scorecardresearch

Sacyl logra detectar ya el origen del 74% de los contagios

A. G. Mozo
-

La reducción de los positivos permite mejorar el rastreo en Valladolid, aunque aún no se llega a las ratios recomendadas por la OMS, que habla de conseguir una trazabilidad del 80% de los casos. La incidencia está en 26 y roza ya la cifra de control

Equipos de rastreo de Sacyl en el centro de salud de Zaratán. - Foto: Jose Carlos Castillo

La cuenta atrás para el final de la pandemia sigue con su inexorable avance, sumando cada día más de un millar de nuevos vallisoletanos vacunados y reduciéndose casi a la mitad cada semana los positivos para continuar arrinconando a un virus que no pudo revivir ni tras las numerosas fiestas del arranque de septiembre (en la capital y en municipios como Laguna, Medina del Campo, Tordesillas, Boecillo...) ni tras el inicio del curso escolar en las diferentes etapas; ni siquiera entre los menores de 12 años, que ya representan el único segmento de la población sin inmunizar.

La vacunación acaricia ya al 82% de la población vallisoletana, lo que está contribuyendo a minimizar los contagios, hasta el punto de que septiembre únicamente ha dejado 682 nuevos positivos, que son seis veces menos que los 3.904 que sumó agosto y doce menos que los 8.326 que acumuló julio durante la fase expansiva de la quinta ola. Solo en mayo (513), junio (172) y julio (208) de 2020 se contabilizaron mejores cifras, aunque en un contexto en el que aún no se hacían pruebas con tanta facilidad. En cambio, el peor mes de toda la pandemia fue enero de 2021, cuando se registraron 12.702 positivos en la provincia de Valladolid.

De este modo, septiembre se va con una media de 22 positivos al día, que en las últimas semanas ha descendido a la mitad, incluso, lo que sitúa la incidencia acumulada ya por debajo de la franja de los 30 casos por 100.000 habitantes y a punto de alcanzar esos 25 puntos fijados como la tasa de ‘control’ del coronavirus.

LA TRAZABILIDAD

En esta línea, otro de los factores que manejan los expertos es el de la trazabilidad de los nuevos positivos, un factor con el que se determina en qué porcentaje de los casos se puede llegar a conocer cuál es el origen del contagio. En Valladolid este indicador epidemiológico acababa septiembre en el 74%, lo que significa que los equipos de rastreadores de Sacyl consiguen llegar al foco inicial en siete de cada diez infecciones de covid-19.

La cifra es buena, pero no es la mejor que ha reportado Valladolid en este año y medio de batalla contra el coronavirus. La provincia anotó su mejor tasa de trazabilidad los días 12 y 13 de mayo, cuando llegó a ser del 79% en las jornadas previas a la eclosión de aquella mini ola vallisoletana que hubo entre la cuarta y la quinta, coincidiendo con la reapertura del interior de los bares en la capital y las ‘no fiestas’ del puente de San Pedro Regalado. En la tercera semana de este mes de septiembre ya estuvo en el 77%, aunque después bajó ligeramente para llevar los últimos días en esa franja ligeramente superior al 70%. Las peores tasas de trazabilidad se anotaron en lo peor de la tercera ola, los últimos días de enero y los primeros de febrero, cuando solo se llegaba al origen del contagio en tres de cada diez infectados.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha fijado en el 80% el porcentaje de trazabilidad que se recomienda para poder dar por controlada la pandemia, para que no resurjan viejos brotes  y que se escapen a la vigilancia  del sistema. En este sentido, el ‘semáforo covid’ del Ministerio de Sanidad también sitúa este indicador en el nivel 0 (el de la ‘nueva normalidad’) cuando la ratio de trazabilidad se mueva entre el 80% y el 100%. Igual que está en el nivel 0 la tasa provincial de IA 14 días cuando baja de los 25 casos por 100.000 habitantes, igual que entrarán las UCI en esa fase 0 cuando el porcentaje de ocupación covid baje del 5%.

LOS HOSPITALES

Clínico y Río Hortega regresaban del fin de semana con sus unidades de críticos todavía con un 11% de contagiados, pero en una clara tendencia a la baja desde que el 9 de agosto se tocara el techo de la quinta ola con aquellos 27 covid en UCI que ahora ya son solo 12. En planta las cosas van siempre más rápido y desde que el 1 de agosto se llegaran a acumular 116 infectados hospitalizados el descenso ha sido casi continuo y se arranca el mes de octubre con solo 17 en planta.