La indulgencia también 'aparca' en la zona azul

A.G.M.
-
Indulgencia en la zona azul - Foto: Jonathan Tajes

El Ayuntamiento anula cada mes medio centenar de multas de la ORA a usuarios que pagan, pero que se equivocan al identificar el cocheestacionado a través de la 'app'

La implantación en Valladolid de una aplicación móvil para el pago de la zona azul cumple ya dos años y tres meses, y lo hace con una tendencia al alza que por ahora no consigue superar a la tradicional visita a la máquina. ‘Solo’ una de cada tres personas optan aún por la app, a pesar de que desde la última renovación del contrato de la ORA a la empresa Dornier (en 2017), los nuevos expendedores que se instalaron en las calles obligan al usuario a la tediosa introducción de la matrícula para obtener el ticket. Los que pagan vía móvil son cada vez más, ya que se ha pasado de un porcentaje del 25% en abril de 2018 al 35% acumulado en la misma época de 2019, pero todavía no son más que los convencionales.
Pero algunos de esos usuarios de la app que desarrolla Telpark  se están topando con un problema que viene provocado de algún modo por la configuración de la propia aplicación, aunque al final casi toda la culpa se ha de apuntar en el debe del propio ciudadano. En concreto, el fallo se produce en los casos en que el usuario utiliza la app con más de un coche y los deja memorizados, que es una de las opciones que tiene Telpark. Al ir a hacer un pago, la aplicación no pregunta de forma expresa con qué vehículo se ha estacionado, sino que, directamente, aparece ya el último ‘perfil’ usado.
El conductor paga (a toda prisa, generalmente, mientras se baja del coche) y se va tan tranquilo, convencido de que su coche está ‘legal’ en zona azul. La sorpresa se produce cuando regresa y se topa con la denuncia en el parabrisas. La reacción es fulgurante y pasa por la ‘consulta’ al vigilante de la ORA que le hace percatarse del error. «Sí, usted ha pagado, pero la matrícula no coincide con el vehículo que ha estacionado», le espeta mientras la cara del interfecto se descompone, agacha la cabeza y acepta el error. «Las están quitando, porque esto le pasa a mucha gente. Vaya usted a las oficinas de Dornier y pregunte», le consuela el vigilante, mientras se despiden... 
ticket de anulación. En efecto, el error se ha ‘viralizado’ entre una buena tanda de usuarios de Telpark, hasta el punto de que se cifra en medio centenar los casos que se pueden dar en un mes. En Dornier se soluciona, tal como avanzaba el vigilante de marras, pidiendo que el conductor saque un ticket de anulación (de 2,35 euros, igual que los que se pagan cuando se rebasa el tiempo de estacionamiento y se le denuncia) y se envía, junto a la multa, rumbo al Ayuntamiento que, por ahora, las está quitando, en un acto de completa indulgencia, ya que estos usuarios han pagado por aparcar en zona azul, pero con el coche que ‘declararon’.
Indulgencia porque, además, se está haciendo sin más pruebas que la palabra del conductor, puesto que son muy pocos los que pueden demostrar que el otro coche -por el que pagaron- estaba en un sitio en concreto a esa misma hora y que, por tanto, todo fue un error. «El mes que más se anulan por este motivo, son unas cincuenta, una cifra muy pequeña», en opinión del propio concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento, Luis Vélez, que explica que «a veces la gente se confunde en la app, por la opción de que te salga automáticamente la matrícula, que es cuando se equivocan».
El error, por ahora, se va a seguir perdonando, pese a que cada una de esas multas serían de 90 euros, ya que, oficialmente, se trata de un vehículo que ha estacionado en la zona azul sin sacar ticket; aunque en realidad el despistado usuario sí lo sacase, pero diciendo, por error, que era otro el coche que estaba aparcado, inducido por uno de los automatismos de la aplicación... el más conflictivo, porque también ‘memoriza’ la tarjeta de crédito y la ciudad en que se suele aparcar, por ejemplo.
Pese a ello, la ORA recauda una media de 18.000 euros cada mes y suponen el 38% de las multas que se imponen en Valladolid, lo que se traduce en que es el concepto que más denuncias genera: las 33.353 de 2018 superan las 28.574 de  los excesos de velocidad, las 4.265 de los estacionamientos en carga y descarga, las 2.956 de la doble fila y 2.488 de los semáforos en rojo.