Los seguros ganaderos crecen un 5,8 por ciento

S. Gallo (Ical)
-
Los seguros ganaderos crecen un 5,8 por ciento

El riesgo por un posible problema sanitario es el principal miedo de los profesionales y el motivo "estrella" que lleva a la contratación de un seguro

Al contrario de lo que ocurre con los seguros agrarios, que en los últimos años experimentaron una tendencia al alza, motivada fundamentalmente por las condiciones climatológicas adversas, en especial la sequía y el pedrisco, pero también una mayor concienciación, los seguros ganaderos también son una realidad pero se mantienen en Castilla y León en números estables. El número de seguros ganaderos contratados apenas creció un 2,5 por ciento en el último año (con 64 pólizas más hasta alcanzar las 2.653).

Lo que sí aumentó de forma más significativa fue el número de animales asegurados, al contabilizarse a finales de mayo de este año 1,9 millones de animales amparados más que el año anterior, hasta alcanzar los 10,7 millones, lo que supuso un incremento del 21,6 por ciento, según datos de Agroseguro y recogidos por Ical.

Dentro de esa estabilidad generalizada, Ávila encabezó el crecimiento en lo que se refiere a la contratación de seguros ganaderos, con 48 nuevos en el último año, lo que supuso un aumento de casi el 12 por ciento. Menor fue en Soria, donde la contratación fue de 18 pólizas, de seis en Burgos; cinco nuevas en Valladolid; una en Zamora y Palencia, y no hubo cambios en Salamanca y Segovia. La única provincia en la que hubo un descenso fue León, donde se perdieron 15 asegurados.

Esta tendencia fue muy similar en el caso de los animales asegurados en cada provincia. En este sentido, el principal aumento se registró también en la provincia de Ávila donde el número de animales asegurados creció en casi 222.000, aunque también fue destacado el aumento en el caso de Salamanca, donde duplicó la cifra de hace un año hasta los 178.847 animales asegurados. Entre las provincias con mayor número de cabezas amparadas, Valladolid creció en 1,1 millones, hasta los 2,6 millones totales; y Segovia lo hizo en 339.000, hasta los 2,4 millones. También creció en Burgos en casi 94.000 ejemplares, y en Soria, en casi 67.000.

Por el contrario, descendió el número de animales asegurados en Palencia, donde cayó en casi 11.000 ejemplares; en Zamora, en más de 5.400; y también en la provincia de León, donde el descenso fue más modesto, de algo más de 7.000 cabezas.

El delegado de Agroseguro en Castilla y León, José Ignacio García, resaltó la “estabilidad” que se puede apreciar, en especial en el caso del bovino o el caprino. Para García, la “vanguardia” en materia de seguros son fundamentalmente las de vacuno de reproductor y recría, además del ganado ovino, que son las que tienen mayor contratación. En lo que al vacuno de leche se refiere, casi el 60 por ciento está garantizado y en este caso el saneamiento ganadero es la cobertura más valorada.

García insistió en que esa cobertura sanitaria es “la garantía estrella”, en especial en el vacuno de leche, además del paquete básico, que al margen de otras garantías incluye también un saneamiento básico, aunque el 90 por ciento de ganaderos tiene esa garantía adicional ante el miedo a sufrir un vacío sanitario porque “un problema de saneamiento ganadero te lleva a sacrificar toda la explotación”, incidió.

Por ello, estas grandes líneas de ovino, caprino y vacuno, en especial este último, tienen “muy poquita variación” de un año a otro en lo que al número de contrataciones se refiere y también en el número de animales. Además, hace un par de años se incorporó también la garantía de la leche, de manera que cualquier problema con algún parásito que lleve a la destrucción de la leche o la propia falta de leche “también está cubierta”.

Mayor número de animales

Aunque en el último año el número de animales sí que ha crecido en casi dos millones, García apostilló que esta variación “depende del tipo de explotaciones” porque entre unas y otras “fluctúa mucho”, ya que no es lo mismo una granja de pollos, con miles de animales, con una de vacas. Esto hace que en ocasiones sea una única explotación la que se asegura, pero automáticamente sube de forma notable el número de cabezas protegidas.

Sin embargo, aclaró que se trata de “líneas menores” contratadas en algunas provincias, aunque incidió en que en las líneas grandes de seguros, principalmente el ovino, el caprino y el bovino, son explotaciones en las que el número de pólizas y animales “puede fluctuar” aunque no son grandes variaciones, porque se trata de “un aseguramiento lineal con pequeños picos”.