Corrupción, empleo y despoblación centran el primer debate

SPC
-
Corrupción, empleo y despoblación centran el primer debate

Mañueco ofrece estabilidad y Tudanca apela a repetir la victoria de las generales para lograr el cambio, mientras que populares y naranjas comparten 'recetas' económicas y fiscales y Podemos apuesta por aprovechar los recursos endógenos de la región

El candidato del PP a la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ofreció hoy estabilidad y experiencia para que Castilla y León “siga creciendo” y Luis Tudanca apeló a repetir la victoria de las generales en las autonómicas del próximo 26 de mayo para lograr el cambio después de 32 años de gobiernos ‘populares’, en una reivindicación a la que se sumaron Pablo Fernández (Podemos-Equo) y Francisco Igea (Ciudadanos).

En el primer debate electoral después de 24 años, los candidatos desgranaron sus medidas para la lucha contra la despoblación y desarrollo rural, economía y empleo, fiscalidad y regeneración democrática, aunque también se produjo un cruce de críticas entre los candidatos, en particular por Francisco Igea hacia Alfonso Fernández Mañueco, al que cuestionó que represente un “proyecto renovado”.

En el bloque de despoblación, coincidieron en que es uno de los principales problemas de la Comunidad pero no en las soluciones. Luis Tudanca, que recordó que Castilla y León ha perdido 150.000 habitantes en ocho años, planteó una Vicepresidencia del reto demográfico, y consideró que la despoblación “no es una plaga bíblica”, mientras que Pablo Fernández sostuvo que la despoblación “no es un fenómeno meteorológico” y propuso un Pacto de Estado con ayudas ala vivienda.

Fernández Mañueco también ofreció la creación de una Consejería de Medio Rural, pero el socialista Tudanca insistió hasta en dos ocasiones en preguntar dónde figura en entre las medidas del programa electoral del PPCyL. El popular sacó el Plan del Oeste prometido por Zapatero donde aparecía la despoblación como política de Estado y ligó la caída demográfica a la crisis económica, a la vez que puso en valor la gestión de los servicios sociales esenciales y acusó a Ciudadanos de “querer borrar del mapa” y “volatizar” al 30 por ciento de la población de la Comunidad, en referencia a la supresión de municipios.

Igea, que enseño mapas de la despoblación y la desigualdad, habló también de un Pacto de Estado con deducciones fiscales en el IRPF, y cargó contra las diputaciones como núcleo de “clientelismo”, en una critica expresa al PP para recordar a Fernández Mañueco que confunde las personas con las instituciones. El líder naranja afeó al popular que se adueñen y metan miedo con la PAC si ellos no gobiernan. “No han inventado la PAC, sino el clientelismo y la despoblación”, aseveró.

El líder de Podemos también reivindicó un Pacto de Estado en despoblación con ayudas a la vivienda, entre otras, subrayó que este no es un “fenómeno meteorológico” y defendió su modelo de comarcas para Castilla y León, si bien no fue recogido por el resto de los candidatos.

Empleo y fiscalidad

Un nuevo modelo económico plantearon Tudanca, Fernández e Igea, mientras que Alfonso Fernández Mañueco puso en valor que es con su partido con el que se crea empleo y la economía crece, algo que no fue compartido por sus tres adversarios, ya que los dos primeros se refirieron a la calidad de los puestos de trabajo generados y el tercero le acusó de no implementar medidas hacia los autonómos.

Pablo Fernández rebatió al PP que “no ha creado empleo, sino miseria” e insistió en una ley para terminar con la brecha digital, en una propuesta a la que se unió Tudanca. Igea se centró en ese bloque en rechazar que el PP sea el partido del empleo y que ahora su candidato ofrezca pleno empleo, donde el socialista le recordó que en esta legislatura ya prometieron un millón de ocupados que no se ha cumplido.

Fernández Mañueco cargó contra las propuestas de Igea y le recriminó que deje el crecimiento económico al mercado, para defender la necesidad del impulso desde las políticas públicas de la Junta, donde se refirió a 1.400 millones recogidos en su programa para políticas de empleo y emprendedores. “Ahora usted es un socialdemócrata y yo un peligroso liberal”, ironizó el candidato naranja, que sacó una imagen de polígonos vacíos en la Comunidad como un ejemplo de un modelo que vio fallido.

Fue Pablo Fernández quien introdujo en el debate que la deuda ha crecido en los últimos diez años desde los 2.608 millones hasta los 12.360 millones sin que la Comunidad tenga mejores infraestructuras, mientras que Tudanca unió que el modelo del PP “lleva a la corrupción y despoblación” y Fernández Mañueco insistió en presentarse como el “partido del empleo”, también de los autónomos. El líder de Podemos terció para subrayar que las políticas de los populares han provocado que “los autónomos cierren la persiana” y pidió “seriedad”. “Solo se acuerdan de los autónomos para copiar a Ciudadanos, y lo copian mal”, apostilló el candidato naranja.

La fiscalidad unió a PP y Ciudadanos, por un lado, en la defensa de un modelo basado en menos impuestos y la eliminación del de Sucesiones y Donaciones, frente a PSOE y Podemos que presentaron propuestas diferentes centradas en que paguen más los que más ganan y heredan.

Tudanca reivindicó el pacto fiscal firmado con los agentes sociales, que supondría recaudar 500 millones para los servicios públicos, y rebatió que la supresión del Impuesto de Sucesiones será solo para los “815 más ricos de Castilla y León”. Calificó Igea el pacto fiscal con los sindicatos de “trío del hachazo” y el socialista replicó con el “trío de Colón”, que ha llevado a un acuerdo en Andalucía en el que la reducción de impuestos ha supuesto aumento de tasas en escuelas públicas.

“El autor del milagro económico del PP está en la cárcel”, replicó Pablo Fernández, después de escuchar a Fernández Mañueco la defensa de que el dinero se quede en los “bolsillos” de los contribuyentes porque supondrá “más riqueza y empleo”. “El milagro económico es de la sociedad con las políticas del PP”, terció el candidato popular, que sacó el efecto del impuesto al diésel del Gobierno Sánchez y Tudanca recordó que la “pérdida” con el céntimo sanitario de la Junta fue “similar al recorte en sanidad”.

Regeneración

Los cuatro candidatos rechazaron la corrupción política, en el bloque más vivo entre ellos y el de mayor polémica. Fernández Mañueco enumeró las medidas puestas en marcha por el Gobierno y la Junta y ofreció un pacto de regeneración en la próxima legislatura. “Ha anunciado un pacto que firmó con Ciudadanos, no nos tome el pelo”, censuró Igea, que insistió, como a lo largo del debate, en terminar con el “clientelismo”, con “llamar por teléfono a empresas” o con el “yo soy la administración”, en referencia a una frase del consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones que figura en el sumario del caso Enredadera.

Se desmarcó Fernández Mañueco de los casos apuntados por Tudanca y Fernández, como el Gürtel, edificio de Arroyo o la imputación de todos los vicepresidentes de la Junta, con la afirmación de que presenta un “proyecto renovado”. El socialista y el líder naranja le recordaron que lleva 30 años en política y que ha sido consejero y alcalde de Salamanca, entre otros cargos. “Ha sido consejero de todo, menos de Marina, porque no había competencias”, criticó Igea, que le preguntó dónde estaba ante los casos de corrupción que salpicaron al PP.

“Lecciones de regeneración las justas”, replicó Fernández Mañueco, que reconoció que está en política desde los 18 años pero “decidido por las personas” y tiró del fraude en las primarias para afear a Igea su critica, pero éste interpretó ese ataque como un síntoma de “desesperación” para recordarle que fue él quien denunció el pucherazo. “Ha sido usted firme en la corrupción en Castilla y León”, espetó el candidato naranja.

Por su parte, Tudanca proclamó que con su Gobierno presidido por él “no habrá piedad” con la corrupción y recordó que todos los vicepresidentes de la Junta han estado imputados. Fernández Mañueco preguntó quién está condenado y el socialista citó a Miguel Pérez Villar, por el ‘caso de la minería’, y Jesús Merino, por la Gürtel.

Ante la critica de todos sus oponentes a la corrupción del PP, Fernández Mañueco insistió en preguntar a Igea si será el “Caballo de Troya” que lleve al PSOE a la Junta. “¡Dígalo aquí, y ahora!”, espetó. “Ciudadanos será una garantía de cambio de verdad; no salimos a pactar, salimos a ganar”, remató el candidato naranja.

“Tolerancia cero con la corrupción”, expresó Pablo Fernández, que ofreció una Consejería contra la corrupción y la reforma del Reglamento de las Cortes para que no ocurra el “pacto de la vergüenza” como con la de las cajas de ahorros. “No equivoque al adversario”, pidió Tudanca, que remachó con la oportunidad de un Gobierno “decente y limpio” en la Comunidad tras el 26 de mayo.