El drama de la migración climática, una realidad en 30 años

Adaya González (EFE)
-

Uno de cada 45 habitantes del mundo se verá obligado a abandonar su hogar en el futuro si no se toman medidas urgentes para detener los estragos de la degradación del medio ambiente y el calentamiento global

El año pasado se batió el récord de desplazamientos internos, con más de 30 millones. - Foto: Miguel Gutiérrez

No dan derecho a acceder al estatuto del refugiado, aunque las causas climáticas superan a los conflictos y factores económicos como motivo de los desplazamientos internos. Y si seguimos sin hacer nada, dentro de 30 años habrá 200 millones de migrantes climáticos, uno de cada 45 habitantes del mundo.
La degradación medioambiental avanza a tal ritmo que, desde los años 70, el riesgo de convertirse en un desplazado climático se ha duplicado. «Nos estamos arriesgando a que no haya un solo rincón en el planeta a salvo del cambio climático», augura María Jesús Vega, portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) en España, con motivo de la celebración de la Cumbre del Clima (COP25).
Desde la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), definen como «migrantes climáticos» a aquellos que, «por cambios repentinos o progresivos en el medio ambiente, se ven obligados a abandonar sus hogares habituales, o deciden hacerlo, ya sea de forma temporal o permanentemente, y que se mueven ya sea dentro de su país o hacia el extranjero».
Aunque lo normal es que estos flujos sean internos, hay casos transfronterizos en los que el país receptor tiene que asistir a los migrantes. Y es ahí donde «surge el problema», ya que los refugiados tienen la protección de la Convención de Ginebra, pero los desplazados por el clima no cuentan con un paraguas normativo internacional.
El pasado año batió el récord de nuevos flujos internos: 30 millones. De ellos, 10,8 millones fueron por conflicto y el resto por desastres, en su mayoría (16,1 millones), relacionados con el clima, especialmente tormentas (9,3 millones); ciclones, huracanes y tifones (7,9 millones) e inundaciones (5,4 millones).

Los más afectados

Según indican desde el Observatorio de Desplazamiento Interno, Europa y Asia Central son las zonas con menos movimientos de este tipo, el 0,2% del total. En 2018 fueron 52.000, de los que 3.300 se produjeron en territorio nacional. Solo los incendios forestales de Valencia causaron 2.600 en agosto. Intermon Oxfam sitúa a España, por detrás de la República Checa y Grecia, como el tercer país europeo con mayor riesgo de sufrir desplazamientos climáticos.
Sin embargo, en Acnur consideran que «no hay ninguna constancia de que en España haya desplazados climáticos» porque, aunque sí se pueden notar sus efectos, las condiciones climatológicas duras tienen lugar en las zonas más desfavorecidas como el cuerno de África, el Sahel, Asia y algunos países de Latinoamérica.
Los estragos del calentamiento global son más crueles aún con los 70,8 millones de personas que se vieron obligadas a huir de las guerras, 30 millones de ellos refugiados, según el organismo de la ONU.
De continuar así, «podemos ver incluso la desaparición de estados insulares por el aumento del nivel del mar, y entonces habrá que pensar en qué hacer con sus habitantes. Ahora mismo hay 100 millones de apátridas, pero el cambio climático podría aumentar esa cifra», aventuran desde Acnur.
Por todo ello, las diferentes organizaciones urgen a los mandatarios que estos días se reúnen en Madrid en la COP25 que cumplan con los acuerdos de París.