los cortes de tráfico, con carácter general, se ha diseñado un plan en coordinación con el área de Movilidad del Ayuntamiento de Valladolid, para habilitar en todo momento un carril reservado para transporte público, bicis y motos en dirección al centro de la ciudad; y dejando libre, salvo en la primera fase, la circulación en sentido a la zona sur. Por ello, la mayor incidencia de estos cortes se producirá en el vehículo privado, aunque los momentos más problemáticos se ha tratado de que coincidan con el periodo estival.

Como carácter general, se recomienda a los conductores evitar la circulación por el paseo de Zorrilla y realizar los desplazamientos preferiblemente en transporte público o si utilizan el vehículo privado recurrir a otras grandes vías como la avenida de Salamanca y el paseo del Arco de Ladrillo.

Durante las obras se habilitarán desvíos por el barrio de la Farola para los vecinos de la zona, pero dada su configuración no se recomiendan para desplazamientos de paso.

LAS FASES

Los trabajos comenzarán en el tramo más próximo al antiguo matadero, entre la carretera de la Esperanza y la plaza del Doctor Quemada (intersección con el puente de Arturo Eyries). En esta fase inicial, que durará seis semanas, se cortará por completo la circulación de vehículos en sentido centro de la ciudad y se habilitará un carril exclusivo para transporte público, bicicletas y motos en sentido contrario, separado de la circulación por una barrera de 'new jerseys'.

La segunda fase, a partir del mes de agosto, también se desarrollará en el tramo comprendido entre la carretera de la Esperanza y la plaza del Doctor Quemada, pero en este caso el carril de transporte público ya se habilita en la plataforma de carriles en sentido centro, por lo que los carriles de circulación hacia el sur de Valladolid quedan libres y así se mantendrá así durante el resto del proyecto a medida que avancen las fases.

La tercera fase comprenderá los trabajos en las siguientes manzanas del paseo de Zorrilla en sentido centro y se llevarán a cabo obras durante cuatro semanas entre la calle Luna, incluida la intersección, y la calle Aurora, dejando libre el cruce. A continuación, se prevén otras cuatro semanas de trabajo entre las calles Aurora, incluida la intersección, y Arzobispo García Goldaraz, dejando libre el cruce.

Las tres semanas siguientes las obras se centrarán entre las calles Arzobispo García Goldaraz e Hípica, dejando libre el cruce, mientras que en las dos semanas siguientes se ejecutarán trabajos en la zona de la glorieta situada junto a esa última calle, que no podrá ser utilizada por el tráfico.

La denominada cuarta fase comenzará con las obras entre las calles Hípica, cuyo cruce quedará libre, y Álvarez Taladriz, incluida la intersección, que deberían durar dos semanas, para pasar al siguiente tramo entre las calles Álvarez Taladriz y Domingo Martínez, incluida la intersección, en las siguientes tres semanas, antes de abordar el tramo final, entre Domingo Martínez y Puente Colgante, donde se prevé trabajar durante cuatro semanas, en las que se colocará un 'chapón' para permitir el acceso al aparcamiento de residentes de plaza de toros.

En los tramos ejecutados en estas fases tercera y cuarta, se mantendrá la circulación en sentido centro solo en un carril para uso de autobus, taxi, bicis y motos.

MÉTODO DE EJECUCIÓN

La solución elegida es la excavación entibada de las zanjas, a cielo abierto, donde se instalarían las tuberías hasta su llegada al pozo en el que se sitúa el vórtice de conexión al emisario. Se trata, según las mismas fuentes, de la solución "más económica, rápida y menos compleja" y consistirá fundamentalmente en la ejecución de un colector que recoge las diferentes acometidas que se incorporan en el tramo del paseo Zorrilla entre los puntos ya señalados. Este colector se conexiona al emisario que discurre a 13,25 metros de profundidad por el Paseo de Zorrilla, en la isleta ajardinada a la altura del entronque con la calle Camino de la Esperanza.

La conexión se realiza a través de una de las galerías de acceso a dicho emisario a la que se conecta a través de un vórtice y tubería vertical de 1.200 milímetros con pérdida de energía. El colector tiene una longitud total de 1.015,23 metros, y discurre desde la calle Puente Colgante hasta el antiguo matadero en sentido de Norte a Sur por la margen izquierda.