Los artesanos alimentarios ponen en valor el medio rural

Ical
-

Nueve de cada diez empresas de este tipo están ubicadas en los pueblos

Gala de entrega de los Premios Artesanos del Año 2019 - Foto: El Día de Valladolid

GALERÍA

Gala de entrega de los Premios Artesanos del Año 2019

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, destacó hoy el “buen futuro” que encierra el sector de la artesanía alimentaria, donde recordó que nueve de cada diez empresas están radicadas en el mundo rural, donde el 92 por ciento de los 1.145 empleos que crean residen en los pueblos. “Se trata de 400 empresas que contribuyen al asentamiento de población en la Comunidad, con el hecho fundamental del aporte esencial que hace la presencia de la mujer en las plantillas y los municipios donde se asientan”, significó.

A su juicio -tal y como señaló en la entrega de Premios Artesanos 2019 en la Escuela Internacional de Cocina de la Cámara de Comercio de Valladolid- lo importante es que este sector “desprende tradición actualizada” gracias a los procesos de “innovación” a los que se han sometido estas empresas alimentarias para aumentar su competitividad. “La artesanía en la agroalimentación tiene mucho futuro, conecta muy bien el sector primario con el resto de sectores y, por tanto, desde la Junta de Castilla y León se va a seguir apoyando a sus productores”, indicó.

En esta línea reconoció el “importante papel” de las diputaciones provinciales de la Comunidad a la hora de apoyar a esta industria por su peso en el mundo rural. “Precisamente intentan su mantenimiento en cada una de las provincias, para que la tradición artesana alimentaria no se pierda y contribuya a mantener la población en muchos municipios de la Comunidad”, aseveró.

Sobre los premiados -un total de 32 en 16 categorías con medallas de oro y plata en base a la calidad y los sabores de los productos que elaboran y las 403 muestras presentadas- Carnero señaló que se trata de “los mejores artesanos alimentarios de Castilla y León”, que sostienen con esfuerzo y mucho trabajo “que la cadena alimentaria sirva de eslabón entre el artesano, el productor, el distribuidor y el transformador, a través de unas características tan propias y específicas y con una importante generación de riqueza”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, Víctor Caramanzana, agradeció que se eligiera como sede de la entrega de los Premios Artesanos 2019 a la Escuela Internacional de Cocina. “Aquí siempre vamos a apoyar, promover e incentivar a todos los colectivos que dependen de la gastronomía y del turismo relacionado que genera. Saben que pueden contar con estas instalaciones para desarrollar nuevos productos y formar a sus profesionales para seguir innovando y mejorando lo mucho que aportan a la economía de Castilla y León”, aseveró.

Para Ever Macías, presidente de la Asociación de Artesanos de Castilla y León, la sexta edición de los premios que promueve su colectivo tiene como principal objetivo potenciar lo que se lleva a cabo en muchos pequeños pueblos del medio rural. “La Junta y la Escuela Internacional de Cocina suponen un apoyo importante para difundir y valorar todo el trabajo que se lleva a cabo en estas pequeñas industrias rurales”, recordó.

32 premiados en 16 categorías

En la categoría de quesos dos oros fueron a parar a Quesos Quevedo de Valladolid; un oro para Cañajeral de Valladolid; un oro para Campoveja de Valladolid; una plata para el Zamorral de Zamora; y una plata para Valdecabras de Ávila. En postres y yogures los premios de oro y plata se los llevó la empresa Quesería Artesanal Sacramenia de Segovia, mientras que en conservas el oro fue para El Pescador de Villagarcía de Valladolid y la plata para garrapiñadas Sánchez de Salamanca.

Por su parte, en legumbres y crudo el oro y la plata se los adjudicó Legumbres El Rúa de Ávila; en la categoría de miel el oro y la plata fueron a parar, respectivamente, a Miel del Brezo de Palencia y Gómez Zardoya de Zamora; en dulces el oro y la plata se concedieron a Confitería Santa Lucía de Salamanca y La Giralda de Castilla de Valladolid; y en dulces de temporada y chocolate Refart de Zamora se llevó el oro y Confitería Santa Lucía de Salamanca la plata.

En la categoría de embutidos de cerdo Faustino Prieto de Salamanca obtuvo el oro y la plata con su jamón y salchichón ibéricos; y en apartado de otros embutidos se premió con el oro a la morcilla de Cardeña de Burgos y con la plata al chorizo de vaca de Ferju de León. Además, Gin Vega se llevó el oro en bebidas con su ginebra y El Majuelar de Salamanca la plata con su aguardiente de orujo. El oro por la mejor imagen correspondió a Quesos Crego de Cevico de la Torre en Palencia y la plata correspondió a la cerverza artesana El Secreto del Abad de Valladolid.

Asimismo, el oro en I+D+i se concedió a la leche merengada de Queserías Las Cortas de Valladolid, mientras que la plata recayó en el queso pucelano de Campoveja de Valladolid. Como empresa visitable, el oro se concedió a Quesería Artesanal de Sacramenia de Segovia y la plata a Quesería Las Cortas de Valladolid; y en la categoría Tierra del Sabor se premio con el oro al faisán de Conservas Amo de Palencia y la plata fue a parar a Pastelería Delicias de Cuéllar en Segovia.

Finalmente, en la entrega de Premios Artesanos 2019 el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, tuvo un recuerdo especial para el chacinero salmantino Faustino Prieto, fallecido el pasado 6 de junio, y que fuera promotor de la empresa familiar de jamones en Cespedosa de Tormes e impulsor de las jornada de matanza típica de Guijuelo. Sus mujer e hijos siguen al frente del negocio, que fue finalista en la categoría de ‘Embutidos de cerdo’.