Cinco años, cinco camisetas y dos ascensos

M.B
-

El CBC Valladolid cumple un lustro desde su fundación de la mano de Mike Hansen en 2015

Primera plantilla del CBC Valladolid en LEB Plata. - Foto: CBC Valladolid

El Club Baloncesto Ciudad de Valladolid cumplirá el próximo 18 de junio cinco años. Un lustro en el que ha vivido dos ascensos y muchas más alegrías que lamentos. Un aniversario que celebrará con el título de la LEB Oro en una temporada atípica y con esa opción de estar en la ACBen la 2020-2021.
Ese 18 de junio de 2015, un grupo de personas encabezado por Mike Hansen, histórico exjugador de la selección española, Estudiantes y CB Valladolid, fundó el CBC Valladolid. Junto a él estaban Javier Casado, Alejandro García Pellitero, Antonio Rodríguez, Samuel Puente, Lorenzo Martín, Feñe Fernández, Juanjo Tauler, Pedro Brizuela, Pedro Mateu, Saúl Hernández y Paco Tomillo.
En un tiempo récord, el club logró inscribirse en la LEB Plata, fichar a Iñaki Martín que, por entonces, estaba en un proyecto en Mozambique, jugar en Pisuerga y hacerlo con esta plantilla bajo el nombre de Brico Depot: Jonathan Arranz, Brock Gillespie, Antonio Izquierdo, Turi Fernández, Miguel González, Daniel Astilleros, Javier Juan Lobato, David Ortega, Sergio de la Fuente, Francisco Centeno, Shota Gelazonia y Pablo Pérez.
Imagen oficial del arranque de la última temporada. Imagen oficial del arranque de la última temporada. - Foto: CBC ValladolidEse primer año fue duro, con muchos problemas extradeportivos, sin apenas pretemporada y el equipo acabó en puestos de descenso a la EBA.
Finalmente mantuvo la categoría en los despachos y todo cambió. Con Paco García en el banquillo, el cuadro pucelano, ahora llamado Comercial Ulsa, logró ascender a LEB Oro tras superar a Lucentum, Aceitunas Fragata Morón y Zornotza en el playoff.
Las dos siguientes campañas, el ya Carramimbre jugó dos Fases de Ascenso. En la primer cedió ante el CB Prat; y en la segunda contra Melilla. Ambas con Paco García de técnico y Pepe Catalina como gestor deportivo.
Esta campaña hubo cambio en el banquillo, con la llegada de otro vallisoletano, el tercero en cinco años, Hugo López. De nuevo de la mano de Catalina se hizo una plantilla diferente, con dos jugadores que se mantienen desde el inicio, Astilleros y De la Fuente, y con unas señas de identidad claras.
El resultado, segundo ascenso en cinco años.