Educación mantiene el bus que va de Arroyo al Julián Marías

A.G.Mozo
-

Los alumnos de Bachillerato viajan ya en las plazas libres que dejan los de ESO

Educación mantiene el bus que va de Arroyo al Julián Marías - Foto: Jonathan Tajes

La ‘rebelión del bus’ ha funcionado y el centenar de familias que hace tres meses se veían sin transporte para que sus hijos llegasen desde Arroyo de la Encomienda hasta el Instituto de Educación Secundaria (IES) Julián Marías, en Parquesol, han visto cómo el inicio del curso 2019/2020 ha servido para aclarar una situación que les llevó incluso a movilizarse y recoger firmas. La Dirección Provincial de Educación les guardaba una sorpresa para la vuelta del verano y, aunque había llegado el rumor de que se daba marcha atrás, los padres no han querido cantar ‘victoria’ hasta el pasado lunes, cuando los chavales se incorporaron a las clases.
«Les han dado un papel en el que cada familia tenía que firmar pidiendo permiso a Educación para que los chicos pudiesen ir en los buses que llevan a los de ESO», tal como explica a este periódico una de las madres, que era justo lo que reclamaban, que mantuviesen los autocares y que no se dejase a los menores sin opciones para ir al instituto por el mero hecho de que se ponía en marcha el IESOArroyo de la Encomienda y el Julián Marías dejaba de ser centro adscrito para el municipio del alfoz, pese a que todos los afectados habían llegado al centro educativo de Parquesol derivados, precisamente, por la contumaz ausencia de un instituto en Arroyo.
El documento que todos han ido firmando esta primera semana de curso en Secundaria y Bachillerato no es más que un formulismo que se ha tenido que cumplimentar para solicitar a la Junta -según se hace constar, textualmente en el citado documento- la «autorización para el uso de las plazas libres del transporte escolar contratado por la Dirección Provincial de Educación de Valladolid para los alumnos de niveles postobligatorios».
en las plazas libres. Cada uno de los menores solicita una de las plazas libres de los autocares en los que van (desde Arroyo) todos los matriculados en ESO y, según ese documento, sin que ello les arrogue ningún derecho extra, pues se especifica que ese permiso  «no supone la modificación de la ruta establecida, de los horarios, ni de sus lugares de parada». Es algo así como que se pueden subir a estos buses, pero casi como un favor. Aunque para ellos es lo de menos, la ‘rebelión’ ha funcionado y su problema, resuelto.