Vitartis reclama ayudas directas a pymes agroalimentarias

SPC
-

Pedro Ruiz demanda al presidente de la Junta "la urgente mejora de las infraestructuras de comunicación en el entorno productivo del medio rural"

Vitartis reclama ayudas directas a pymes agroalimentarias - Foto: Ical

El presidente de la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (Vitartis), Pedro Ruiz, reclamó hoy al jefe del Gobierno autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, que “apoye decididamente la concesión de ayudas directas a las empresas del sector agroalimentario, con el fin de garantizar la eficacia de las mismas para acelerar la recuperación de la actividad económica en la Comunidad”.

En su primer encuentro con el presidente de la Junta tras su elección al frente de Vitartis, celebrado esta mañana, Ruiz Aragoneses aseguró que “para lograr una pronta recuperación del país y especialmente de nuestra Comunidad, es imprescindible que la inyección de los fondos europeos que va a recibir España llegue a las pymes agroalimentarias de Castilla y León”.

“Solo de esta manera se puede tratar de garantizar la recuperación de un sector que, debido a su estructura capilar, permite generar empleo y riqueza en el medio rural. Un objetivo de especial trascendencia en la región más extensa de Europa y una de las más despobladas de España, cuyo sector agroalimentario es el tercero más importante del ranking autonómico nacional”, dijo.

En este sentido, Ruiz reiteró ante el presidente de la Junta el compromiso del sector con las políticas de sostenibilidad, que constituyen uno de los "pilares" del Plan Estratégico recientemente aprobado por la Asociación.

“Así, además de fortalecer las empresas y de generar empleo, las ayudas directas a las pymes agroalimentarias promoverán un círculo virtuoso en el medio rural, como es la modernización del entorno y sostenibilidad social y medioambiental”, afirmó.

Se trata, añadió, de facilitar la incorporación de todas las empresas del sector a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la ONU y en el marco de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), con el objetivo de mejorar la competitividad de las compañías.

Consecuentemente, ya se han puesto en marcha distintos proyectos -como ‘Mencia’ y ‘Odisea’- para facilitar a las empresas la incorporación de instrumentos que permitan hacer realidad su compromiso con la sostenibilidad como valor estratégico y elemento de competitividad. Y ello, por ejemplo, mediante políticas de apoyo a la conservación y mejora del medio ambiente o implantando nuevas medidas de prevención y lucha contra el cambio climático.

Pedro Ruiz insistió ante el presidente en el reconocimiento del sector agroalimentario como seña de identidad de Castilla y León y admitió que la crisis generada por la COVID-19 "ha debilitado a las empresas agroalimentarias, especialmente las que producen para el canal Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías)".

En Castilla y León había 3.060 empresas agroalimentarias operativas al cierre del ejercicio 2020, un 0,5 por ciento menos que el año anterior, mientras que el número de personas ocupadas (trabajadores por cuenta ajena y autónomos) superaba ligeramente los 52.000, un con un descenso del cinco por ciento.

El sector agroalimentario de Castilla y León se mantiene en el tercer puesto del ranking autonómico, tras Cataluña y Andalucía, tanto por volumen de negocio (10.700 millones), como por VAB (2.870 millones) y empleo (ocupados).  

Ruiz Aragoneses animó al presidente de la Junta a abordar “la urgente mejora de las infraestructuras de comunicación en el entorno productivo del medio rural”. Especialmente, dijo, las infraestructuras digitales, que dan soporte a las nuevas tecnologías y que son fundamentales para el desarrollo y la modernización del sector agroalimentario, así como para la fijación de la población en el medio rural. “Para nosotros, estas herramientas son indispensables para mejorar la competitividad de un sector tan dinámico e internacionalizado como el agroalimentario”, aclaró.

Y también pidió ayuda al presidente de la Junta para que impulse y apoye programas dirigidos incrementar la dimensión de las empresas agroalimentarias, con el fin de que puedan competir mejor en los mercados nacionales y para que afronten con más garantías los proyectos de internacionalización”.

En el transcurso del encuentro, el presidente de Vitartis felicitó a Fernández Mañueco por promover la eliminación del impuesto de Sucesiones y Donaciones en Castilla y León, aprobada a finales de abril por las Cortes regionales.

Pedro Ruiz, que calificó dicho impuesto de “muy injusto y muy perjudicial para el tejido productivo y el empleo de Castilla y León”, destacó la importancia de su supresión para el sector agroalimentario, integrado sobre todo por empresas de carácter familiar.