El confinamiento deja más adictos al juego y las tecnologías

D.V.
-

Proyecto Hombre Valladolid registra un incremento del 22% en las consultas por ludopatías y adicciones a los videojuegos. La oenegé lanza su campaña 'Sin querer, te has puesto en su lugar' para celebrar el Día Mundial de la Lucha contra la Droga

Jóvenes usando sus teléfonos móviles. - Foto: D.V.

Con motivo de la celebración mañana viernes del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, Proyecto Hombre Valladolid pretende destacar la vulnerabilidad post-confinamiento de las personas con problemas de adicción a través de la campaña ‘Sin querer, te has puesto en su lugar’. Se trata de una campaña de concienciación y captación de fondos, compuesta por un vídeo y cartelería. El importe que se consiga se invertirá en aumentar la capacidad de la comunidad terapéutica, atendiendo especialmente a las necesidades específicas de las mujeres, y también para impulsar los programas que trabajan las adicciones sin sustancia, tanto en adultos como en jóvenes, ya que desde el estado de alama se ha visto un aumento del 22 por ciento sobre las solicitudes de información del tratamiento y prevención del juego patológico y el abuso de tecnología o videojuegos.
Quienes quieran colaborar con esta entidad puede realizar una transferencia bancaria (ES64 2100 2303 4702 0006 9796), una donación mediante Paypal o Facebook, o ponerse en contacto con Proyecto Hombre Valladolid a través del correo electrónico colaboracon@proyectohombreva.org o el teléfono 983 25 90 30. “Angustia, miedo, tristeza, ansiedad… Las emociones que hemos sentido durante el confinamiento son prácticamente las mismas que experimentan las personas con trastornos adictivos. Esta es la filosofía que quiere transmitir la organización, dedicada a la prevención y tratamiento de adicciones con y sin sustancia, y que persigue un doble objetivo: la generación de empatía de la sociedad con el colectivo con problemas de adicción y la captación de fondos en uno de los momentos económicos más delicados”, señlan en un comunicado recogido por Ical.
Las personas drogodependientes, además de padecer un trastorno adictivo reconocido como una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud, presentan a menudo otros trastornos mentales y patologías orgánicas (infección por VIH, hepatitis víricas, enfermedades cardiovasculares o enfermedades pulmonares y respiratorias), que las hacen más vulnerables a los efectos del SARS-CoV-2. A esto hay que sumar que más de la mitad de las personas que entran a tratamiento no tiene empleo (55,2 por ciento) y la mayoría tienen empleos no cualificados, según datos de la Asociación Nacional de Proyecto Hombre.
Desde Proyecto Hombre señalan que la atención terapéutica que reciben los usuarios, tradicionalmente presencial por la cercanía física con la persona, se ha adaptado a la nueva realidad, forzando a la entidad a innovar en metodologías online de tratamiento y prevención y a aumentar la velocidad de transformación digital. La terapia telemática no se había considerado hasta ahora, pero dada la acogida durante el confinamiento, se está implementando en todos los programas como canal complementario y como medida para llegar a más personas, especialmente en el entorno rural.
Por lo que respecta a los recursos financieros, según el Informe ‘Impacto COVID-19 en entidades no lucrativas’, de Fundación Lealtad, Deloitte y AEFR, un 70 por ciento de las entidades sociales registra una disminución de ingresos por parte de empresas privadas y particulares, lo que conlleva un peligro real para sus planes de actuación. Esto, asociado a un aumento de beneficiarios en un 31 por ciento, convierte la financiación de las ONG en la principal preocupación del tercer sector.