El paciente y lento avance de fase en Valladolid

Ical
-

Las zonas de salud de Villalón, Villafrechós y Mota del Marqués se unirán el lunes a Alaejos, Mayorga y Esguevillas, con lo que la provincia alcanzará los 13.000 habitantes y 74 municipios en una escala más adelantada

Mota del Marqués, una de las comarcas que pasa de fase el lunes. - Foto: mir_ical

GALERÍA

Villalón, Villafrechós y Mota pasan el lunes a fase 1

El Ministerio de Sanidad autorizó este viernes que Mota, Villalón y Villafrechós, tres de las 42 zonas básicas de salud solicitadas esta semana por la Junta, pasen a partir del próximo lunes a la fase 1 del plan de ‘desescalada’ o transición a la normalidad, tras el impacto de la crisis sanitaria del coronavirus.

Las tres comarcas vallisoletanas se unirán, de esta forma, el 18 de mayo a Alaejos, Mayorga y Esguevillas en la nueva fase de la desescalada.

“Me alegra porque es un reconocimiento; pero somos muy pocos los que pasamos a la fase 1 y tenemos que dar ejemplo y ser responsables para no tener repuntes”. El alcalde de Villalón de Campos y diputado del PP en el Congreso, José Ángel Alonso, recibe este “premio” con “doble sensación”: por un lado, cuenta con “cierto respeto y miedo a lo desconocido”, pero por otro, no esconde esa “satisfacción” por ser una zona que “lo ha hecho bien, que no ha tenido problemas” fruto, añadió, “de mucho trabajo, de informar a los vecinos, proporcionar mascarillas, desinfección diaria, trabajo de voluntarios, etc”.

Villalón de Campos contempla 1.650 habitantes de los 2.264 totales de esta zona básica y que da servicio a una quincena de pueblos. Alonso admite que han registrado algún caso “aislado y puntual” por coronavirus, infectado por trabajar fuera o visita hospitalaria. Por eso, admite cierto temor a partir de ahora por la gente que pueda llegar al pueblo: “Si identificamos a personas que vienen a segundas residencias, se pondrá en conocimiento de la Guardia Civil. No podemos jugar con la salud de las personas. Sabemos de sobra a quienes les ha sorprendido aquí el estado de alarma y a quien no. Ahora no vale que la gente quiera venir a estar en las terrazas en la fase I”, advierte.

En total, tres zonas básicas de salud de Valladolid (Villalón, Villafrechós y Mota del Marqués) pasan el próximo lunes a fase 1, en la que se suman a Esguevillas de Esgueva, Mayorga y Alaejos, todas ellas rurales, y que tienen la oportunidad de estar un paso más cerca de la que se ha denominado 'nueva normalidad'. Entre las seis zonas básicas suman 12.992 habitantes y 74 municipios, pues las últimas tres en incorporarse significan 6.302 vecinos en 43 localidades.

Se da la circunstancia de que de las tres nuevas zonas que escalan son limítrofes entre ellas y, junto a Mayorga, representan toda la zona noroeste de la provincia. Si bien el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, aclaró el domingo tras la celebración de la Conferencia de Presidentes que en principio los vecinos no pueden salir de la zona básica, los alcaldes mantienen su duda cuando son municipios con una importante actividad económica entre ellos.

En todo caso, Alonso cree que no es momento de relajarse, sino “todo lo contrario”. “Ahora en el Ayuntamiento pondremos medidas y pautas adaptadas a la nueva fase, como salir a desinfectar en horario nocturno o avisar a los vecinos de que se hará en un horario determinado para que limiten sus salidas”, puso como ejemplo en declaraciones a Ical.

“Ahora se acordarán de la España Vaciada”

Por su parte, el alcalde de Villafrechós, Miguel Ángel Gómez, aseguró que “hace falta seguir manteniendo las distancias y tener cuidado, como hasta ahora”, porque en estos pueblos “no existe el problema de aglomeraciones que se puede dar en ciudades o municipios más grandes”. “Hablamos de pueblos de poca población. Con distancia y mucha más higiene se puede hacer casi vida normal”, recomienda.

En la zona básica residen 2.159 personas, en 13 municipios, de los que medio millar lo hacen en Villafrechós. Y recuerda que “ahora muchos se acuerdan de la España Vaciada cuando truena, tanto la Administración como la gente que ahora quiere venir sin garantías a sus segundas casas”. “Para eso ya estamos solos durante todo el año. Somos pueblos de buena gente y más si es con nuestra gente que vive fuera, pero hablamos de condiciones anormales. Para seguir recibiéndolos bien lo idóneo sería que toda la población se hiciese el test, que sería la forma de erradicarlo rápidamente”, añadió.

En verano y Navidad llega gente de Barcelona, Bilbao y Valladolid, entre otros puntos. “Preferimos que no vengan si no saben con certeza que no tienen la enfermedad. Porque si aquí estamos bien y nos van a infectar a todos, que se queden en sus casas”, reitera Gómez, quien critica que ahora se haga test a los futbolistas cuando “no a todos los sanitarios se lo han hecho y tratan a diario con personas infectadas”. “Es ilógico completamente”, concluye.

“Nos cambiará poco”

Por último, en el área sanitaria de Mota del Marqués, con 1.879 personas repartidas en 15 pueblos, las cosas “cambiarán poco”, tal y como explica a Ical el alcalde de la localidad que le da nombre, Gerardo Hernández, una localidad con algo menos de 400 vecinos que presume de que sus conciudadanos “lo han llevado bastante bien y de forma ordenada”. No esconde que han sufrido “algún jaleo” que se han saldado con “dos o tres denuncias”, pero “todo controlado”. En la población se han contabilizado dos casos de coronavirus que ya “están perfectamente”.

La fase 1 supondrá la apertura de las terrazas de bares y restaurantes, hasta cinco en total, en una localidad atravesada por la N-6 y que rodea la A-6. Entre ellos, el establecimiento junto a la gasolinera, que no ha cerrado en ningún momento. Únicamente se mantendrá cerrado hasta junio, informó el regidor, el hostal, que da servicio habitualmente a los camioneros. “Tendremos un poco más de libertad, pero no mucha más que estos días anteriores, porque en un pueblo no hay limitación de horarios para salir como en las ciudades”. No obstante, el cambio de fase supondrá, dijo, la desinfección de las zonas recreativas.

Su última reflexión se refiere, como en el caso de sus colegas regidores, a los 'hijos' del pueblo que residen, en su mayoría, en el País Vasco, Madrid y Valladolid. “No pueden venir, pero…”, confía Hernández, quien avanza que aunque se desconoce si este verano se podrá abrir la piscina municipal, el Consistorio ya trabaja en su preparación. “Supongo que será complicado por las condiciones que haya que cumplir. Tampoco se puede abrir libremente y que cada uno haga lo que quiera”.