Las bodegas de Ribera aplauden la elaboración de blancos

R.G.R
-

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen modifica el pliego de condiciones para elaborar blancos mediante la variedad autóctona Albillo Mayor. La primera añada será en 2019

Las bodegas de Ribera aplauden la elaboración de blancos - Foto: David Perez

Buena aceptación entre las bodegas de la Denominación de Origen Ribera del Duero ante la decisión del Consejo Regulador de solicitar la modificación del nuevo pliego de condiciones para la elaboración de los vinos, donde destaca la incorporación de blancos obtenidos de la variedad autorizada Albillo Mayor. Las bodegas que actualmente comercializaban botellas de vinos blancos dentro de la denominación estaban en la obligación de hacerlo con contraetiquetas como Vino de Mesa o con Vino de la Tierra de Castilla y León. 
Se pretende principalmente garantizar la pervivencia y asegurar un futuro a una variedad de uva autóctona única y diferenciada, la Albillo Mayor, que forma parte de la historia de esta Denominación de Origen. Y al mismo tiempo se quiere poner en valor al vino blanco de Albillo Mayor, que ya se está produciendo en la región, aunque sin poder ser identificado todavía como Ribera del Duero.
La previsión es que las primeras botellas de este variedad salgan al mercado en la añada de 2019. Se tratará de vinos de calidad debido al elevado coste de la uva y el Consejo busca acaparar un nuevo nicho de mercado y el presidente de la DO, Enrique Pascual, ya ha admitido en varias ocasiones que se trata de sacar al mercado vinos de elevada calidad en consonancia con los tintos. 
Las bodegas, por su parte, entienden que se trata de una buena noticia y aplauden una decisión que se ha adoptado en el seno del consejo. El responsable de la Asociación Empresarial de Bodegas Acogidas a la Denominación de Origen Ribera del Duero, Iker Arroyo, destacó que se trata de recuperar una variedad de uva que hace unas décadas suponía «más del 30 por ciento de toda la superficie de la denominación». Indicó que se tratará de vinos de calidad y que las bodegas que ya han ido trabajando en este sentido durante los últimos años ya podrán contar con etiquetas de la DO este mismo año. 
Arroyo destacó que se pueda producir un incremento desmesurado de vinos blancos en la denominación y apostó mas bien por una llegada gradual de este tipo de elaboraciones. «No se trata de un proyecto a corto plazo, sino que se trata más de que llegue a largo». 
El presidente de Protos, Carlos Villar, también aplaude este decisión del consejo y considera que todos los vinos que se elaboren serán de calidad. «Me parece una idea muy buena siempre que se trate de vinos de calidad». En este sentido, apuntó que el precio de la uva de este variedad es «elevado» y eso asegura que los vinos mantengan unos márgenes elevados de calidad. 
Villar apuntó que de momento Protos no se plantea la elaboración de vinos blancos bajo el marchamo de Ribera del Duero, ya que dispone con una bodega dentro de la Denominación de Origen de Rueda. «Nuestra idea puede ser la elaboración de vinos de guarda y no jóvenes». Eso sí, expresó que será a largo plazo. «De momento, he probado vinos de muy elevada calidad. Hay muy poca uva». 
Recuperar las vides. Por su parte, el máximo responsable de Matarromera, Carlos Moro, destacó que la elaboración de vinos blancos «es una noticia excelente puesto que se trata de una variedad autóctona que siempre ha formado parte de las elaboraciones vínicas de la zona y a la que guardo un especial cariño. Aún recuerdo su dulzor cuando la probaba de niño junto a mi madre. Esta noticia abre un camino enológico importante para nosotros, desde un punto de vista empresarial y comercial».
Actualmente, la bodega está recuperando cepas de esta variedad que posee con un siglo de antigüedad.