La covid-19 hace subir el censo de los pueblos

R.G.R
-

Los ayuntamientos registran un «ligero» incremento de sus censos debido a los residentes que han comenzado a empadronarse para evitar problemas o acceder a las subvenciones y ayudas municipales

Algunos pueblos de la provincia han ganado población desde el comienzo de la pandemia. - Foto: Ical

Son muchas las razones que llevan a los nuevos empadronados de los pueblos a fijar de forma definitiva su residencia en el medio rural.
Familia, amigos, una nueva vivienda, la vinculación con un determinado pueblo... Sin embargo, durante los últimos meses, algunos alcaldes de la provincia están detectando «ligeros incrementos» de nuevos vecinos que se suman al censo como consecuencia de la pandemia ocasionada por la covid-19.
Los alcaldes han detectado estos aumentos especialmente durante las últimas semanas, desde que la provincia ha pasado a fase 1, pero antes también las llamadas y la realización de trámites por teléfono e internet han sido más numerosos que de costumbre.
Los regidores dan la bienvenida a estos nuevos vecinos y consideran que la crisis sanitaria al menos está sirviendo para que la población se fije en los pueblos como un lugar donde vivir.
El alcalde de Viana, Alberto Collantes, indica que se trata de personas que tienen una vinculación con el pueblo y que ahora han aprovechado la crisis de la covid-19 para instalarse de forma definitiva en la localidad. «Incluso algunas parejas creo que uno se ha quedado en Valladolid y el otro se ha empadronado aquí».
En este pueblo se han empadronado 30 personas desde el comienzo de la pandemia, cuando en un año normal no suele pasar de 25. En concreto, los habitantes de Viana de Cega eran 2.038 a 1 de enero de 2019 y ascendieron a 2.064 justo un año más tarde. «Ahora, ya somos 2.094. Nosotros sí que hemos notado mucho la subida», aclara Collantes.
La mayor parte de los ayuntamientos de la provincia han preparado un paquete de medidas para favorecer tanto a los autónomos residentes como a las personas que estén pasando por una situación económica complicada como consecuencia del coronavirus. Los regidores también entienden que muchos de estos nuevos empadronados llegan buscando estas posibles ayudas que tendrán solo las personas que pertenezcan al censo. 
En el caso de Valoria la Buena, su alcalde, Javier Calvo, indica que  desde el inicio de la crisis se han empadronado 14 vecinos. Y eso teniendo en cuenta que desde mediados de marzo de 2019 al mismo mes de 2020 el censo solo se ha incrementado en 24 personas. Eso sí, también puso de manifiesto que este incremento también puede deberse a una campaña que ha realizado el Ayuntamiento para, precisamente, subir el número de vecinos. Ahora, son 668 habitantes.
El alcalde de Boecillo, Raúl Gómez, también indicó que se ha notado una subida «leve» en el censo, aunque aclaró que se trata de personas que ya estaban residiendo en el pueblo, pero que no habían dado el paso para censarse. «Creo que se trata de personas que han aprovechado el estado de alarma para poner sus papeles en orden y también al gunos que lo han hecho porque quieren beneficiarse de las ayudas y planes que vamos a poner en marcha desde el Ayuntamiento». 
Si bien es cierto que muchos alcaldes han notado un ‘goteo’ continuo nuevos empadronamientos, en otros pueblos no se ha producido este incremento. «En Trigueros del Valle la verdad es que no hemos notado nada. Estamos los mismos que antes de la crisis», relata su alcalde, Pedro Pérez. Lo mismo ocurre en Mucientes. «No hemos notado esa subida», apunta la regidora, Emiliana Centeno. Sin embargo, a tan solo unos kilómetros, en Cubillas de Santa Marta, el aumento ha sido de 25 personas.
Esta subida del censo representa una buena noticia para los municipios, ya que sus ingresos tanto del Estado como los que lleguen a través de Planes Provinciales de la Diputación de Valladolid aumentan por número de habitantes. 
El alcalde de Cabezón de Pisuerga, Sergio García, también destaca que en los últimos días mayor número de personas ha ido al Consistorio para preguntar por los trámites necesarios para el empadronamientos. «Sí que hemos notado que viene más gente y llama para empadronarse. Eso es bueno para el pueblo».