Regidores para todo

R.G.R
-
Regidores para todo - Foto: Jonathan Tajes

Los alcaldes de los municipios más pequeños realizan tareas de todo tipo para mantener las calles en el mejor estado posible. Unos barren, otros arreglan luces, colocan papeleras, arreglan jardines e incluso utilizan sus tractores

Más de la mitad de los regidores de la provincia no recibe ninguna aportación económica más allá de los gastos de desplazamiento y las dietas. 174 pueblos tiene menos de 500 habitantes y la mayor parte de los regidores se mantiene alejado de las cámaras y los micros durante todo el mandato. Solo son perfectamente conocidos en sus respectivos municipios y su labor, lejos de lo que se pudiera pensar, no tiene nada que ver con acudir a su despacho por la mañana para firmar documentos y departir con los vecinos. 
Los alcaldes de los pueblos más pequeños basan los trabajos manuales en los alguaciles, pero ellos mismo también se arremangan para realizar todo tipo de labores para que sus pueblos se mantengan en unas condiciones dignas. Tanto barrer las calles como arreglar las luces, colocar papeles, podar jardines e incluso en algunos casos utilizan sus tractores para la recogida de escombros o cargar elementos pesados. 
El alcalde de Wamba, José Luis Álvarez, llega 20 años en el cargo y recuerda haber hecho de todo en este periodo, aunque también matiza que las cosas han mejorado en el pueblo desde que pusieron la nueva red de abastecimiento. «Antes teníamos que arreglar las tuberías». Afirma que cuando llegan las fiestas patronales «siempre hay que hacer de todo» y agradece la labor que realiza el alguacil y el resto de concejales. «Yo ya no bajo tanto a la arena como antes, pero continúo haciendo de todo». 
El regidor de San Martín de Valvení, Antonio Ibáñez, destaca que él hace de todo en el municipio. «Somos alcaldes para todo». Destaca la colaboración vecinal como única ayuda a la hora de organizar los eventos que se celebran en los pueblos, como las fiestas patronales. «Todo el mundo echa una mano». Afirma que algunos momentos son complicados porque no se pueden hacer algunas cosas. «Pero luego es un motivo de satisfacción cuando ves que salen». 
El regidor de Ciguñuela, Alberto García, Alberto García, incluso pone su tractor a disposición del Consistorio cuando toca trasladar algún elemento pesado. «Cuando hay que mover algún banco o cuando hay que recoger escombros que nos encontramos por ahí tirados sacó yo mi tractor y la pala para recogerlos». 
El alcalde de Velascálvaro, José Luis Hernández, indicó que incluso para mirar los niveles de cloro del agua del municipio también acude él. «Hago un poco de todo, incluso cuando un vecino me dice que se le ha la luz, también llaman al alcalde para solventarlo».