Cáritas Castrense dona más de 6.000 kilogramos de alimentos

M.B
-

«Nuestra política es la misma que Cáritas dentro del ámbito castrense; con espíritu de servicio», señala el director de Cáritas Parroquial Castrense de Valladolid, el teniente coronel Rafael Sastre

Una de las muchas donaciones de alimentos de las Unidades de Valladolid. - Foto: D.V.

A finales de mayo se conocían algunos de los datos oficiales en Castilla y León de la llamada ‘Operación Balmis’, que comenzó a raíz de la crisis sanitaria de la covid-19. El Ministerio de Defensa ha llegado a desplegar desde el inicio de la pandemia a más de 2.500 efectivos del Ejército de Tierra, Armada, Ejército del Aire, Unidad Militar de Emergencias y Guardia Real por casi dos centenares de localidades de España en esta operación que servía de homenaje a la expedición humanitaria que lideró Francisco Javier Balmis entre 1803 y 1806, un médico militar que llevó la vacuna de la viruela a los territorios del imperio español en América y Filipinas. Solo en nuestra Comunidad, el Ejército de Tierra llevaba realizadas ya entonces cerca de 1.800 desinfecciones, la mayoría en residencias y hospitales, y 780 patrullas de vigilancia.
Este balance lo realizaba el jefe de la Cuarta Subinspección General del Ejército (IV SUIGE), general José Rivas, uno de los promotores de una asociación solidaria dentro del ejército y que nació de forma paralela a la Operación Balmis, aunque con cierto espíritu similar, Cáritas Parroquial Castrense de Valladolid. Creada precisamente a mediados de mayo, el día 19, bajo el auspicio del arzobispo castrense, Juan del Río, este viernes tuvo su primer acto oficial a modo de presentación, con la entrega de más de 6.000 kilogramos de alimentos a Cáritas Diocesana en la sede de la IV SUIGE en la Plaza de San Pablo. 
«A la vista de que muchas parroquias de Valladolid se estaban viendo desbordadas por la crisis provocada por el coronavirus y mucha familias se encontraban en dificultades que antes no tenían, se promovió, con el apoyo de la IV SUIGE, la recogida de alimentos dentro de Valladolid y provincia, entre las distintas Unidades de las FAS, Guardia Civil y Policía Nacional», se recoge en el ideario del primer proyecto de esta asociación.
Las unidades militares y Guardia Civil de Valladolid donan 6.000 kilos de alimentos a Cáritas Diocesana de Valladolid.Las unidades militares y Guardia Civil de Valladolid donan 6.000 kilos de alimentos a Cáritas Diocesana de Valladolid. - Foto: IcalCáritas Castrense ya existía en otras provincias. De hecho, entre el 50 y el 60 por ciento de las mismas ya contaban con esta organización dentro del ejército. Y en Valladolid estaba a punto de formalizarse, aunque, como reconoce su nombrado director, Rafael Sastre, fue la crisis la que lo aceleró todo: «Es verdad que fue así. Ya teníamos la idea, y la covid-19 lo ha desencadenado».
Integrada dentro de la Confederación de Cáritas Española, las Cáritas parroquiales castrenses se enfocan, inicialmente, en las necesidades que pudieran surgir en el ámbito de Fuerzas Armadas, Guardia Civil y Policía Nacional; pero no en exclusiva. «No en vano, una de las primeras actuaciones que hemos realizado ha sido entrevistarnos con Cáritas Diocesana de Valladolid, poniéndonos a su entera disposición, con la finalidad de juntar fuerzas. Ya se sabe que la unión hace la fuerza», relata el teniente coronel, encargado de impulsarla. 
Por ello, y aunque su primer ámbito es castrense, la asociación se pone a disposición del resto, como en este primer proyecto, la recogida de alimentos. «La pandemia de la covid-19 ha provocado que haya familias en las distintas parroquias de Valladolid que necesitan alimentos básicos para poder tener algo que llevarse a la boca», apunta de nuevo Rafael Sastre. Así que tras su creación se pidió a todas las Unidades de la provincia realizar una recogida de alimentos para tratar de paliar, «dentro de lo posible», las necesidades detectadas. 
La respuesta se ha traducido en más de 6.000 kilogramos recogidos que Cáritas Diocesana, a través de medios de las Unidades de Valladolid, repartirá en las parroquias más necesitadas. «Con esta entrega se pretende hacer llegar el mensaje de que ‘Juntos somos más’, y que Cáritas Parroquial Castrense de Valladolid forma parte del entramado que Cáritas tiene en toda España, con el único objetivo de ayudar a cuantos lo necesiten, no sólo a través de ayuda material, como en esta ocasión, si no a través de otros proyectos como pueden ser acompañamiento a mayores, apoyo a familias desestructuradas, crear una red de voluntariado de personas jóvenes dentro del seno de las FAS, GC y PN, así como otros que vayan surgiendo a lo largo del camino».
Rafael Sastre recuerda que en todas las Unidades de Valladolid ha habido multitud de iniciativas para ayudar a quien lo necesitaba, «desde la que ha promovido el poder hacer llegar medicamentos o alimentos a las personas que lo necesitaban, a la unidad que ha impulsado la campaña de ‘un kilómetro un kilogramo’ para la recogida de alimentos mientras se hacía deporte, pasando por el acompañamiento al médico a personas con movilidad reducida, o el reparto de batas de plástico a residencias de ancianos que un grupo de mujeres de Megeces han confeccionado... Y todo ello, además del cumplimiento de las misiones que les han correspondido dentro de la operación ‘Balmis’, de la cual toda España nos sentimos orgullosos». Con una conclusión: «Somos una Asociación más. La política es la misma que Caritas pero dentro del ámbito castrense, con espíritu de servicio».

Ayudar a personas vulnerables y a familias con necesidades

«Cáritas Parroquial Castrense de Valladolid ha venido para quedarse», deja bien claro el general jefe de la Cuarta Subinspección General del Ejército, José Rivas, uno de las personas que más empeño ha puesto en la creación de esta asociación. Y así lo ratifica su director, el teniente coronel Rafael Castro, apostando por dos proyectos: «En primer lugar, el acompañamiento a personas vulnerables en situación de soledad». Él mismo lo ha visto, al formar parte de la Hermandad de Veteranos de Valladolid, detectando que hay personas «en esa situación y que necesitan algo tan sencillo como el que alguien las escuche». «Y en segundo lugar pretendemos impulsar el acompañamiento y asesoramiento integral a familias susceptibles de alguna necesidad como pueden ser familias monoparentales, familias desestructuradas...», aporta como segundo eje de Cáritas Castrense: «Nuestro primer objetivo son las personas, y allí donde veamos necesidades, intentaremos llegar».