Familias de CyL defienden los centros de educación especial

SPC
-
Presentación de la Plataforma Escuela Inclusiva Sí, Especial También, a cargo de la Asociación de Ayuda a la Dependencia y Enfermedades Raras de Castilla y León. - Foto: Ical

Padres de niños con discapacidad y enfermedades raras aseguran que los centros especiales son "agentes activos" de la inclusión de una manera "no forzada"

Una treintena de asociaciones de dependencia y enfermedades raras y asociaciones de madres y padres de alumnos (Ampas) de Castilla y León calificó hoy de “cantos de sirena” la adaptación de los colegios ordinarios para la inclusión de los alumnos que, en la actualidad, están escolarizados en centros de Educación Especial. No en vano, aseguró que supondría un “ingente” aumento de medios humanos y técnicos, con el consiguiente aumento de gasto. Además, subrayaron que los centros de Educación Especial son “agentes activos” de la inclusión de una manera “no forzada” y acorde con las características propias de cada alumno.

Entidades de la Comunidad que se sumaron a la Plataforma nacional ‘Educación Inclusiva, Sí. Especial También’, que ya aúna a 88 asociaciones en toda España y se opone al cierre de los centros de Educación Especial, a raíz del anuncio en diciembre de la ministra de Educación, Isabel Celaá, para convertir los centros de Educación Especial en colegios sectoriales de apoyo a la inclusión. Castilla y León cuenta, según los últimos datos disponibles por el Ministerio de Educación correspondiente al curso 2016-2017, con 1.319 alumnos en Educación Especial mientras que la cifra en el conjunto del país supera los 37.000, según una información recogida por Ical.

Consideran que evitar la segregación educativa no consiste en conformar aulas donde converjan las distintas necesidades sino reforzar una educación “transversal” que contempla las diferentes necesidades educativas y ofrezca respuestas adecuadas a cada caso. Respuestas que pasan, en su opinión, en contar con un proyecto educativo propio y recursos específicos en función de la discapacidad, sin olvidar que deben prevalecer los avances formativos sobre el tiempo necesario, tal y como apuntó el representante autonómico de la Plataforma, Mariano Luis.

Demandas que corroboraron algunos padres de niños con discapacidad con sus testimonios, como por ejemplo María José Bergaz (Ampa del Centro de Educación Especial número 1 de Valladolid) y María Jiménez (Ampa del San Juan de Dios en Valladolid). Destacaron que la inclusión es más sencilla en centros de Educación Especial, donde los menores no sufren segregación porque los profesionales trabajan sus necesidades. “Hay gente que quiere discapacitar a nuestros hijos porque la Educación Especial es un medio y un recurso para que los niños aprendan a vivir en sociedad y mejoren en su formación”, señalaron.

No en vano, son centros con un itinerario académico adecuado, entornos reducidos y ratios muy bajas de alumnos, además de contar con profesionales cualificados que diseñan una adaptación curricular, materiales personalizados y realizan un seguimiento. De esta manera, concluyeron, los chavales encuentran un equilibrio, al tener un grupo de amigos entre sus iguales.

Muy diverso

Además, recordaron que la inclusión hay que hacerla en todos los ámbitos de la vida y no solo en las cinco horas en que acuden a un centro escolar. “El mundo de la discapacidad es muy diverso y no se puede meter a todos en un cajón de sastre con una única modalidad educativa”, precisaron.

Uno de los portavoces de la Plataforma nacional ‘Educación Inclusiva, Sí. Especial También’, Luis Rojo, destacó que la Educación Especial en España es un referente a nivel mundial y señaló que algunos sectores ponen el ejemplo de Portugal que es un “desastre” después de acabar con este sistema hace unos años. Cargó con la posición de Cermi (Comité Español de Representantes de las Personas con Discapacidad) que ha pedido al Gobierno central, “de forma reiterada”, la eliminación de la Educación Especializada en el horizonte de 2025 y defender los centros ordinarios como única modalidad educativa.

Rojo denunció la “presión” del Cermi al Consejo Escolar para incorporar la enmienda que recoja la eliminación de los centros de Educación Especial. “El presidente nacional de Cermi, Luis Cayo, no nos representa al decir que los padres segregan a sus propios hijos con discapacidad al negarles su integración en la escuela ordinaria”, precisó. En ese sentido, recordó que el 83 por ciento de los chavales con discapacidad intelectual acude a centros ordinarios y el resto de Educación Especial. “Ambos modelos son correctos y queremos que los padres puedan seguir eligiendo lo mejor para sus hijos”, sentenció.

Más pedagogía

El portavoz nacional de la Plataforma añadió que los colegios no están preparados para acoger a algunos niños con discapacidad, que además se enfrentan a entornos muy adversos. “Reclamamos más pedagogía y menos filosofía”, declaró. Además, señaló que la petición de los padres, recogida en la plataforma change.org, ya ha alcanzado las 200.000 firmas de apoyo.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Ayuda a la Dependencia y Enfermedades Raras de Castilla y León, Yolanda de la Viuda, manifestó que la Junta habla de centros de recursos que “suenan muy bonito”, al igual que los planes de la diversidad, pero los padres desconocen su aplicación y cómo se resolverán los problemas que surjan a diario. “El Cermi tiene que respetar la decisión de las familias y escuchar a nuestros niños porque en los centros de Educación Especial se les prepara para lograr una vida independiente”, aseveró.