Puente, Del Olmo y Saravia entran en una guerra de cifras

Ical
-
Puente, Del Olmo y Saravia entran en una guerra de cifras

Los candidatos de PP, PSOE, VTLP, Podemos y Cs a la Alcaldía de Valladolid debaten en la Cadena Ser sobre economía, integración ferroviaria demografía, movilidad y cultura

Los candidatos del PSOE, PP y Valladolid Toma La Palabra (VTLP) a la Alcaldía de Valladolid, Óscar Puente, Pilar del Olmo y Manuel Saravia respectivamente, se enzarzaron hoy en una guerra de cifras en relación al proyecto de la integración ferroviaria en la ciudad de Valladolid, así como en relación a la titularidad de proyectos en la ciudad. Durante su participación en un debate con los candidatos con representación municipal organizado por la Cadena Ser, los tres aspirantes pusieron de relieve sus discrepancias en la materia, en la que los otros dos candidatos, Martín Fernández Antolín (Cs) y Miguel Holguín (Podemos) pusieron sobre la mesa sus propuestas.

De hecho, el alcalde y candidato del PSOE, Óscar Puente, reconoció que la intención de los socialistas no pasa por “importar el modelo de la Junta”, sino por que se pretende “exportar el modelo de Valladolid a la Junta” porque en estos cuatro últimos años, a su juicio, se ha evidenciado “el crecimiento económico y creación de riqueza” en la ciudad, algo que no compartió Pilar del Olmo, quien estimó que en la legislatura que está a punto de finalizar “Valladolid ha perdido cuatro años”, algo que quiere revertir con su “saber, entender, años de gestión y humildad” para conseguir “la mejor Valladolid posible”.

En este debate, que se prolongó durante algo más de una hora, los candidatos debatieron sobre cinco bloques: economía, demografía, integración ferroviaria, movilidad y cultura, para dar a conocer sus propuestas en cada uno de estos aspectos. El candidato de VTLP, Manuel Saravia, defendió los cambios “a mejor” que ha experimentado la ciudad y consideró que la formación que encabeza “ha demostrado que sabe gestionar y gobernar”, además de haber sido “determinante” en las políticas municipales.

El aspirante de Cs, Martín Fernández, ofreció una ciudad “innovadora, de futuro y en la que los ciudadanos se encuentren orgullosos” con un modelo de ciudad “del siglo XXI” en la que se superen “las fracturas y lanzamientos de ladrillo mutuos” y utilizarlos “para construir una nueva ciudad en la que tengamos cabida todos”, declaró. Por último, el candidato de Podemos, Miguel Holguín, abogó por no privar a ningún ciudadano de las decisiones de esta ciudad en la que se aspira a ser “el altavoz” de la ciudadanía.

 

Integración ferroviaria

El debate sobre esta materia fue el que volvió a generar mayor confrontación entre los grupos políticos participantes, entre los que se abrió una guerra de cifras en relación al proyecto. La candidata ‘popular’ ratificó la “voluntad” así como la “posibilidad técnica y financiera” que tiene el PP para llevar a cabo la integración que permitirá a la ciudad “ganar en accesibilidad, habitabilidad y perder los espacios del miedo que tanto miedo nos dan a las mujeres”. Según Del Olmo, se ha hecho “una mala gestión y una peor negociación”, además de que acusó a Puente de mentir al respecto. Puente, por su parte, lamentó que el PP siga “con el modus operandi del timo de la estampita” confiados en que “habrá alguien que picará”, y acusó a los ‘populares’ de seguir “apoyándose en la mentira para hacer política”, algo que auguró que pagarán “muy caro” el próximo día 26.

El candidato de VTLP consideró que se ha actuado “con determinación” para buscar “una solución real y buena” con una veintena de pasos que permita “coser” la ciudad, en lo que supone una solución “habitual” en Europa. Por su parte, el candidato de Cs estimó que la cuestión del soterramiento es “más compleja que decir sí o no” y la formación naranja abogó por abordarlo “por fases” porque “las obras faraónicas han terminado”, además de que rechazó medidas “que cosan el trazado urbano de la ciudad y que hipotequen el futuro del soterramiento”. Por último, desde Podemos, Miguel Holguín lamentó la existencia de cifras “para todos los gustos”, por lo que estimó que no es posible que la ciudadanía decida “sin tener toda la información”, por lo que instó a una consulta ciudadana al respecto.

 

Economía

El ámbito económico también generó discrepancias entre los representantes de los dos partidos con mayor representación en el Ayuntamiento de Valladolid, en especial al hacer referencia al Parque Agroalimentario. Mientras que Puente denunció que la Junta se opuso a la ubicación de este centro, Del Olmo acusó al candidato socialista de ser “un mal negociador”, y estimó que hay que tener “ganas de hacerlo” porque atribuyó las competencias al Ayuntamiento de Valladolid.

Los candidatos coincidieron en la “excesiva” dependencia del sector del automóvil en la ciudad, por lo que abogaron por una mayor diversificación. El turismo se puso como una buena alternativa, y el alcalde elogió los datos alcanzados en este aspecto al actuar en sectores “encajados”, lo que ha generado “un cambio enorme en poco tiempo”. Del Olmo abogó también por incidir en las TIC y servicios financieros, así como en la potenciacion del turismo ligado a la lengua, al vino, a los congresos y al deporte, así como por “diversificar” la economía en general.

Ante el “ruido” por los polígonos industriales que llevó al enfrentamiento dialéctico entre PP y PSOE, Fernández Antolín consideró que la formación naranja puede aportar “algo de cordura y sentido común” sin entrar a discutir sobre “quién hizo qué” porque lo importante “es lo que queda por hacer”, defendió el candidato de Ciudadanos, quien respaldó la atracción de empresas de base tecnológica y servicios financieros aprovechando la proximidad con Madrid.

Holguín pidió “no poner todos los huevos en la misma cesta” en el caso del turismo porque “no llega a la periferia”, y reclamó la remunicipalización de más servicios para que los beneficios se inviertan en la ciudadanía, como ha ocurrido en el caso del agua. Puente cogió el guante y reconoció que el margen de remunicipalización de servicios “no es muy grande”, por lo que pidió “proteger los servicios públicos y no pensar en más remunicipalizaciones”. Por su parte, Saravia estimó que los impuestos es un ámbito que tiene “una ideologización exacerbada” pero pidió que sean “más justos” de manera que “pague más quien más tiene”.

 

Demografía

La pérdida de población es otro de los asuntos que se abordó en este debate en la Cadena Ser, algo que se vinculó al desarrollo de la economía porque los candidatos consideraron que la recuperación de población pasa por la diversificación de la economía, de manera que se atraiga a jóvenes que se asienten en la ciudad. “Hay que ser una ciudad cómoda y habitable” e impulsar la “integración de las universidades” además de atraer nuevas empresas, pidió Martín Fernández.

Del Olmo apuntó al empleo como “una de las claves” para aumentar la población, mientras que Óscar Puente expresó su convencimiento de que no hay “políticas mágicas” para retener población, aunque confió en que el modelo de sujetar población de la Junta “no llegue a Valladolid” porque “es la Comunidad que más población ha perdido en los últimos diez años”, lamentó.

Desde VTLP, Saravia planteó tres medidas de tres tipos como son las infraestructuras para “tejer la cuidad”; la imagen y el atractivo, por una ciudad “más amable”; y la relación con el entorno. Holguín también defendió que “sin trabajo no hay gente” que se quiera quedar en Valladolid, pero reclamó un empleo “de calidad”, además de que se aprovechen los servicios públicos para “vertebrar la ciudad” y fijar población.

 

Movilidad

En algo que también coincidieron los candidatos fue a la hora de anteponer la salud de los ciudadanos en materia de movilidad, algo en lo que la mejora del transporte público tiene un gran peso al entender que genera los principales niveles de contaminación. “La movilidad tiene que ser una cuestión de salud pública y no de ideología”, reclamó Holguín, quien sin “demonizar” al vehículo privado, planteó la necesidad de reducir la velocidad a 30 kilómetros por hora en la mayor parte de la ciudad, aparcamientos disuasorios, mayor peatonalidad y la aportación ciudadana.

Para Saravia, las medidas de tráfico tienen que ordenarse teniendo en cuenta la salud de los ciudadanos, por lo que planteó ‘Valladolid respira’ que, entre otras medidas, contempla que la aportación municipal de Auvasa se incremente de 15 a 20 millones para mejorar líneas, la conexión con aparcamientos disuasorios o mejorar la frecuencia de paso. Puente estimó que “las cifras cantan” porque los últimos datos reflejan un crecimiento del transporte público por primera vez en diez años, y aunque instó a continuar en esa línea, reconoció que la principal limitación de Auvasa “no es económica, sino de reposición de personal”, de ahí la importancia de la Ley de Estabilidad Presupuestaria “para contratar personal y hacer los cambios que necesita Valladolid”, dijo.

Desde Ciudadanos, Martín Fernández apostó por distinguir el uso de la bicicleta y el transporte público, con un carril bici “que funcione bien y esté diseñado para generar un hábito y una posibilidad” mientras que el transporte público tiene aspectos “mejorables”. La candidata ‘popular’ lanzó medidas que permitan que el coche “sea una opción y no una obligación” mediante la mejora del servicio público del taxi y ayudas para cambiar la flota por vehículos menos contaminantes y favoreciendo el uso de formas de movilidad “más sanas”.

 

Cultura

La cultura centró los últimos minutos de las intervenciones de los candidatos a la Alcaldía de Valladolid, un aspecto menos abordado de forma tradicional y que es “mucho más de lo que nos han vendido hasta la fecha”, destacó Miguel Holguín. Tanto Podemos como VTLP consideraron la necesidad de separar Cultura de la Concejalía de Turismo por ser “un error” y acercarla a Educación, y reclamaron “mayor respeto” a los creadores que dan un potencial “brutal” a la ciudad.

También desde Cs se abogó por “visibilizar la cultura” y utilizarla como “eje de inclusión social” atrayendo fondos de grandes instituciones culturales para que se expongan en Valladolid. Del Olmo reclamó una ciudad “orgullosa de su historia y de su cultura” y que se convierta en “ciudad internacional del vino o ciudad del español”. Por su parte, el alcalde consideró que el trabajo de estos cuatro años avala al equipo de Gobierno, aunque garantizó que se seguirá en esta línea que ha llevado a potenciar las fiestas, mejorar su estética y trasladarla a los barrios, o a recuperar la Feria del Libro en la plaza Mayor, entre otros aspectos.