Sanidad impuso 50 sanciones en 2019 por la Ley Antitabaco

Óscar Fraile
-

La hostelería acumuló más de la mitad de las multas en un año en el que la mayor parte de las 848 inspecciones realizadas fueron en centros sanitarios

La hostelería acumula más de la mitad de las sanciones. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

El sector de la hostelería fue el que más sanciones acumuló el año pasado en Valladolid por la Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo, más conocida como Ley Antitabaco, pese a que este sector solo fue sometido al 7,6 por ciento de todas las inspecciones que hizo en 2019 la Consejería de Sanidad. Concretamente, el año pasado se impusieron 50 sanciones, 26 de ellas en negocios de hostelería, cuatro en centros sanitarios y el resto en otro tipo de negocios o servicios. Los inspectores de la Consejería visitaron los negocios de hostelería hasta en 65 ocasiones, 40 de ellas dentro de una actuación de oficio y las otras 25 veces después de alguna denuncia de un particular. Resultado: 26 multas.
Este sector, ligado al ocio, ha sido tradicionalmente el que más problemas ha tenido con la aplicación de la Ley Antitabaco (en 2018 sumaron 21 de las 52 multas en Valladolid y en 2017). Tanto cuando se puso en marcha, con las críticas de muchos hosteleros, que hicieron obras en sus locales para acondicionarlo a los fumadores que luego no sirvieron de nada, como en la actualidad, si bien es cierto que algunas de estas multas tienen que ver con clientes que no respetan las prohibiciones.
El año pasado se hicieron 848 inspecciones en la provincia, casi un 44 por ciento más que en 2018, 675 de las cuales tuvieron lugar en centros, servicios o establecimientos sanitarios. Otras 98 se realizaron en otro tipo de instalaciones, como centros recreativos, polideportivos o quioscos).
Expedientes

De esta actividad se derivó la apertura de 79 expedientes, que no siempre acabaron en sanción, pues algunos se limitan a hacer recomendaciones o advertencias. De los 79 expedientes, 33 fueron por fumar en lugares donde no está permitido y 21 por la ausencia de señalizaciones, extractores, etcétera. También se impuso una multa por una prácticas menos frecuentes, como la venta de tabaco en la vía pública, algo que está totalmente prohibido. Ni siquiera a los estanqueros se les permite el reparto a domicilio, como sí sucede en otros negocios.
Eso sí, de las 50 sanciones, solo nueve fueron graves. El resto, leves. Las primeras pueden suponer una multa de entre 601 y 10.000 euros, mientras que las leves varían de los 30 euros (la que se le puede imponer a un fumador por consumir en un lugar prohibido) a los 600. Hay otro tipo de sanciones, muy graves, con multas desde 10.001 a 600.000 euros, pero no se registró ninguna en Valladolid. «La cuantía de la sanción que se imponga, dentro de los límites indicados, se graduará teniendo en cuenta el riesgo generado para la salud, la capacidad económica del infractor, la repercusión social de la infracción, el beneficio que haya reportado al infractor la conducta sancionada y la previa comisión de una o más infracciones a esta Ley», señala el texto de esta normativa. Cuando la sanción sea inferior al beneficio obtenido por el infractor, esta puede aumentarse al doble de la cantidad.