Detenidos cuando volvían de Algeciras con 17 kilos de hachís

D.V.
-

Las 'mulas' viajaban en un coche habilitado con una 'caleta' bajo el paragolpes trasero en el que ocultaban 54 paquetes de droga

Detenidos cuando volvían de Algeciras con 17 kilos de hachís

La Policía interceptó el pasado lunes a dos vallisoletanos cuando regresaban de Andalucía con un cargamento de 17 kilos de hachís. Los detenidos son J.D.E.J., de 36 años, y S.G.M., de 30, con dos y seis antecedentes policiales, respectivamente, acusados de un delito de tráfico de sustancias estupefacientes. El juez decretó el ingreso en prisión de ambos.

Agentes del Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial detectaron a los dos arrestados conduciendo un vehículo que no figuraba a nombre de ninguno de ellos, realizando todo tipo de maniobras irregulares. Los agentes les dieron el alto a la altura de la localidad vallisoletana de Siete Iglesias y procedieron a su identificación. Los individuos, que regresaban de Algeciras, daban versiones contradictorias sobre el motivo de su desplazamiento y de las maniobras de conducción que estaban haciendo, según un comunicado de la Comisaría Provincial. Tras realizar una requisa sobre el vehículo, los policías observaron que podría contener una 'caleta', es decir, algún tipo de cavidad escondida destinada a albergar sustancias estupefacientes o cualquier otro efecto delictivo.

Para localizar esa 'caleta', solicitaron la presencia de la Unidad de Guías Caninos de la Policía Nacional, con un perro especializado en la detección de sustancia estupefaciente, que rápidamente marcó la zona del maletero y parachoques trasero como posible lugar de escondite de la droga.

Detenidos cuando volvían de Algeciras con 17 kilos de hachísDetenidos cuando volvían de Algeciras con 17 kilos de hachís

El vehículo fue trasladado a Comisaría de Las Delicias para un mejor reconocimiento del mismo. Tras desmontar el parachoques trasero, aparecieron en un cubículo perfectamente cerrado y sellado 54 piezas de hachís empaquetadas en plástico, con un peso aproximado de 17 kilogramos.