«Nos gustaría reanudar la Liga pero no a cualquier precio»

M.B
-

El capitán del Real Valladolid, Javi Moyano, reconoce que son partidarios de que se juegue pero siempre que se garantice la salud de jugadores, trabajadores, aficionados...

«Nos gustaría reanudar la Liga pero no a cualquier precio»

Lleva casi cinco años en Valladolid y es la voz del vestuario, tanto en los buenos como en los malos momentos. Sobre todo en estos últimos. Por algo es el capitán. Estos días, en casa con su pareja, analiza cómo viven la situación y cómo les gustaría acabar la Liga.
La primera, ¿cómo está viviendo este confinamiento?
De momento con tranquilidad porque somos conscientes de lo que está pasando a nivel mundial, que es un problema que tenemos que controlar entre todos y es lo que hace que, de alguna forma, tengas más paciencia a la hora de afrontar esta situación.
Los preparadores físicos les han enviado tablas y ejercicios, ¿cómo lo lleva?
Es importante desde el primer día establecer unos horarios, para levantarse, comer, hacer ejercicios... hay que hacerlo de manera ordenada y habituar al cuerpo y al organismo a lo que se preveía, que era estar muchos días en casa. Se trata de llevarlo lo mejor posible. Todos los jugadores tenemos un plan individualizado, y estamos en contacto con el míster, con el preparador físicos, con los médicos... hay casi más seguimiento ahora que cuando había entrenamientos. Incluso hemos hecho videollamadas entre nosotros y el cuerpo técnico para seguir manteniendo el contacto. Hay que tener paciencia, sabiendo que la situación es importante y difícil, y de la que tenemos que salir entre todos.
Además de la actividad física, ¿cómo ocupa esas horas libres? ¿Libros? ¿Música? ¿Series?
De todo. Retomas series que habías dejado, libros, música, videojuegos... vas salvando las horas para tener la mente ocupada y que no te dé tiempo a pensar en lo que está pasando; que eso no quiere decir que no seamos conscientes. Lo somos. De hecho la prueba está en que no salimos de casa para nada, para comprar el pan si es necesario y muchas veces comemos sin él. Nosotros llevamos casi sin salir de casa 8-10 días y ya preveo que en breve tendremos que salir porque nos estamos quedando sin existencias. Saldremos a hacer la compra y a volver a la rutina.
¿Es de aconsejar?
Más que de aconsejar soy de dejarme aconsejar. Tenía un par de libros de un amigo de Valladolid, César Pérez Gellida, y lo he retomado. También series como Vikingos o Peaky Blinders... de todo. 
¿Qué cuentan el resto de sus compañeros? ¿Cómo los ve?
Sobre todo hay ganas de que pase todo esto y volver a la normalidad. Somos conscientes del gran problema que tenemos encima. Estamos luchando contra un rival invisible, que no somos capaces de detectar hasta que ya lo tenemos encima. Hay que ser responsable y todos estamos muy concienciados. Tenemos muchas ganas de que todo pase, de que todo vuelva a la normalidad, poder volver a ver a la familia, volver a sentir el calor de las personas y volver a disfrutar de la libertad y de que nadie te pueda privar de ella sin motivo aparente. Cuando llegue ese momento, tendremos que seguir arrimando el hombro entre todos porque habrá que sacar una situación adelante que ha sufrido un estancamiento a nivel global. 
Muchos de ustedes están fuera de sus lugares de origen, de las familias...
Sobre todo viendo todo lo que está pasando, que solo hay catástrofes. Muchas veces se agradece que no te llame la familia, porque no sabes si lo hacen para darte una mala noticia o preguntarte cómo estás. Estamos todos expuestos, nadie se salva de que te pueda tocar. Por eso el estado de nervios es un poco alto porque estás lejos de casa, de tu familia y no sabes cómo lo están llevando, solo lo que hablas con ellos o lo que te quieren contar. Deseando que todo esto acabe y poder reencontrarnos con nuestra gente y que todo haya salido bien.
Como capitán, ¿está en contacto con la directiva para saber cómo va todo?
Sí, sí que hablamos. Ellos se preocupan mucho por nuestra situación. Me preguntan a mí porque al final es más fácil que andar preguntando uno por uno, pero me consta que también hablan con compañeros e intentan solucionar los problemas que hayan surgido. Pero no solo de los jugadores sino de cualquier trabajador del club. Sí que estamos en contacto y las palabras que nos trasmiten son las de tranquilidad y paciencia, y pensar en que todo esto tiene una solución; y la mejor manera de llevarlo es pensando en que todo acabará rápido y que tenemos que estar preparados para cuando acabe seguir con nuestra vida y retomarla cuanto antes.
La semana pasada, el club decidió que no se realizasen las pruebas del coronavirus, ¿qué le pareció la medida?
Nos pareció fantástico, como todas las decisiones que está tomando el club en el apartado social. Hay una parte del club que trabaja muy bien, en temas sociales e imagen. Han hecho lo realmente correcto. Ante un grupo de riesgo mínimo, como somos nosotros, es insolidario e innecesario este tipo de pruebas, a no ser que se presenten unos síntomas claros que te hagan indicar que puedes estar infectado. Han tomado la decisión correcta, que es la de donar y dar prioridad a otro grupo de personas que seguro que lo van a necesitar más. Apoyamos cada una de estas decisiones. Creo que lo que más se necesite en estos momentos es solidaridad, comprensión hacia la humanidad porque no hay nadie que esté a salvo de este ejército invisible al que nos enfrentamos.
¿Entenderían un ERTE, aunque de momento el club no se lo haya planteado?
Soy de los que dicen que es el club el que se tiene que pronunciar en este tipo de cuestiones. Si ya han dicho que no lo valoran pues nosotros no nos vamos a poner en esa situación. Lo que tengo claro es que el club va a tomar las decisiones que crea convenientes y que sean lo mejor para todos. Y nosotros seremos los primeros que nos enteraremos de esas decisiones. Pero hasta la fecha nos han trasmitido tranquilidad. Por eso ni nos lo planteamos ni lo pensamos. 
Hablemos un poco de deporte, ¿les gustaría acabar la Liga?
Sí, por supuesto. Somos partidarios de que se acabe pero no a cualquier precio. Estamos convencidos de que cuando todo se reanude se hará con plenas garantías, también para el jugador, porque no dejamos de ser personas expuestas al contagio. Somos partidarios cien por cien de terminar la Liga porque creemos que es lo más justo y llevábamos peleando muchas jornadas, haciendo las cosas bastante bien, como para acabar así. Pero no somos partidarios de acabarla a cualquier precio, poniendo en riesgo nuestra salud, la de nuestras familias o los trabajadores...
Parece obvio que de hacerse se necesitaría una pretemporada y probablemente se jugasen jornadas entre semana...
Aunque nadie nos lo ha dicho, somos conscientes del esfuerzo que habría que hacer si queremos acabar y llegar en fecha. El tiempo juega en nuestra contra. Conforme avance el tiempo, menos margen tendremos. Y ahora mismo para controlar el problema que tenemos se necesita tiempo, algo de lo que nosotros no disponemos. De ahí la contradicción de las ganas de terminar con la realidad de que esto va a necesitar tiempo para volver a la normalidad. 
A partir de ahí, necesitaremos un tiempo para adaptarnos a la competición. Esto es deporte de elite, quedarían 10-11 jornadas donde te juegas toda la temporada, con la carga física y psicológica...
¿Y jugar a puerta cerrada?
No nos gustaría. Encima nosotros tenemos más partidos en casa que fuera. Y nos gustaría que tuviésemos a la gente de nuestro lado. Lo dije antes del partido en Leganés y lo sigo manteniendo. Que cada uno tenga a su gente. A partir de ahí, a veces no se puede hacer lo que uno quiere o desea sino lo que se debe. Esperemos que cuando esto se reanude nuestra gente pueda acudir al estadio.
¿Desde la AFE se les ha dicho algo?
Desde AFEse defiende lo mismo que nosotros. Que se acabe la competición, con el público y con las mayores garantías. Luego si se van cayendo posibilidades, se tendrán que ir replanteando otras. Ahora nuestro escenario ideal es ese, es por el que peleamos y estamos entrenando en casa encerrados. Trabajando con la intención de retomar la competición cuanto antes. No estamos de vacaciones en casa.
Usted es uno de los que acaba contrato el 30 de junio, aunque según algunas informaciones su renovación sería ya un hecho. ¿Es algo que le ocupa ahora?
No. No le doy mayor relevancia porque sigo pensando, como ya he dicho en más de una ocasión, que estas valoraciones hay que hacerlas al final de la temporada; analizar con una perspectiva un poco más global y desde lejos cómo ha sido el rendimiento, cómo se ha desarrollado la competición. Para afrontar una renovación, ambas partes deben de estar de acuerdo y contentas. Si todo va bien, se dará. En el caso contrario no pasará nada, habrá que tomar decisiones y seguir cada uno por su camino. Lo realmente importante no es eso, ahora es salir de la situación en la que estamos. Cuando salgamos, terminar la competición y dejar al Real Valladolid en Primera. Cuando eso ocurra ya hablaremos de cuestiones individuales.
¿Cómo llegaba el Real Valladolid a la parte decisiva de la competición, fuera de descenso pero con algunas dudas tras la derrota ante el Athletic?
Creo que estábamos bien. En una buena línea compitiendo bien, aunque te quedas con el sabor de boca del último partido, que no se acerca a lo que sucedió en el campo. Pero hay que ser objetivo y no dejas de perder solo un partido. 
Lo que creo es que el equipo estaba haciendo una temporada con mucha regularidad, con un buen ritmo de puntos, aunque nos gustaría llevar más victorias. Pero creo que somos un rival difícil de batir. Hay que pensar que se estaban haciendo bien las cosas y que el último día es el pequeño día tonto que tienen todos los equipos en casa, pero que eso no puede manchar lo que estaba haciendo el equipo en la competición. Creo que estábamos haciendo una buena temporada. Que podía ser mejor, claro... pero también peor, y prefiero ser positivo. 
Y usted a nivel individual, con más minutos y continuidad...
Me sentía bien a pesar de tener un año más. Me encontraba a nivel físico y mental muy bien, con estabilidad. Me estaba ayudando a hacer una temporada bastante buena a nivel personal. Pero lo que me preocupaba era la situación del equipo. Soy un jugador que se beneficia del rendimiento global y si todo va bien, está claro que salgo beneficiado. No soy como un delantero, que ante una mala temporada de grupo puede salvarla él con 10-12 goles. Pero los de mi perfil agradecemos que el equipo mantenga una línea más o menos regular. Eso significa que somos fiables y difíciles para los rivales.