25.000 personas viven en zonas con alto riesgo de inundación

R. Gris
-

El Esgueva es el río potencialmente más peligroso a su paso por la ciudad. Casi otros 53.000 vecinos de la capital y otros 15 municipios tiene un riesgo medio de sufrir riadas. La Confederación Hidrográfica actualiza seis mapas de riesgo

25.000 personas viven en zonas con alto riesgo de inundación

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) estipula que vivir en una zona de alto riesgo de inundación supone que existe la posibilidad de sufrir una riada al menos una vez cada diez años. Pues bien, ?25.244 vecinos de la capital y otros cinco municipios de la provincia tienen su vivienda en alguno de los siete tramos que a los que el Organismo de Cuenca otorga esta consideración y, por lo tanto, es habitual que sufran las consecuencias de una riada al menos una vez cada década. La CHD ha comenzado un proceso de actualización de los mapas de riegos de inundación en la provincia y determina la necesidad de hacer modificaciones en siete tramos. Dos de ellos en la capita, Pisuerga y Esgueva y también en Fuensaldaña, Tordesillas, Villanueva de los Infantes, Simancas y Cabezón de Pisuerga. 
El río más peligroso en este sentido es el Esgueva a su paso por Valladolid. Ni más ni menos que 24.823 personas viven espacio de alto riesgo de sufrir una riada. Los problemas empezarían en caso de riada en la zona de Los Santos-Pilarica, donde buena parte del barrio podría sufrir problemas por inundaciones, que en el peor de los casos podría ver como el agua sube hasta cerca de un metro y medio en algunas zonas. 
Pero eso sería solo el comienzo de una fuerte inundación por el Esgueva, ya que las inundaciones también llegarían hasta la plaza de la zona de la Circular, Vadillos, incluso podría anegar zonas de Delicias, Batallas y algunas viviendas del Barrio de España. Sería la peor de las crecidas en la que más personas podrían verse implicadas, aunque no el único. 
25.000 personas viven en zonas con alto riesgo de inundación25.000 personas viven en zonas con alto riesgo de inundaciónEn el caso del río Pisuerga, el tramo con posibilidades de sufrir inundaciones es el más largo. Ni más ni menos que 17,4 kilómetros, desde el barrio de La Overuela hasta el pinar de Simancas. Pero en este caso, solo 178 vecinos tendrían verdaderos problemas con la inundación. Es decir, viven en una zona  con alta probabilidad de sufrir riadas al menos una vez cada década. En este caso, el barrio de Arturo Eyries y algunas casas de La Overuela se llevan la peor parte y serían los primeros en ver el agua en sus casas.  
En el encuentro del Pisuerga con el río Esgueva, la zona inundable se incrementa notablemente en la margen izquierda, afectando la correspondiente a la avenida de 100 años (media probalidad) a algunos espacios construidos de los barrios España y de La Rondilla; mayor resulta la zona de inundación correspondiente a la avenida de 500 años, que invade en gran medida el Barrio España. Por la margen derecha, la inundabilidad asociada al periodo de retorno de 500 años también afecta al barrio de La Victoria.
Es decir, las casas de este barrio se verían en problemas en el caso de una fuerte inundación, algo que solo se produciría una vez cada 500 años. Esa catalogación se hace en función del periodo en el que existe riesgo de que haya al menos una inundación, que es de diez años en el primer caso, cien en el segundo y quinientos en el tercero.
El Ayuntamiento de Valladolid tiene programado un Plan de Actuación Municipal ante riesgo de Inundaciones, que se puso en marcha en junio de 2018, que tiene como objeto hacer frente al riesgo de inundaciones que se pueda presentar en la ciudad, así como garantizar la actuación rápida, eficaz y coordinada de todos los recursos disponibles, ya sean públicos o privados.
Dentro del plan de actuación, se tienen en cuenta la estructura, organización y funciones de los recursos humanos y materiales necesarios para hacer frente a una emergencia de estas características, así como el desarrollo de las medidas de protección a realizar para salvaguardar a la población y sus bienes y la operatividad del plan, estableciendo los protocolos de actuación de cada uno de los servicios o entidades implicadas. 
El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, indicó que también se tuvieron estos mapas de posibles zonas inundables para la elaboración del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y destacó que contó con un informe favorables de la Confederación Hidrográfica del Duero. 
la provincia. En la provincia existen otros tramos con riesgos de inundaciones en los municipios de Tudela de Duero (en casi cinco kilómetros junto en la parte más baja del pueblo), Peñafiel (4,73 kilómetros por el río Duratón), Medina de Rioseco (4,35 por el Sequillo), Olmedo (4,4 por el Arroyo Sangujero), Medina del Campo (3,3 por el Zapardiel), Santovenia de Pisuerga (0,96 kilómetros), Viana de Cega (2,5 kilómetros), Pollos (1,80 por el Duero), San Miguel del Pino (1,72 también por el Duero), Mojados (1,08).
En Fuensaldaña hay casi 200 vecinos que pueden tener problemas de inundaciones al menos una vez cada diez años y eso teniendo en cuenta que no transcurre ningún río por el municipio. Se trata del Arroyo Pozo Moza, que pueda causar inundaciones en el casco urbano.   
En estos casos, los ayuntamientos no cuentan con ningún plan de respuesta en el caso de que se produzcan inundaciones en sus cascos urbanos. El regidor de Viana de Cega, Alberto Collantes, sufrió una importante riada en el año 2013, cuando varias de las viviendas de la calle Río sufrieron inundaciones y varios garajes se llenaron de barrio y suciedad. Ahora, el pueblo cuenta con un muro de contención que evita que el agua pueda llegar a las viviendas y desde entonces no se ha producido ninguna otra avenida de agua que haya alcanzando las casas, pero no existe ningún sistema de respuesta si ocurriera. «Lo que sí hacemos es estar en permanente contacto con el alcalde de Megeces porque tiene colocada una piedra a una determinada altura y cuando el agua llega ahí yo ya sé que el agua llega en riada a Viana a las tres horas». Ese es el método de alerta. 
Cuando los ríos portan mucha agua y hay posibilidades de que se registren desbordamiento, todos los regidores están pendientes de las indicaciones de Protección Civil, así como de los indicadores de la Confederación Hidrográfica, pero no disponen de ninguna respuesta ante las inundaciones.
El alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira, afirma que cuenta el río Duero crece siempre hay una vivienda en el pueblo que se inunda. «En el restaurante de Doña Carmen siempre han tenido problemas, pero no tenemos ninguna respuesta programada». Eso sí, el regidor aseguró que es «muy difícil por no decir imposible» que el agua llegue al casco urbano.