Los camioneros piden mejorar el enlace con la A-11 y la A-62

A.G.M.
-

Camioneros y empresarios del sector se quejan de los «atascos diarios» que sufren en las salidas de la Ronda Exterior hacia la carretera de Soria y la Autovía de Castilla, dos conexiones con proyectos de mejora, pero paralizados

Atasco que se genera en las horas punta en la salida de la VA-30 a la A-11. - Foto: Jonathan Tajes

Las conexiones de la VA-30 con la carretera de Soria y con la autovía A-62 son, para los profesionales de la carretera de Valladolid, sendas «ratoneras» y «chapuzas» que ellos (y todos los usuarios de la vía) sufren «a diario» en forma de «atascos» y «accidentes». Así de contundentes se muestran tanto los camioneros como los empresarios del sector, que tienen muy claro que es en esos puntos donde se concentran los problemas de seguridad que hay en la Ronda Exterior, en ese tramo sur sobre el que el último estudio EuroRAP del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) pone el acento y hasta lo incluye entre los diez del país con mayor riesgo de accidente para los vehículos pesados.
«Eso en las horas punta sufre unos colapsos tremendos. Eso es una ratonera...», según denuncia a este periódico Fernando Simón, de la Asociación de Transportistas Autónomos de Valladolid (Astava). «Es que ahí se puede estar hasta 40 minutos para poder incorporarse o poder atravesar esas rotondas en las que desemboca la Ronda para cruzar ese tramo», añade Simón, antes de trasladar el calificativo de «ratonera» al otro punto de la VA-30 en conflicto: «Algo parecido ocurre en la salida hacia la A-62, porque, igualmente, terminan en algo así como unos embudos que es que resulta imposible que asuman todo ese tráfico que viene por la Ronda Exterior».
Por su parte, Miguel Olmos, de Asetrava (Asociación Empresarial del Transporte de Valladolid), no duda en definir el enlace entre la Ronda y la autovía A-11 como «la mayor chapuza que se recuerda»: «Hay veces que los vehículos están parados hasta media hora. Y algo muy parecido ocurre con la de la A-62, porque  pasar de una doble vía a un solo carril es otra chapuza y luego pasa lo que pasa».
Cola de coches y camiones en la conexión de la Ronda con la A-62.Cola de coches y camiones en la conexión de la Ronda con la A-62. - Foto: Jonathan TajesOlmos incide en la «pérdida de tiempo» que supone tomar la A-11 a través de la carretera VA-30, así como «la falta de seguridad» que se genera: «Hace cuatro días volcó ahí una furgoneta y pasan cosas con mucha frecuencia porque es algo que está muy mal hecho». «Solo hay que ir a las horas punta y ver cómo está y, claro, hay camiones que, desesperados, optan por salir y que frenen los coches».
SOLUCIONES EN EL CAJÓN

Los dos exigen reformas y soluciones a dos puntos que, en realidad, llevan en el ojo del huracán tantos años como llevan en servicio. El primero que se puso en marcha fue el de la Autovía de Castilla, en junio de 2010, esa conexión a través de un ‘stop’ con la A-62. Cuatro meses después, en octubre, se inauguró el tramo de Ronda del polígono de San Cristóbal y, con él, la conexión con la A-11 a través de rotondas. Son nueve años en servicio y en ambos casos, Fomento ya dejado clara su idea de reformarlos, pero son proyectos paralizados a día de hoy y que en algún caso ni siquiera han conseguido plasmarse en un plano.
En el caso de la conexión con la Autovía de Castilla, su reforma se enmarca dentro del proyecto de ampliación de esa carretera con un tercer carril. El Ministerio tiene ya un borrador, sobre el que se han presentado alegaciones por parte de municipios como Arroyo de la Encomienda y Simancas, en el que se corrige ese enlace para evitar que sea a través de un ‘stop’ y una vía colectora.
En el caso de la conexión con la Autovía del Duero, la idea aún no ha pasado siquiera al papel, según explican las fuentes consultadas, pero sí está sobre la mesa estudiar una reforma de esa conexión, más si cabe cuando su cercanía con el polígono industrial San Cristóbal y una localidad como La Cistérniga agrava los atascos que, de por sí, ya origina una salida de una carretera de dos carriles a una rotonda en la que desemboca una autovía como la A-11 y a través de una conexión en curva y de un único carril.
En este sentido, Miguel Olmos también lamenta la «dejadez» de los gobiernos con la carretera de Soria «que está casi como la dejó Franco». «Sí, hay tramos que se van convirtiendo en autovía, pero aquí todo va muy muy lento», se queja el representante de Asetrava.

OTRAS CARRETERAS

Lejos de la Ronda Exterior, los transportistas lamentan el estado de carreteras del entorno, en las que el firme está muy deteriorado, tal como ocurre en diversos tramos de la Autovía de Castilla (A-62) y en la A-6 (Autovía del Noroeste), entre la provincia de León y Benavente, a pesar de los parcheos acometidos los últimos meses. «Aquello era horroroso y hasta los camiones decidían ir por la izquierda porque por la derecha era imposible», se queja el propio Olmos.
«Es penoso circular por la A-6, entre León y Benavente», apostilla Fernando Simón, quien recuerda que «en la autovía A-62 hay tramos que están muy mal, porque es una carretera con muchos años, con mucho tráfico y, sobre todo, con muchísimos camiones». «Es que esos parcheos no terminan de ir bien, porque los camiones siguen pasando y se vuelve a hundir, por mucho que se vaya actuando en los puntos más deteriorados. Parece que no quieren darse cuenta de que los parches son parches y que lo que haría falta sería una actuación mucho más seria. En ese tramo de la autovía A-6 hay camiones que llegan a circular por la izquierdo o incluso por el arcén», denuncian desde Astava.