Operación salida en el Pucela

M.B
-

El Real Valladolid busca aligerar el número de jugadores de su plantilla en el mercado invernal. Barba, Luismi, Aguado y Javi Sánchez podrían salir este mes

Operación salida en el Pucela

El Real Valladolid tiene clara cuál es la prioridad en el recién abierto mercado invernal: aligerar su plantilla en número de efectivos. Así lo dejó claro ya hace semanas el director deportivo de la entidad, Miguel Ángel Gómez. Pese a que con la apertura del mercado ya se han empezado a vincular nombres como posibles refuerzos, la realidad es que lo primero es buscar esas salidas.
Y en la rampa están cuatro nombres. Dos de ellos, Luismi y Aguado, deberían buscar fuera los minutos que no están teniendo en el equipo blanquivioleta. Ambos no han tenido oportunidades aún en Liga –ni siquiera han ido convocados–; y solo han podido disputar el encuentro copero en Tolosa. El caso del jienense, con contrato hasta 2023, viene ya de verano, cuando él mismo optó por quedarse en busca de minutos. Ahora, consciente de que estos no han llegado, ya ha dicho públicamente que lo normal es una salida, en forma de cesión, este mes. Anotó dos goles en Tolosa y no le faltan opciones. En el caso del jerezano, en verano estaba aún en fase de recuperación, y a partir de finales de septiembre comenzó a trabajar con el grupo. Jugó en Copa después de un año sin hacerlo –su último encuentro había sido en diciembre de 2018–. Tiene contrato hasta 2021 y necesita jugar para coger confianza y sensaciones.
Los otros dos nombres que tienen muchas papeletas de abandonar el Pucela son los cedidos Fede Barba y Javi Sánchez. El italiano, que juega a préstamo en Valladolid por parte del Chievo, podría ser el primero en salir. La intención de futbolista y club parece la misma. El lateral izquierdo, que no entró con buen pie al tener que cumplir dos partidos de sanción en el arranque liguero cuando parecía que su titularidad era clara, solo ha jugado cinco encuentros en lo que va de temporada, siempre por lesión o sanción de Nacho, que parece titular indiscutible. Se habla de una oferta del AEK griego por el transalpino. El central madrileño es un caso raro. Ha ido acumulando dolencias y lesiones que le han impedido jugar tanto en LaLiga como en la Copa. A sus 22 años, cedido por el Real Madrid, quiere jugar y necesita jugar, por lo que vería con muy buenos ojos romper su acuerdo con el Pucela. El Real Zaragoza ya habría mostrado interés por contar con sus servicios.