Salvi, del fútbol al cuadrilátero

M.B
-

El vallisoletano peleará el próximo viernes por primera vez como profesional ante los suyos

Salvi, del fútbol al cuadrilátero

Salvador Jiménez se subirá el próximo viernes al ring como profesional por tercera ocasión. El vallisoletano anunciaba el pasado mes de diciembre que se pasaba del boxeo olímpico al profesional. Y su irrupción no ha podido ser mejor, ganando sus dos primeros combates, ambos disputados en Bilbao, con solvencia. Lo del próximo viernes, 31 de mayo, será diferente. Primero porque se medirá al número 2 del ranking de Nicaragua, Josue Bendaña, con 23 combates (10 de ellos con triunfo), alguno de ellos en Estados Unidos o México.Segundo porque lo hará a seis asaltos, cuando los dos primeros habían sido a cuatro. Y tercero porque se subirá al ring en casa, en el Pilar Fernández Valderrama, ante los suyos. 
«Pelear en Valladolid como profesional es un sueño», señala el vallisoletano. A sus 22 años, con más de seis en el deporte de las 16 cuerdas, su historia se escribe en clave local y futbolera. Porque Salvi iba para futbolista, destacando y marcando goles en el Unión Delicias. «Se me daba bien e iba a ir al Betis de Autonómica. Pero era muy ‘movido’ y mi padre, Domingo, a través de un amigo me trajo aquí», relata mientras señala el gimnasio del polideportivo de San Pedro Regalado. 
La primera vez que entró en él se encontró con Domingo Rodríguez, hoy entrenador de muchos de los jóvenes talentos pugilísticos de la ciudad. Y, aunque le costó, se enamoró del boxeo: «Era muy patoso, no sabía ni saltar a la comba, pero poco a poco fui mejorando hasta que en febrero de 2013 debuté en Burgos». Se impuso a Bryan Albacura y ahí comenzó su carrera en el campo olímpico.
Desde entonces, 90 combates, con 85 victorias, seis veces campeón de España... varias veces internacional. Siempre en los 60 kilogramos. Con el Club Boxeo Valladolid y con la mente en los Juegos Olímpicos. Pero el año pasado cambiaron las categorías y los pesos. Se eliminó el de 60 y él se tenía que pasar a 63 o bajar a 57: «Empecé a pensar en dar el salto a profesionales». Y lo hizo en diciembre, de la mano de MGZ. 
Su peso será el pluma, sobre los 57, y sus dos primeros combates fueron fulgurantes, con un KO en el primero y un triunfo a los puntos en el segundo. Con Kiko Martínez, Andoni Gago y Kerman Lejarraga como referentes, Salvi asegura que también ve boxeo como aficionado y para aprender; que es creyente -evangelista- y que reza a Dios antes de cada combate para «pedirle por la pelea» y que el hecho de ser gitano aunque le ha podido cerrar alguna puerta no lo ha hecho porque él mismo se ha encargado de abrirlas sobre el ring.
«Sigo siendo muy agresivo sobre el ring, pero ahora con más cabeza. Son más asaltos y tanto los guantes como el vendaje pesan más», añade, relatando que sobre el ring siempre hay que tener más de una táctica, ya que aunque hayas estudiado al rival, él también lo ha hecho: «Hay veces que incluso oigo al entrenador del rival y me muevo en función de ello». Por supuesto, no se olvida de la familia. De sus padres; de su mujer, Ainhoa; y de sus hijos: «Son muy importantes». Salvi piensa en el viernes y lo siguiente... hasta un objetivo claro, ser campeón del mundo. 

Mario Ospina y las finales regionales
El Pilar Fernández Valderrama vivirá el próximo viernes una velada con Salvi Jiménez como estrella, acompañado por otro integrante del Club Boxeo Valladolid, el bilbaíno de origen colombiano Mario Ospina. Conocido como ‘SuperMario’ y ‘Patroncito’ se medirá  al ruso Sergey Tasimov a 4 asaltos en el peso mosca. Al igual que Salvi, Mario lleva dos combates en el campo profesional, ambos saldados con triunfos.
En la velada del viernes, además, se podrán disfrutar de las finales del Campeonato de Castilla y León de boxeo olímpico, dentro del conocido como II Trofeo San Pedro Regalado, Alfonso Cavia, El Cubi, donde estarán los mejores de la Comunidad en un deporte en claro crecimiento.
Las entradas ya están a la venta, desde 12 euros anticipada hasta 40 en zona premium el día de la velada en taquillas.