'Cuidando-Te' "rompe" la soledad de 759 personas mayores

D.V.
-
'Cuidando-Te' "rompe" la soledad de 759 personas mayores

El programa 'Cuidando-Te' "rompe" el "círculo de la soledad" de 759 personas mayores de 80 años que se han incorporado al servicio de teleasistencia del Ayuntamiento de Valladolid en período de prueba durante tres meses o de forma permanente

Esta iniciativa comenzó en 2018 para personas mayores de 85 años y durante el año 2019 se ha ampliado a personas mayores de 80 años empadronadas en Valladolid y que viven solas o en unidades de convivencia en las que todas las personas son mayores de esa edad, según ha informado el Consistorio en un comunicado recogido por Europa Press.

La participación en el proyecto proporciona de manera gratuita el servicio de teleasistencia básica durante tres meses, para que la ciudadanía mayor que vive sola pueda probar un servicio ya consolidado en Valladolid cuyas potencialidades preventivas, de asistencia y acompañamiento están "suficientemente" contrastadas.

Así, en 2018 un total 178 personas participó en el programa 'Cuidando-Te' y de ellas el 92 por ciento pasaron al servicio ordinario. Además, en 2019 ya han solicitado su participación en el programa 581 personas, de las que 280 ya han optado por continuar con el servicio ordinario de teleasistencia, y el resto están en el proceso de permanencia.

Las personas interesadas o quienes las representen pueden solicitar la participación en el proyecto en el teléfono gratuito 900 82 80 40, donde se informa y realizan todas las gestiones oportunas. Así, una vez probado el servicio durante tres meses, si la persona mayor sigue interesada en el mismo, se facilitarán los trámites de acceso al servicio público ordinario de forma inmediata.

Por otro lado, si el servicio no ha cumplido las expectativas, el equipo instalado podrá retirarse en cualquier momento y como fecha máxima al cumplirse los tres meses de su puesta en marcha.

 

SERVICIO

El servicio de teleasistencia básica consiste en facilitar asistencia a las personas beneficiarias de forma ininterrumpida --24 horas al día y 365 días al año---, mediante el uso de tecnología de la información y de la comunicación, con apoyo de los medios personales necesarios, en respuesta inmediata ante situaciones de emergencia, de inseguridad, soledad y aislamiento.

En concreto, se lleva a cabo a través de la instalación de un terminal en la vivienda conectado a una central receptora, con la que se comunica en caso de urgencia mediante la activación de un pulsador, el cual puede ser un dispositivo de medallón o pulsera.

Éste permanece conectado a una central de seguimiento a través de la red telefónica y garantiza apoyo en el domicilio durante las 24 horas del día ante situaciones de urgencia a las personas que tienen una autonomía limitada debido a problemas de edad, enfermedad o discapacidad física.

De este modo, se posibilita a las personas usuarias que continúen residiendo en su medio habitual con la garantía de unas condiciones mínimas de seguridad y asistencia inmediata en situaciones de emergencia.