Los empleados de El Salvador defienden su profesionalidad

D.V.
-

Los trabajadores condenan los hechos que están siendo investigados, "que son aislados, dignos de todo rechazo y fruto de una manipulación que ha sido perpetrada en la mente enajenada de un sólo empleado"

Los trabajadores de Grupo El Salvador han defendido, a través de un comunicado, la profesionalidad "de todos y cada uno de sus empleados" al tiempo que han querido condenar los hechos que están siendo investigados por un presunto fraude en el uso de ataúdes, unos hechos "que son aislados, dignos de todo rechazo y fruto de una manipulación que ha sido perpetrada en la mente enajenada de un sólo empleado" con una denuncia y una documentación "falsaria ajena a toda realidad".

En el comunicado, al que ha tenido acceso Europa Press, los trabajadores consideran que la documentación existente en el procedimiento judicial, "no refleja en absoluto una práctica común, habitual o conocida" por ninguno de los empleados que forman parte de esta empresa y consideran que el material gráfico que ha sido examinado en el procedimiento policial "sólo refleja el montaje de un escenario dispuesto para la extorsión y recreación de su propio autor", de quien repudian "su perversión"--en relación al trabajador que se jubiló--además de que creen que no se puede "entender corroborada "esta "falsa historia", por una testigo que fue despedida "disciplinariamente por alterar el orden público de un servicio funerario", y que declaró esta semana que algunos ataúdes se llegaron a usar varias veces.

Por ello, no creen que a estos dos trabajadores el resto de la plantilla les puedan "exigir el respeto que nunca tuvieron", "dos únicas personas, entre casi cien trabajadores, con el único fin de dañar con el vil arma de la venganza", y "olvidando todo respeto por los fallecidos" a los que llevan sirviendo más de veinte años.

Igualmente lamentan que todo vecino de Valladolid y de Castilla y León, a los que dicen haber servido "con profunda vocación durante tantos años", vean afectados sentimientos "tan íntimos" con una "denuncia y documentación falsaria ajena a toda realidad, sin que se haya realizado comprobación alguna de su semejanza con la realidad por parte de quien debía".

Por ello, los empleados de El Salvador no entienden "como se puede dar credibilidad a dos personas" de entre las decenas de trabajadores de esta empresa, ya que "los desequilibrios y enemistad" de estas dos personas con este grupo funerario es "manifiesta", aunque confían en la Justicia.

"Hubiese sido nuestro deseo que la Justicia y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado hubiesen acudido a nosotros con anterioridad para dar respuestas a todas sus preguntas, ofrecer nuestra plena disposición evitando una victimización que esta generando un gran dolor a las familias de nuestros clientes y de nuestros empleados, cuando ningún daño ha sido producido", recoge el comunicado de los empleados.

Por último, Grupo el Salvador agradece "la lealtad" de sus trabajadores "el apoyo", de los clientes y "su confianza de todos estos años", y el espacio concedido en los medios de comunicación para exponer los hechos como son "confiando en que todo tendrá un buen y pronto fin".