Mayorga arde en fiestas

R. Gris
-

La procesión cívica de El Vítor volverá a centrar las fiestas de Santo Toribio. Los festejos se prolongarán durante más de una semana y destacan los encierros y las verbenas

Mayorga arde en fiestas

Los vecinos de Mayorga siguen inmersos en las fiestas patronales en honor a Santo Toribio y, aunque todavía queda mucho por delante, ya han tenido la oportunidad de poner los motores en marcha de cara a unas jornadas donde no habrá tiempo para el descanso y sí mucha diversión. El alcalde del municipio, Alberto Magdaleno, anima a sus vecinos a disfrutar de estos días, acompañados por seres queridos, amigos, vecinos y visitantes y pide que se participe en cada una de las actividades que se han preparado. «Espero que sean del agrado de todos».
El pregonero este año fue Tomás del Pozo Martínez, vicepresidente de ‘Castilla y León en Vivo’ asociación de salas de música en directo y ha sido el encargado de mantener abierto en la localidad las salas de baile. 
Las fiestas dieron comienzo el pasado fin de semana con el pregón, un encierro por el campo y una comida de hermandad entre los vecinos como platos fuertes, luego ha habido un pequeño parón hasta este jueves, cuando comienza una pequeña maratón de cinco días de fiesta y diversión sin descanso. 
El jueves arrancará con el desfile de cabezudos para celebrar después las solemnes vísperas momentos antes del chupinazo de y el desfile de las peñas. Luego llegará el momento del primero de los encierros al estilo de la localidad. La actuación de la orquesta Cañón cerrará la jornada. 
Vecinos y visitantes de Mayorga volverán a vivir su momento más mágico de las fiestas en la jornada del viernes, con la celebración de El Vítor. La procesión cívica que recorre las calles del municipio, que recrea la llegada en 1737 de las segundas reliquias de Santo Toribio de Mogrovejo a su localidad natal, donde nació en 1538. Fue un misionero y organizador de la Iglesia católica en el virreinato del Perú (segundo arzobispo de Lima).
La llegada de las reliquias del santo patrón fueron honradas por los mayorganos que las procesionaron portando teas y antorchas.
El sábado no dará ningún tipo de descanso, ya que después de El Vítor continuará la fiesta con un nuevo encierro a partir de primera hora de la mañana. 
Los encierros, las verbenas, el minivítor, una nueva comida de hermandad y el protagonismo para las peñas centrarán las dos últimas jornadas festivas, antes de que se ponga punto y final a unas fiestas con un claro componente religioso a la par que festivo.