Laguna, Arroyo y Medina no llegan a tiempo para los 30 km/h

R.G.R
-

Los tres ayuntamientos de más de 20.000 habitantes realizarán campañas de concienciación entre sus vecinos y no multarán en los primeros días de entrada en vigor de la nueva normativa de reducción de velocidad desde el 11 de mayo

Avenida de Madrid, en Laguna de Duero. - Foto: Jonathan Tajes

Los tres ayuntamientos de más de 20.000 habitantes de la provincia no llegarán a tiempo para cambiar la señalización horizontal y vertical por el cambio de la normativa de tráfico que reducirá la velocidad en los cascos urbanos a partir del día 11 de mayo. Los consistorios han tenido que apañarselas para realizar una dotación económica en la compra de nuevas señales y debido a la elevada demanda existente no tendrán disponible la nueva señalización desde de apenas diez días. 

De esta forma, la Policía Local de los tres pueblos no denunciará a los conductores que sobrepasen los nuevos indicadores de velocidad desde la entrada en vigor de la nueva normativa, sino que durante las primeras jornadas harán más bien una labor didáctica para que los conductores vayan tomando conciencia de los nuevos límites de velocidad. Eso sí, los tres municipios ya han comenzado a preparar a sus vecinos con diversas campañas, tanto a través de bandos de alcaldía, como en las redes sociales y medios de comunicación. 

Los ayuntamientos no se verán afectados en la misma medida. Medina del Campo y Arroyo de la Encomienda se verán más afectados debido a su morfología, mientras que en el caso de Laguna de Duero, al tener un caso urbano, con calles estrechas de una sola dirección solo tendrá que modificar la velocidad en unas pocas vías. 

Fue el pasado 13 de abril cuando representantes de estos tres municipios acudieron a una reunión de la Dirección General de Tráfico y la Federación Española de Municipios y Provincias. Fue en ese momento cuando empezaron a trabajar, pero la señalización, tanto horizontal como vertical, no llegará a tiempo. En el caso de Laguna, se han invertido 686 euros en el cambio de señales, mientras que en Arroyo está cantidad se eleva hasta los cerca de 20.000. «Tardaremos lo que tarde el expediente en realizarse, puede llevar días como puede durar semanas, espero que esté listo para el día 11», reconoce la concejal de Medio Ambiente y Seguridad Ciudadana, Paula Carriba. 

Laguna tendrá que modificar toda la señalización su principal arteria de tráfico, la avenida de Madrid, que recorre prácticamente la totalidad del municipio. Carriba, aclara que ya hace un mes y medio pusieron en marcha una campaña a través de un rádar móvil en los puntos más conflictivos de la ciudad para concienciar a los vecinos. Durante este periodo, solo el cuatro por ciento de los conductores fueron sancionados por velocidad. 

Hay que tener en cuenta que la mayor parte de las calles más transitadas de la ciudad ya está limitada a 40 y tan solo las calles de la avenida Madrid, Cañada de las lobas, el sector 14 del Bosque, camino de Puente Duero a Tudela de Duero serán las calles que se cambien de 50 a 30 kilómetros por hora. «Será una veintena de cambios en la señalización horizontal los que se llevarán a cabo en las vías principales del municipio», indicó la concejal. 

La edil recordó que en el resto de calles no habrá una limitación específica debido a que su fisionomía impide una circulación superior. En la avenida de la Libertad se instalarán algunos resaltos para evitar que «algunos vehículos circulen a una velocidad superior al contar con dos carriles por sentido». 

El Ayuntamiento también llevará a cabo a través de sus redes sociales una campaña de concienciación, aunque son conscientes de la dificultad de llegar a todos los vecinos. «Contamos con la suerte que en la mayor parte del pueblo, por la forma que están estructuradas no se llega a alcanzar los 50 kilómetros por hora». A modo de recordatorio, los agentes de la Policía Local están multando para que los vecinos estén alerta. «Sí se están poniendo sanciones. En este último mes y medio se ha sancionado a 28 conductores». 

En el caso de Medina tampoco se llegará a tiempo a instalar todas las señales. Al contrario que Laguna de Duero, la mayor parte de las calles de la Villa de las Ferias tendrá que cambiar de velocidad y reducirla de 50 a 30 kilómetros por hora. El concejal de Urbanismo y Medio Ambiente de Medina, Borja del Barrio, destaca que la situación del municipio es particular porque no tiene ninguna vía con un doble carril por sentido. «Estamos pendientes aún de ver cómo gestionamos el tema de los travesías donde sí se puede ir a 50». 

También se ha hecho una campaña de rádar para informar a los conductores. «Creemos que esta medida es más efectiva que hacer otro tipo de campañas». Las avenidas Lope de Vega y Constitución y la carretera de Valladolid serán «las vías que se van a ver más afectadas» porque tienen más densidad de tráfico. «El problema más grande lo vamos a tener en los accesos a la ciudad y aquí si podemos lo vamos a mantener a 50». 

El Ayuntamiento tiene previsto cambiar las señales verticales «dos o tres días» antes en las carreteras principales y luego se irán cambiando el resto con el paso del tiempo. «Hay que tener en cuenta la gran cantidad de calles que hay que modificar en Medina». El concejal indicó que los policías no comenzarán a multar a partir del día. «No tenemos un afán recaudatorio para poner el rádar el primer día, sino que tenemos que concienciar a los vecinos de que deben ir despacio». 

Lo mismo ocurrirá en Arroyo de la Encomienda. Su alcalde, Sarbelio Fernández, indicó que aún no han realizado la compra de las señales y afirmó que se destinarán unos 20.000 euros en la señalización vertical. «Hay mucha demanda y no van a llegar a tiempo». También se cambiará en el barrio de La Fecha toda la pintura horizontal en una primera fase, y en una segunda en Arroyo pueblo y La Vega. Los agentes de Policía Local no multarán desde el primer momento. «Hay que dar un poco de tiempo durante unos días para que los vecinos tengan conciencia del cambio».  



Las más vistas