La región revalida el primer puesto en dependencia

SPC / R.S.
-
La región revalida el primer puesto en dependencia

Castilla y León repite como una Comunidad «referente» y «modélica» en este servicio con una nota de 9,3 sobre diez y a más de un punto de la segunda

Castilla y León vuelve a ocupar la primera posición y consigue un sobresaliente en Atención a la Dependencia, según el XIX Dictamen del Observatorio de la Dependencia. En este informe se recoge que la Comunidad ha recuperado derechos que se «recortaron» y tiene un nivel de desatendidos «que es modélico para todo el país», ya que se ha alcanzado «la plena atención».
Según el documento que elabora la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, recogido por Europa Press, Castilla y León revalida la primera plaza en la clasificación de las comunidades y obtiene la mejor nota, un 9,3 sobre 10. Además, ha alcanzado la «atención plena» al igual que las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.
Y es que según este informe, en la Comunidad son atendidas 93.374 dependientes, con una tasa de atención de 37,4 dependientes por cada mil habitantes, «la mejor del país» con 15,9 puntos superior a la media nacional, que es del 21,5.
En la actualidad, las prestaciones vinculadas al servicio suponen el 26,3 por ciento de la cartera de servicios (principalmente residencias), 16 puntos más que la media nacional, y es que Castilla y León está «consolidando» esta tendencia en los últimos años, mientras que las prestaciones económicas para cuidados en el entorno familiar (ECEF) suponen el 19,7 por ciento, con una tendencia descendente.
Castilla y León, según recoge el informe, aporta al Sistema de Dependencia más de 417 millones de euros, lo que representa el 76 por ciento del gasto público, mientras que la aportación del Estado es de 134 por ciento (24 por ciento) aunque la Comunidad el año pasado dejó de percibir del Gobierno central 39,5 millones «como consecuencia de los recortes recogidos en el Real Decreto de 2012. Con estos 39,5 millones de euros, el informe estima que se podrían haber atendido en la Comunidad a 7.389 dependientes y se habrían podido crear 2.048 puestos de trabajo.
Gasto por habitante

El gasto público por habitante en Castilla y León es de 194,8 euros, un 39 por ciento superior a la media nacional «como consecuencia del nivel de atención del sistema» en la Comunidad, que es de 37,4 dependientes por cada 1.000 habitantes, «la mejor del país».
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, se felicitó porque el contenido del informe avala los compromisos que el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, asumió al inicio de la legislatura, como eran la «plena atención», ya que el estudio reconoce a Castilla y León como la única que lo ha conseguido; y que la dependencia generaría 11.000 empleos relacionados con la dependencia, una cifra que el informe eleva hasta los 12.000.
Según puso de relieve García, el informe evidencia que Castilla y León es la Comunidad «que mejor gestiona la dependencia», algo que estimó que «no es una casualidad», sino que se debe al trabajo, acompañado por el «esfuerzo y compromiso político y presupuestario», además de la presencia de grandes profesionales. «Somos la única que atiende a todos los dependientes, la que más empleos genera y la más ágil con una gestión normal de altas y bajas», elogió en declaraciones recogidas por Ical.
El informe incide en las «grandes desigualdades» que existen en la atención a la Dependencia en las diferentes comunidades, tanto en los modelos de gestión. No obstante, hay comunidades como Castilla y León y Ceuta y Melilla que han alcanzado la atención plena; hay otras regiones que han progresado positivamente en dos últimos años, como son Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana. Extremadura, Galicia y Murcia y hay otras «donde se aprecia un cierto estancamiento».
«Mientras en el conjunto del país el limbo, es decir, el porcentaje de personas a la espera de recibir una ayuda ya reconocida es del 20 por ciento, en Castilla y León es de 1,4», destacó Gustavo García, coordinador de Estudios de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales. Castilla y León, cuyo peor ejercicio fue el de 2009 con solo un 5,8 de nota, es la Comunidad que tiene el mayor número de personas atendidas. «Hay una gestión muy ágil gracias al papel de las entidades locales y diputaciones provinciales», destacó García haciendo hincapié en que «en otras comunidades es mucho más farragoso acceder a una plaza residencial o un centro de día». Eso sí, según criticó, «la prestación de cuidados en el entorno familiar no es tan potente como en otros lugares».