La recaudación del tabaco crece 1,6 millones en Valladolid

A.G.M.
-
El sistema europeo de trazabilidad alarma a los estanqueros - Foto: Jonathan Tajes

Los estancos de la provincia vendieron el último año más de 24,3 millones de cajetillas de cigarrillos, cien mil más que en 2017. También sube el tabaco de pipa

El mercado del tabaco continúa a años luz de las ventas que lograba hace una década, cuando entró en vigor la Ley Antitabaco; si en 2006 se comercializaba una media de más de cinco mil cajetillas a la hora en Valladolid, ahora no se llega ni a las tres mil. Pero, poco a poco, se va recuperando una pequeña parte de lo perdido, tras tocar fondo en 2015 y 2016, cuando se cayó hasta 23,1 millones de cajetillas, ya que en 2017 se llegó a 24,2 millones y en el pasado 2018, hasta 24,3, lo que supone un 0,52 por ciento más, gracias a una subida de 126.262 cajetillas.
La radiografía del mercado, con la suma de los puros, el tabaco de pipa y de liar, dice que los ingresos del tabaco fueron de 128 millones en 2018, solo en esta provincia, 1,6 más que en 2017 (126.407.542), un 1,27%; algo así como 4.400 euros más cada día, de la que la inmensa mayoría procede de las cajetillas de cigarros: 111 de los 128 millones recaudados en Valladolid en 2018 (1,4 más que en 2017), por los 8,8 del tabaco de liar (100.000 euros menos, una bajada que constituye una novedad en la tendencia de los últimos años con este producto), los 7,07 de los puros (400.000 euros menos) y el millón generado por el tabaco de pipa, que es el que más sube (733.263).
Pese a la ligera subida que se ha experimentado estos dos años, los estanqueros vallisoletanos dicen que «la situación es delicada», porque «las ventas descienden y el contrabando sacude mucho, y parecía que había un respiro con el tabaco de liar, pero ahora también hay mucho contrabando de hoja de tabaco, vía internet». Aún así, desde el sector reconocen que «no hay cierres y se siguen traspasando estancos».