Sánchez defiende los viernes sociales para salir del bloqueo

Santiago González
-
El presidente delGobierno y candidato a la Presidencia,PedroSánchez, interviene durante su participación ayer en el ciclo formativo ‘Tus candidatos a fondo’, organizado en León por la Agencia Ical - Foto: Ical

El presidente del Gobierno y candidato socialista defiende su decisión y critica la paralización a la que han sometido PP y Cs sus iniciativas paralizadas durante meses en el Congreso

El presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, defendió ayer los decretos leyes aprobados en los llamados ‘viernes sociales’ como la herramienta para contrarrestar la «obstrucción parlamentaria» llevada a cabo en la Mesa del Congreso por parte de la oposición, principalmente Partido Popular y Ciudadanos. «Los reales decretos los hemos convalidado con el respaldo de distintos partidos políticos», dijo antes de reclamar a populares y naranjas «que sean un poco solidarios y corresponsables con la herencia que han dejado a este Gobierno».
En un encuentro celebrado en la capital leonesa dentro del ciclo formativo ‘Tus candidatos a fondo’, organizado por la Agencia Ical, el presidente del Gobierno insistió en que un real decreto ley sigue un camino «absolutamente democrático» y recordó que algunos de los aprobados recientemente han esperado muchos meses a ser tramitados». Sánchez reiteró que varias iniciativas se han pospuesto en más de medio centenar de ocasiones por el bloqueo en la Mesa del Congreso. «La eutanasia ya sería un derecho para determinados casos si PP y Ciudadanos no hubiesen obstruido su tramitación parlamentaria», reprochó.
Pedro Sánchez planteó que sólo le quedaban dos opciones, resignarse a una victoria de la oposición en la paralización de las iniciativas o aprobarlas mediante decretos leyes debido a su extrema necesidad, y defendió haber escogido «seguir adelante» porque España quiere avanzar y mirar al futuro, a pesar de las críticas que durante los últimos días ha recibido desde la oposición.
El candidato socialista incidió en que su partido ofrece la estabilidad que necesita España y cuatro años para abordar «muchas transformaciones» frente al planteamiento de «la derecha y sus tres hijas» sobre las que dijo que existe un «riesgo real» de que puedan conformar una mayoría conjunta en lo que llamó «involución» y vuelta al pasado. «La derecha se encuentra en una suerte de primarias para ver quién lidera la oposición», mientras que recalcó que el Partido Socialista trabaja con un programa en torno a tres ejes de futuro a favor de la justicia social, la convivencia y la lucha contra la corrupción, además de proseguir en su tarea de limpieza de la vida pública.

Críticas a los vetos

A lo largo de la entrevista, moderada por Luis Miguel Torres, director de la Agencia Ical, el presidente Sánchez estuvo muy remiso a la hora de hablar de pactos poselectorales, aunque criticó que Ciudadanos haya «confundido la democracia con la vetocracia» y haya apostado por establecer un cordón sanitario con «un partido que ha participado en gobiernos durante los últimos 40 años y que ha sido protagonista de la mayoría de conquistas sociales de derechos y libertades». 
Sánchez insistió en que le parece «un profundo error, aunque yo no marco su estrategia electoral» y les animó a hacer lo mismo que él durante estos diez meses al frente del Gobierno, «tener la mano tendida hacia todos los partidos políticos» y puso como ejemplo que algunas leyes han sido apoyadas por el PPy por Ciudadanos. «El PSOE es un partido político central en el panorama español», asegúró el presidente, quien insistió en que su partido es el único que puede ofrecer estabilidad y transformación» a la sociedad española.
Respecto a las previsiones económicas a corto plazo, como las planteadas por el Instituto de Dirección de Empresas y Finanzas (Idef), Pedro Sánchez aseguró que la economía española va a seguir creciendo. El presidente del Gobierno sacó pecho sobre la evolución de las arcas públicas y afirmó que «hemos mejorado las previsiones de déficit» al haber terminado el pasado año 2018 con un 2,6 por ciento cuando había margen hasta el 2,7, asimismo «hemos salido del brazo corrector de la Unión Europea y aumentamos las previsiones de ingresos a la Seguridad Social en 3.000 millones». Todo ello lo contrarrestó con los 920 millones de gasto que suponen las medidas aprobadas en los llamados ‘viernes sociales’ según calculó un órgano independiente como es la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef).
El candidato se atrevió incluso a vaticinar que si él continúa al frente del Gobierno de España el «déficit en 2019 estará en torno al dos por ciento», lo que demuestra para Sánchez que «se pueden hacer políticas sociales cuadrando las cuentas», aseveró.

Crispación

Otro de los aspectos que abró el presidente del Gobierno y candidato a la reelección durante la media hora de entrevista fue la crispación entre los líderes políticos durante la precampaña electoral. Pedro Sánchez reprochó al candidato del PP y presidente del partido, Pablo Casado, que utilice la política como un «instrumento de insulto y mentira» tras las duras acusaciones vertidas el pasado lunes por el popular quien dijo del presidente que prefería «las manos manchadas de sangre que las manos pintadas de blanco».
Sánchez pidió a los partidos políticos presentar sus propuestas sin caer en el insulto y la descalificación porque considera que «lo que polariza y divide» a la sociedad es «la desigualdad, la concentración del crecimiento económico en pocas manos y la brecha salarial», entre otras cosas.

Terrorismo

Como ejemplo de la crispación actual, el presidente del Gobierno acusó al de utilizar a ETA «que está derrotada por la democracia» como elemento de confrontación política. Sánchez recordó que el PSOE nunca ha utilizado el terrorismo como arma electoral y se remontó a los años de gobierno de Rodríguez Zapatero para destacar que impulsó el pacto de Estado contra el terrorismo. Posteriormente, sugirió a Rajoy cuando era presidente del Gobierno que introdujera algunas modificaciones en torno al terrorismo yihadista.
Sin embargo, Pedro Sánchez destacó que «la unidad de todos los demócratas contra el terrorismo» ahora parece que se rompe por el uso partidista de algunos. Asimismo, incidió en que «algunos circunscriben toda su propuesta a la mentira», en clara referencia al líder popular, Pablo Casado, y remarcó e incidió en que la unidad es lo que logró acabar con esa lacra social.
El presidente del Gobierno explicó, finalmente, que en diez meses se han aprobado varias iniciativas en torno a una transición energética justa y criticó la falta de planificación y compromiso del Gobierno de Mariano Rajoy para ordenar el fin de la minería del carbón marcado por Europa.

Cataluña

De cara al desafío independentista existente en Cataluña, Pedro Sánchez apostó por mantener la receta del diálogo, pero siempre dentro de los márgenes de la Constitución Española. «Cataluña debe de hablar con Cataluña y la labor de los partidos estatales es propiciar ese diálogo dentro de la Constitución», afirmó ayer Pedro Sánchez enLeón, después de comentar que del problema de esa comunidad autónoma es la convivencia y que las opciones al respecto pasan por «seguir con una confrontación o propiciar un diálogo», que es a juicio del presidente del Gobierno, lo que propugna el Partido Socialista. En su intervención en el encuentro del ciclo ‘Tus candidatos a fondo’ organizado por la Agencia Ical, el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno aseguró que «el independentismo sabe que no va a producirse la independencia». 
En lo que respecta a volver a aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña, Sánchez apuntó que ni lo descartan ni lo proponen, y matizó que «tiene que ser activado en función del desafío que se tenga enfrente». También recordó que en su día el PSOE apoyó al Gobierno de MarianoRajoy en la crisis territorial, cuando apoyó al Ejecutivo popular en la aplicación del 155. «Cataluña nos unió, nos entendimos. Tenía muchos reproches al señor Rajoy pero yo estuve allí, apoyando el 155 y la soberanía nacional», respondió preguntado por si prefería al anterior líder del PP al actual.
Durante el acto, Sánchez reiteró que el 155 «es completamente legítimo y constitucional ante crisis como la que vivimos. El objetivo era restaurar la legalidad que fue quebrada y restablecer el orden constitucional. Ese desafío precisaba consenso de las fuerzas políticas y de forma proporcional», argumentó el presidente delGobierno.
Analizando el panorama político actual, apuntó que el Partido Popular, Ciudadanos y VOX plantean la aplicación del artículo 155 de forma permanente, algo que a su parecer, cuestiona el Estado de las autonomías. «Me parece un error», añadió. Respecto a la acusación que hace el presidente catalán de dañar la convivencia, Sánchez comentó que «parece que hay tambores de elecciones anticipadas en Cataluña» e hizo alusión a que en 2017 votó mas del 70 por ciento de la sociedad catalana. «Los catalanes no quieren la independencia. El independentismo es alto y no se supo atajar la crisis de convivencia. Siempre dicen en las urnas que no quieren independencia y dentro de ese grupo contrario hay opiniones diversas pero se quieren quedar», concluyó.