Podemos fía su futuro a un posible pacto con Pedro Sánchez

Agencias
-

Los morados podrían 'vender' caro su respaldo al PSOE, porque ya avisaron en campaña que su objetivo pasa por formar un Ejecutivo de coalición

Podemos fía su futuro a un posible pacto con Pedro Sánchez - Foto: J.P. Gandúl

Unidas Podemos profundizó el pasado domingo en su caída al pasar de tercera a cuarta fuerza política española y quedarse en 42 diputados, 29 menos de los que obtuvo en 2016, aunque, paradójicamente, esos escaños, le pueden servir para reforzar su poder si finalmente, como parece, se concreta un pacto con el PSOE.
Aunque todo apunta en esa dirección, la alianza entre los socialistas y los morados no puede darse por descontada. El partido que encabeza Pablo Iglesias avanzó durante la campaña que supedita su apoyo a Pedro Sánchez a la entrada en su Gobierno, una condición que ayer se comenzó a descartar desde Ferraz, que apuesta por un Ejecutivo monocolor, sin presencia de políticos de otros partidos. Está por ver si la negativa a formar un Gabinete de coalición -que sería una novedad en la democracia española- pone en riesgo el apoyo de los de Iglesias a la posible investidura de Sánchez.
La aritmética parlamentaria es  más favorable para una alianza entre PSOE y Cs, que reunirían 180 escaños, pero el partido que encabeza Albert Rivera reiteró durante la campaña, y ayer volvió incidir en lo mismo, que no pactaría en caso alguno con los socialistas, al considerar a Sánchez «un peligro para España» por sus negociaciones con los independentistas.
Así pues, Unidas Podemos se presenta como la única opción de Ferraz para repetir como inquilino de La Moncloa. Su unión sumaría 165 escaños, dieciocho por encima de los diputados que en conjunto tendrá la derecha. A esa cifra podría sumar el parlamentario de Compromís , los seis del PNV, el de los regionalistas cántabros o los dos de Coalición Canaria. Esos números casi aseguran a Sánchez la investidura, si no en primera votación con mayoría absoluta -176 respaldos- sí en segunda con mayoría simple, aunque podría necesitar la abstención de al menos uno de los diputados de los independentistas catalanes o de Bildu.
importante caída. Más allá de esas cuentas parlamentarias y de la condición de entrar en el Gobierno socialista, Unidas Podemos es consciente de que todo lo que no sea pactar con el PSOE ensombrece un futuro que quedó muy tocado por sus resultados en las urnas. Pablo Iglesias logró el domingo 3.723.446 votos, es decir, se dejó casi 1,4 millones desde la cita de 2016. La caída afectó a todas las comunidades autónomas, salvo a las Islas Baleares.
No por pronosticado -el CIS le daba un máximo de 41 escaños- el tropiezo ha hecho menos daño en las filas moradas, que confiaban en que una remontada de última hora los mantuviese en una tercera posición. «Nos hubiera gustado tener un resultado mejor, pero es suficiente para frenar a la derecha y a la extrema derecha. Ahora toca trabajar con paciencia y discreción»,  aseguró un muy serio Iglesias tras conocerse el escrutinio.