Baja la lista de espera del Clínico y el Río Hortega

Ical
-
Baja la lista de espera del Clínico y el Río Hortega - Foto: MiriamChacoN

El Clínico la reduce en un 11,5% y el Río Hortega, en un 4,3%. Sacyl se reta ahora a cerrar 2019 con 20.000 pacientes en Castilla y León, y 60 días de demora tras adelantar un año el cumplimiento de los objetivos previstos en el Plan Perycles

La Gerencia Regional de Salud se marca un nuevo reto en la lista de espera quirúrgica: cerrar 2019 con 20.000 pacientes y 60 días de demora media. Los buenos resultados alcanzados al cierre de 2018 provocan que Sacyl quiera afinar más, tras haber logrado cerrar diciembre con 22.524 pacientes, un ocho por ciento menos que en el ejercicio anterior, cuando el dato se redujo hasta los 24.495. A este descenso se suma que la demora media para entrar en quirófano fue de 65 días, ocho menos que en 2017, lo que se traduce en una rebaja del 16,6 por ciento. En el caso de Valladolid, el Hospital Clínico cerró el año con 1.993 en lista de espera, un 11,54 por ciento menos que en 2017, y 54 días, nueve menos; mientras el Río Hortega lo hizo con 2.320, un 4,37% menos, y 73 días, frente a los 84 de hace un año, y el Hospital de Medina del Campo acabó con una lista de 351 pacientes y una demora de 40 días, seis más que al año anterior.

Con estas cifras, Sacyl adelanta un año el cumplimiento de los objetivos previstos en el Plan Perycles, según los datos que presentó hoy el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien recordó que hace dos años y medio, cuando se aprobó en abril de 2016, la lista se situaba en los 33.212 pacientes y la demora en 107 días. De este modo, hay un 32,1 por ciento de pacientes menos. “Los cambios organizativos, la mejora de los recursos y el esfuerzo de los profesionales nos han llevado, con un año de antelación, a cumplir el plan. La perspectiva es optimista”, añadió, para precisar que “mantendrán la tensión” para lograr cerrar 2019 por debajo de los 20.000 pacientes y los 60 días.

En concreto, el Plan Perycles se aprobó como medida de coche para frenar el fuerte incremento de la lista. Estableció que en el horizonte de diciembre la lista fuera inferior a los 22.500 pacientes y los 65 días, reto que el propio Sáez Aguado se comprometió a rebajar, en 500 pacientes y cinco días. Además, supuso que la actividad quirúrgica se estratificara por prioridades, que obliga a que todos los pacientes incluidos en prioridad 1, lo más graves, sean intervenidos en menos de 30 días. Sáez Aguado precisó que, además, el 78,1 por ciento de los calificados como prioridad 2 esperan menos de 90 días para entrar en el quirófano, mientras que el 94,6 por ciento de los de prioridad 3 esperan menos de 180 días.

Por lo que respecta a la evolución por centros, el consejero destacó el esfuerzo “singular” realizado en los hospitales con peores datos: el Hospital del Bierzo; el Hospital Clínico Universitario de Valladolid y el de Salamanca, con sendas reducciones de pacientes del 32, 56 y 50 por ciento, en cada caso.

Estos datos permiten a Sacyl sacar pecho. “Estamos entrando en el grupo de las comunidades con mejores datos”, explicó el consejero, quien destacó que Castilla y León es la cuarta autonomía con mejores datos del país, con una tasa media de 10,1 pacientes por cada 1.000 habitantes, frente a los 12,9 del conjunto del Sistema Nacional de Salud, un 21 por ciento menos. En demora, la media de España se cerró con 93 días, 28 días más que los 65 de Castilla y León.

Hospitales

Por lo que respecta a la evolución por hospitales, de nuevo el Complejo Asistencial de Salamanca volvió a protagonizar los datos. Fue el centro con mayor demora, 95 días, muy por debajo de los 125 de 2017, y pacientes en lista de espera. En concreto, 4.324, por debajo, eso sía, de los 5.093 de hace un año, lo que supuso una caída del 15,10 por ciento. El consejero destacó esta evolución, y precisó, también, que es uno de los hospitales con mayor lista debido a que atiende a pacientes de otras provincia y es referencia en especialidades quirúgicas complejas para el conjunto de la Comunidad.

Por el contrario, los que obtuvieron mejores datos fueron los hospitales comarcales y más pequeños, con menor actividad, caso del Hospital de Medina del Campo, con una lista de 351 pacientes y una demora de 40 días, seis más. La misma fotografía se repitió en el Hospital Santos Reyes, en Aranda de Duero, y Santiago Apóstol, en Miranda, con 474 y 535 pacientes, en cada caso, y e 69 y 60 días de demora. En el caso del Hospital del Bierzo, los pacientes se elevaron a 1.544, un 19 por ciento menos que hace un año, y la demora alcanzó los 70 días, 25 menos.

Los otros cuatro grandes hospitales, junto al de Salamanca, fueron los que arrojaron peores datos, aunque todos bajaron las cifras de pacientes y demoras. Así, el Hospital de León cerró el año con 2.891 pacientes, un 8,48 por ciento menos; el de Burgos, con 2.895 pacientes, un 7,6 por ciento menos, y 61 días, ocho menos; el Clínico Universitario de Valladolid, con 1.993, un 11,54 por ciento menos, y 54 días, nueve menos; y el Río Hortega, 2.320, un 4,37 por ciento menos, y 73 días,f frente a los 84 de hace un año.

Del resto de centros cerraron en negativo el Complejo Asistencial de Palencia, donde los pacientes a la espera de ser operados cayeron un 2,39 por ciento, con 4.324, y la demora fue de 37 días, tres menos; en Segovia, un 13,77, hasta los 1.221, y los 48 días, nueve menos; y en Ávila, un 20,20 por ciento, hasta los 865 pacientes y los 37 días, once menos.

Mientras, las listas crecieron en Soria, que pasó de 502 a 758 pacientes, un 51 por ciento más, y en Zamora, de 1.295 a 1.537, un 18,69 por ciento. En demora, se pasó de 49 a 64 días, y de 49 a 52,

Especialidades

En cuanto a las especialidades, de nuevo traumatología lideró el ranking, con 6.551 seguida de oftalmología, con 4.128, y cirugía general y de aparato digestivo, 4.373. La más reducida se registró en cirugía torácica (39), cirugía cardíaca (101) y maxilofacial (174). La demora media más alta se encontró en nuerocirugía, con 85 días, seguida de traumatología (83 días) y cirugía plática (81).

Consultas

Por otra parte, el consejero de Sanidad explicó la diferencia entre el rigor de los datos de las listas de espera quirúrgicas, y los de las listas de espera de consultas, ya que estos últimos pueden presentar alguna imprecisión al considerarse citas como la primera consulta, y no lo son.

Respecto a los datos de las listas de espera de consultas, el consejero avanzó que se han reducido sobre un diez u once por ciento, mientras que la de pruebas se contrajo un ocho por ciento. En todo caso, explicó que son datos que no tienen el mismo rigor que los anteriores, ya que no existe un sistema homogéneo, algo en lo que se trabaja con el reto de poder contabilizarse de forma fiable en los próximos meses. De hecho, explicó que ya se pilota un sistema en varios hospitales con este objetivo.

Baja la lista de espera del Clínico y el Río Hortega
Baja la lista de espera del Clínico y el Río Hortega