Barbero, Plaza o Mancebo, en la Vuelta a Castilla y León

Ical
-
Barbero, Plaza o Mancebo, en la Vuelta a Castilla y León

La ronda regional formará este año un "binomio perfecto" con el Camino de Santiago a su paso por Burgos, Palencia y León. "Deporte y patrimonio cultural irán de la mano" en una edición que se celebrará del 25 al 27 de abril, con 517 kilómetros

La XXXIV Vuelta Ciclista Internacional a Castilla y León y el Camino de Santiago formarán este año un “binomio perfecto” en el que el “deporte y patrimonio cultural irán de la mano”, según explicó la consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac en la presentación de la ronda. Los corredores tendrán que recorrer 517 kilómetros entre el 25 y el 27 de abril, en tres etapas que discurrirán por las provincias de Burgos, Palencia y León.

El sprinter burgalés del Movistar Team Carlos Barbero, segundo en la clasificación general el pasado año tras perder el liderato en la última etapa, será uno de los grandes favoritos para esta edición, junto con quien le arrebató el triunfo en 2018, el alicantino Rubén Plaza, ganador también de la ronda en 2013 y que este año, si repite triunfo, alcanzará a Alberto Contador como el ciclista que más veces se ha impuesto en esta Vuelta (el pinteño lo hizo en 2007, 2008 y 2010).

Otro profesional que también tendrá la oportunidad de alcanzar a Contador será Paco Mancebo (vencedor en los años 2000 y 2003), ahora en las filas del Matrix Powertag de Japón. En total, participarán 18 equipos procedentes de España (seis, entre ellos el Burgos BH), Portugal (seis), Francia (dos), Israel, Colombia, Japón y Rusia (uno en cada caso).

La Vuelta arrancará el jueves 25 de abril y transcurrirá por la provincia de Burgos, partiendo de Belorado hasta llegar a Catrojeriz. Con 181 kilómetros será la etapa más larga de esta edición, y según comentó el exciclista iscariense Juan Carlos Domínguez será “la etapa más dura de esta edición2, al contar con tres puertos, uno de primera, otro de segunda y otro de tercera.

El de primera categoría, el Puerto de Altotero, en las inmediaciones de Poza de la Sal, a su juicio puede “seleccionar al pelotón”, ya que “arriba suele soplar el viento y eso puede provocar cortes en la general”, apuntó Domínguez augurando “quizá una llegada al sprint pero de un pequeño grupo”.

La segunda etapa, el viernes 26 de abril, discurrirá por Palencia partiendo de Frómista para culminar en Villada, 170,3 kilómetros después. Se trata de un recorrido eminentemente llano, aunque incluye en su arranque dos puertos de tercera categoría, donde “el viento puede entrar en escena”, según detalló el exciclista cántabro Alfonso Gutiérrez, vencedor de la ronda castellana y leonesa en 1986 y 1987, en su segunda y tercera edición. En su opinión, las bonificaciones marcarán la estrategia de los equipos y el hecho de que llegue “en un gran momento, motivado y compita en su casa” convierte a Barbero en “el máximo favorito”.

La Vuelta terminará el sábado 27 de abril por tierras leonesas, partiendo de la capital para concluir en Villafranca del Bierzo, 151,8 kilómetros después. El recorrido de esa última jornada, según señaló el presidente de la Federación Española de Ciclismo, José Luis López Cerrón, “no tiene muchas dificultades” y el discurrir de la carrera “dependerá de cómo hayan ido las dos etapas anteriores”.

En su intervención, López Cerrón quiso agradecer la colaboración de la Junta y de las diputaciones en la organización de esta Vuelta, ya que “las instituciones y los patrocinadores son los únicos garantes del ciclismo”. En ese sentido, el director general de la Vuelta a Castilla y León, Laudelino Cubino, subrayó las contradicciones que en su opinión se producen en torno al ciclismo en España, ya que según los estudios es el deporte más practicado en el país, pero “nunca ha habido tan pocos equipos profesionales en la Comunidad”. “El ciclismo está mejor que nunca pero los ciclistas tienen menos oportunidades que nunca”, lamentó antes de pedir que las empresas respalden con mayor convicción el ciclismo.

Por su parte, la consejera de Cultura cerró el acto de presentación de esta edición asegurando que “Castilla y León es un territorio verdaderamente ciclista”. “En la Junta de Castilla y León estamos orgullosos de nuestro ciclismo y apoyaremos siempre los grandes eventos deportivos, por su valor no solo deportivo, sino también turístico, económico y social”, destacó.

Por este motivo, la organización, con el apoyo de la Junta, ha vinculado en muchas ediciones el recorrido de esta carrera a distintos acontecimientos y recursos culturales, patrimoniales y turísticos de la Comunidad, como Las Edades del Hombre, las Ciudades Patrimonio de la Humanidad, el Románico Norte, la Ruta de la Plata, el Año Jubilar Teresiano o las cuencas mineras, por ser un factor de desarrollo para estos territorios. “Este año, el arranque y el desenlace de las tres etapas tendrán lugar en grandes exponentes del mayor reclamo turístico de Castilla y León y también de España, el Camino de Santiago”, remató.