Solicitan que no se penalice a los bares musicales en fase 3

Ical
-

La asociación Más que Bares presenta una queja al Procurador del Común en la que pide un trato justo con el resto de locales de restauración

Interior de un establecimiento musical antes de la pandemia. - Foto: D.V.

La Asociación Más que Bares de Valladolid ha presentado una queja al Procurador del Común en la que solicita un trato equitativo entre negocios del sector de la hostelería, restauración y ocio nocturno y considera que se ha creado un “grave agravio comparativo” con los establecimientos que cuentan con la licencia de ‘bar musical’.

El colectivo entiende que la licencia de ‘bar musical’ no corresponde solo a “ocio nocturno”, ya que la apertura es a las 12.00 horas, y aseguran que no genera mayor riesgo que el resto de negocios de hostelería, puesto que cumplirían, como el resto de locales cuya apertura está permitida, con todas las medidas de seguridad y de salud para empleados y clientes. 

En su queja, exponen que “se ha creado un terrible agravio comparativo”, al no permitir que algunos negocios no puedan ejercer su actividad, por el hecho de tener una licencia u otra, puesto que la gran mayoría de negocios de ocio nocturno se pueden adecuar sin problemas a la realización de su trabajo respetando los horarios, medidas de higiene y distanciamiento, como los negocios con licencia de Café/Bar. 

Así, solicitan una equiparación al considerar “incoherente” la diferencia en la posibilidad de apertura y correcto funcionamiento. “No creemos que exista más riesgo de contagio por ser bar de ocio nocturno”, anotan.

·Nos vemos en la obligación de expresar disconformidad. Llevamos 3 meses con nuestros negocios cerrados y generando pérdidas que son inadmisibles (alquiler, agua, luz, internet, impuestos, gestión) para cualquier tipo de negocio”, explican.

Por ello, urgen una solución ya que se ven en una “situación límite” y piden una reconsideración la publicación del Bocyl del domingo 14 de Junio de 2020, en relación a las limitaciones de la fase 3 de la desescalada, para trabajar con una “relativa normalidad”.

Finalmente, reiteran su compromiso a cumplir las medidas de seguridad, recuerdan que cerraron sus puertas por responsabilidad social antes de que se les obligase a hacerlo y solicitan “un trato justo".