Bloqueo en la negociación para restaurar Las Francesas

Óscar Fraile
-

Las desavenencias entre el equipo de Gobierno y la comunidad de propietarios impide el arreglo y mantenimiento del claustro, un Bien de Interés Cultural, que presenta parte del pavimento deteriorado y cristaleras rotas

El Ayuntamiento negocia la restauración de Las Francesas - Foto: Jonathan Tajes

«Salvemos el claustro de Las Francesas de Valladolid», dice una de las peticiones de la plataforma digital Change.org para intentar sumar apoyos que contribuyan a la restauración y mantenimiento y de un espacio que fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el 6 de abril de 1967. Hace años que el pavimento de la galería interior del patio, conformado por cantos y tabas (huesos de cordero), presenta algunas ‘calvas’. Concretamente, cinco de cierto tamaño, dos de ellas tapadas con cartones. El problema para su restauración es que este espacio privado de uso público, pese a ser un BIC, pertenece a la comunidad de propietarios de Las Francesas, que, a su vez, está formada por otras pequeñas comunidades, entre las que se incluyen los negocios instalados en esta galería comercial. Por lo tanto, les corresponde a ellos mantenerlo en condiciones de seguridad, salubridad y ornato.
Por otro lado, el patio interior es propiedad del Ayuntamiento, quien lo adquirió a principios del año pasado y quien no parece dispuesto a hacerse cargo del mantenimiento de las cristaleras que lo delimitan y que suelen ser objeto de actos vandálicos de vez en cuando. Sin ir más lejos, actualmente faltan dos cristales de los 20 que hay en la planta baja.
Para desbloquear la situación el Ayuntamiento ha presentado un proyecto a la Junta de Castilla yLeón y a los propietarios que abarca la restauración y mantenimiento tanto del espacio público como del privado. Responsables de Urbanismo se han reunido varias veces en los últimos meses con los propietarios para desbloquear la situación, pero no han tenido mucho éxito porque los vecinos no están dispuestos a asumir el coste económico que supone para ellos, y que varía en función del proyecto que se elija, ya que hay varios sobre la mesa.
El Ayuntamiento negocia la restauración de Las FrancesasEl Ayuntamiento negocia la restauración de Las Francesas - Foto: Jonathan TajesUno de ellos contempla la eliminación de los ventanales para que el claustro pase a ser abierto, como lo es, por ejemplo, el del Palacio de Santa Cruz. Sería una forma de dar carpetazo a uno de los principales aspectos que ‘enfrenta’ al Ayuntamiento con los propietarios, ya que cada parte entiende que debe ser la otra la que se haga cargo del mantenimiento de la cristalera que separa el espacio público del privado. No obstante, el Ayuntamiento no se da por vencido y seguirá intentando alcanzar un acuerdo en próximas reuniones. «Hemos hecho un proyecto de restauración del entorno por iniciativa propia y sin tener obligación, porque incluye la propiedad privada», señala el concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia. Eso sí, pese a este «gesto de buena voluntad», el responsable municipal avisa de que en cualquier acuerdo «todas las partes tienen que saber el papel que juegan de antemano», y recuerda que «la obligación legal» del mantenimiento recae en los propietarios, si bien el proyecto presentado por Urbanismo implica obligaciones económicas para las tres partes: Ayuntamiento, Junta y propietarios.
Saravia recuerda que hace años la Junta presentó otro proyecto que finalmente no se ejecutó por el alto coste que tenía y que contemplaba, entre otras cosas, cubrir con vidrio el valioso pavimento.
Este periódico intentó, sin éxito, ponerse en contacto con la representante de los propietarios.

Por otro lado, el Ayuntamiento tendrá que pagar 180.000 euros por la expropiación del patio interior, que se suman a los 230.000 que ya desembolsó en enero de 2018. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento ha aprobado este miércoles el nuevo justiprecio de la expropiación por ministerio de la Ley. Saravia recordó, en declaraciones a Europa Press, que la expropiación ya fue obligada por la Ley, al estar clasificado como espacio libre público, pese a que ha apuntado que se trata de un recinto con una "utilidad muy limitada". Por el momento, se ha actuado en la limpieza de este patio y en la apertura del mismo al uso público, ya que se encontraba cerrado por dos puertas.
La historia. Este claustro renacentista es lo poco que se conserva del antiguo convento de las Comendadoras de Santa Cruz, también llamado de las Dominicas Franciscanas y conocido popularmente como convento de Las Francesas. Aparte del claustro, también se conserva la iglesia, reconvertida en sala municipal de exposiciones.
En convento se fundó en 1487 por las hermanas María de Zúñiga y María de Fonseca y fue en el siglo XVII cuando se construyó la nueva iglesia por orden de la noble María Ana Ladrón de Guevara. Durante la época de la Desamortización fue cedido a las Dominicas Francesas, una orden que lo mantuvo como colegio hasta el siglo XX.