scorecardresearch

Amigos del Pisuerga urge el arreglo de los molinos del siglo XII de Las Moreras

Luis Amo
-

Alerta de que las raíces de los árboles están «desplazando» y «provocando la caída» de los restos arqueológicos · Propone su arreglo, dar conectividad a los peces y poner una pasarela turística

Piedras desplazadas en uno de los molinos construidos en la zona de Las Moreras del Pisuerga a su paso por Valladolid. - Foto: El Día

Recuperar la flora y la fauna del entorno fluvial pero también el patrimonio. Éste es el objetivo de la Asociación Amigos del Pisuerga de Valladolid. Si hace un año su propósito de recuperación se centraba en el Puente Mayor, cuestión que aún está pendiente de resolver, el colectivo trabaja ahora para solicitar a las administraciones que arreglen de manera urgente las aceñas, la pesquera y los molinos localizados entre la playa de Las Moreras y el Puente Mayor. Se trata de restos de estos elementos del patrimonio fluvial datados en el sigloXII, tal y como ha explicado el presidente del colectivo, Luis Ángel Largo Rivas, quien ha advertido de una situación «grave» porque el nacimiento y crecimiento de varios árboles con raíces muy vigorosas y enredadas están provocando el movimiento e incluso caída de las piedras.


«Pedimos al nuevo equipo de Gobierno que entre sus actuaciones trate bien al río y no se olvide del pulmón verde más grande que tenemos a lo largo de la ciudad», señaló Largo Rivas, a lo que insistió en que «una de las primeras actuaciones sería la recuperación de las pesqueras para hacerlas visibles a la gente». La vegetación está creciendo por momentos hasta el punto de que el colectivo ha cortado los troncos de los árboles, pero lo cierto es que las raíces siguen creciendo entre las piedras y, por tanto, «haciendo un daño irreparable a estos restos arqueológicos que no por poco visibles tienen que ser olvidados por los vallisoletanos».


Es más, es tal su preocupación que hace justamente un mes enviaron una carta al director general de Patrimonio de la Junta de Castilla y León «para alertar del grave deterioro que sufren los restos arqueológicos de los antiguos molinos de harina». El deterioro, reiteran en el escrito, es por la aparición de plantas y árboles «que produceun daño tan importante que puede acabar con la totalidad del conjunto en pocos años».

Tocones cortados, pero cuyas raíces siguen profundizando, en otro de los molinos del río por Las Moreras.Tocones cortados, pero cuyas raíces siguen profundizando, en otro de los molinos del río por Las Moreras. - Foto: El Día


Es más, Luis Ángel Largo Rivas reconoce que desde su colectivo «y con escasos medios» han intentado atajar el problema al tiempo que se lo ha comunicado al Ayuntamiento de Valladolid y a la Confederación Hidrográfica del Duero(CHD), «si bien con posterioridad nos informaron que la responsabilidad de este patrimonio es de la Junta de Castilla y León».


Sin embargo, «sorprendentemente», en la respuesta del director general de Patrimonio,Enrique Saiz Martín, éste «comparte la preocupación» por el estado en que se encuentran los restos aludidos a lo que señala que «brindamos nuestra colaboración tanto a la Confederación Hidrográfica del Duero, titular del bien, como al Ayuntamiento de Valladolid, en las actuaciones que decidan llevar a cabo», con lo que reconocen abiertamente que no es suya la competencia, un cruce de rersponsabilidades, en definitiva, «que se repiten una vez más tras el caso de las piedras caídas al fondo del río y no recuperadas del Puente Mayor».


Así, «pendientes de las administraciones y de sus competencias», el presidente de la Asociación Amigos del Pisuerga se muestra convencido de que estos restos «se pueden conservar y recuperar como se ha hecho en otras ciudades como en Zamora e incluso sacar del lecho del río las piedras del último arco que permaneció hasta el año 2001».


Y, además de los trabajos patrimoniales, también proponen que se podrían aprovechar las obras para realizar actuaciones ecológicas de conectividad para los peces del río y turísticas, como la construcción de una pequeña pasarela y mirador público «que consiguiesen su total puesta en valor».