La oposición de policía municipal se retrasa a julio

A.G.M.
-

La convocatoria para crear 77 plazas aún está pendiente de oficializarse en el BOE, lo que está trastocando el plan inicial, pese a lo cual se sigue trabajando en la idea de que el curso de formación arranque el 2 de septiembre

La oposición de policía municipal se retrasa a julio - Foto: Jonatan Tajes

El Ayuntamiento de Valladolid sigue con su particular  lucha contra el tiempo y la burocracia para tratar de reducir al máximo el tiempo que tendrá la plantilla de su Policía Local bajo mínimos, sabedor de que, cuando llegue el otoño, habrá en la calle una quinta parte menos de los agentes que había en 2018. La situación viene derivada del real decreto aprobado por el Gobierno el pasado diciembre, que daba vía libre a la prejubilación de hasta 83 agentes en un solo año; cincuenta de ellos ya se han retirado y el resto lo hará en los próximos meses, a medida que llegue a los 59 años o a cumplir los requisitos.
Pese a que se han acelerado al máximo todos los procedimientos administrativos que estaban en su mano, la tozuda realidad es que desde la Concejalía de Seguridad y Movilidad se da por hecho que la oposición no se podrá convocar hasta julio, tal como explican a El Día de Valladolid. El plan inicial era tenerlo todo bastante antes y que los exámenes y las posteriores pruebas físicas pudiesen celebrarse a finales de mayo o, en el peor de los casos, en junio, pero todos los plazos se han ido dilatando y la cosa se antoja imposible, por lo que se trabaja sobre la realidad de que las oposiciones se tendrán que llevar a cabo en pleno verano.
En la última Junta de Gobierno de 2018 ya se aprobó un paquete de 107 plazas a la espera de que se pudiese concretar la cifra a la que se podía llegar. El decreto 2.172, ya afinado con las 77 ofertadas (50 de turno libre, 20 de movilidad entre cuerpos de la región y 7 reservadas para militares) obtuvo el 1 de abril la aprobación en el Ayuntamiento, pero no pudo ir al Boletín Oficial de la Provincia (BOP) hasta un mes después, el 2 de mayo, recogiendo ya todas esas plazas, los requisitos y el resto de las legalidades que se exigen en todas las ofertas públicas de empleo. Al día siguiente, el 3, se publicó en el Bocyl (Boletín Oficial de Castilla y León), pero todavía se está a la espera (al cierre de esta edición, el jueves 23, no se había publicado) de que pase por el BOE (Boletín Oficial del Estado), abriéndose el plazo de veinte días (naturales) para inscribirse.
la academia. Pese a la cadena de pequeños retrasos provocados en sí mismos por la burocracia, lo que continúa invariable es la fecha en que comenzaría el curso formativo que, excepcionalmente, correrá a cargo del propio Ayuntamiento de Valladolid y que se desarrollará en las instalaciones de la Jefatura de Policía Local, en el edificio de la avenida de Burgos. La idea, según confirma el propio Vélez, es que se inicie el 2 de septiembre.
Normalmente, es la Junta de Castilla y León la que se encarga de llevar a cabo un curso formativo anual para todos los cuerpos de la Comunidad y que se celebra en la Academia de Policía de Ávila. Este año, dada la enorme acumulación de prejubilaciones provocadas en todos los municipios por aquel real decreto, Luis Vélez y su equipo en la Concejalía de Seguridad lograron el visto bueno de la Junta para la asunción de ese curso, ‘ganando’ así unos seis meses, toda vez que, normalmente, no arranca hasta los meses de febrero o marzo. Es más, la elevada capacidad del curso de formación de Valladolid permitirá que una veintena de agentes de otros cuerpos de la Comunidad pueda también desarrollarlo en esa improvisada academia. Todo ello, con independencia de que la Junta consiga también poner en marcha un curso extraordinario en la parte final de 2019 para dar respuesta a las necesidades de otras capitales.
609 horas lectivas. El curso teórico consta de 609 horas, a las que se suman otras 300 prácticas. Solo es obligatorio para los nuevos agentes, esos 50, que, así, podrían incorporarse a sus puestos entre los meses de febrero y marzo, con lo que, el déficit de agentes que ya sufre la Policía Local de Valladolid se quedaría reducido a un año.