Veinte libros infantiles para los Reyes de 2020

M.B
-

Títulos con protagonismo local, como 'Una canción para cada emoción' o el 'Secreto de las vocales'; y otros con premios, como 'Estamos aquí o 'Tania Val de Lumbre', recomendados como regalo

Veinte libros infantiles para los Reyes de 2020

Querido Reyes Magos. Dos puntos. He sido bueno todo este último año y, por eso os pido... un libro. El que queráis. Tengo 8 años y me gusta mucho leer. PD: también quiero uno para mi hermano, que tiene 14 años y ha dejado de leer desde que le regalaron un móvil con no sé cuantos gigas». Más de un niño estos días habrán enviado sus cartas a sus Majestades los Reyes Magos pidiendo un libro para la mágica noche del 5 al 6 de enero. Por eso, y por si tienen alguna duda de las tendencias de este año, que en algunos casos son parecidas a los pasados, desde El Día de Valladolid les echamos una mano con un listado de veinte libros para este 2020.
A partir de 3 años, ‘El secreto de las vocales’ es una colección de 6 libros especialmente dirigido a primeros lectores, con las vocales como elemento principal, para jugar con su sonido, su carácter y su geometría, con la poesía de Esperanza Ortega y los colores de Cintia Martín.
Para más de 5 años nos podemos hacer con el cuentacuentos ‘Una canción para cada emoción’, en el que se pueden cantar la canción del enfado, la de la alegría, la tristeza, los celos, la envidia, el miedo, la sorpresa, el amor, el asco y la vergüenza. Todo ello con la voz de Javier Ferrero, vinculado a Valladolid.
David Acebes Sampedro y Sonsoles Yáñez publicaron el año pasado ‘El perro que escribía poemas de amor’, galardonado con el I Premio Liliput de Narrativa Infantil y que ofrece cuentos ilustrados, divertidos y llenos de enseñanzas sobre nuestro mundo, para niños de 8 a 12 años.
Para pequeños, adolescentes y mayores está el cómic ‘Pucelín y Ansurón, de Primera División’, de José Luis Chacel, Santiago Bellido y Santiago Hidalgo, que cuenta los 90 años de historia del Real Valladolid, con sus protagonistas, hazañas y anécdotas, narradas por un abuelo a su nieto.
De los más vendidos estas Navidades están la serie de dibujos ‘El diario de Greg’, que va por su 14ª con ‘Arrasa con todo’, dirigido a niños de 9 a 12 años; ‘De mayor quiero ser feliz’, seis cuentos para los más pequeños sobre las emociones y cómo aprender a gestionarlas, para niños de 5 a 8 años; o la séptima aventura de ‘La diversión de Martina’.
En El Corte Ingés destacan ‘Pepe y Mila’, ‘Las divertidas aventuras de las las letras’ o ‘The Crazy Haacks y el reto del minotauro’, entre otros, sin obviar otros nombres como los de Harry Potter o ‘Isadora Moon y el hechizo mágico’.
«En el caso de los libros infantiles lo normal es que la gente venga preguntando y nosotros les recomendemos», apunta Estrella García, de Librerías Oletvm, que da otros muchos nombres que se han vendido muy bien estas semanas, como ‘Destroza este diario’, que propone a los lectores mostrar sus habilidades creativas llenando - y destrozando- sus páginas con sus mejores errores y estropicios; ‘Perro Apestoso’, que narra la historia de un perro que vive en un cubo de basura, huele a sardinas, está lleno de pulgas y su pelo parece una alfombra vieja. «Y por si fuera poco, también es bastante tonto. Pero a pesar de todo, tiene un corazón muy grande y es puro optimismo y alegría. ¡Lo adorarás!», se añade en la sinopsis; ‘Las jirafas no pueden bailar’ o ‘Estamos aquí. Notas para vivir en el planeta Tierra’, Premio Kirico 2019 al mejor libro infantil y juvenil traducido, en el que Oliver Jeffers crea «un texto poético» y proporciona «pequeñas píldoras informativas para dejar abierta la puerta a las grandes reflexiones».
No faltan clásicos, como el último de Astérix, ‘La hija de Vercingétorix’; de ‘Los Futbolísimos’, o ‘El diario de Greg. O el regreso de los de busca tu propia aventura con ‘El secreto de la mansión’. Para algo más mayores estaría ‘Tania Val de Lumbre’, que habla de una niña pelirroja que se apellida Val de Lumbre como el lugar en el que vive, un pequeño y remoto valle.
Así que queridos Reyes, variedad hay. Ahora solo falta acertar.