La polémica Cruz Laureada

Europa Press
-

La polémica Cruz Laureada

Desde julio de 1939, el escudo de Valladolid luce la Real y Militar Orden de San Fernando, también conocida como Cruz Laureada de San Fernando, una condecoración cuya permanencia en el blasón es fruto de polémica debido a que fue concedida por el régimen franquista tras el papel que la ciudad jugó durante la Guerra Civil. Por ello, en varias ocasiones se ha planteado su posible retirada, una de las últimas fue el pasado 1 de junio durante una asamblea popular de la formación política Valladolid Toma la Palabra. Pero, ¿qué hay detrás de este símbolo? La Real y Militar Orden de San Fernando, cuyo nombre procede del monarca Fernando III --soberano que unió definitivamente los reinos de Castilla y de León en el siglo XIII--, tiene por objeto "honrar el reconocido valor heroico y el muy distinguido, como virtudes que, con abnegación, inducen a acometer acciones excepcionales o extraordinarias, individuales o colectivas, siempre en servicio y beneficio de España". Fundada en 1811 --durante la Guerra de la Independencia Española contra la Francia napoleónica--, se trata de la primera y más prestigiosa condecoración militar española. El reglamento de la orden del año 2001 recuperó su espíritu fundacional para volver a premiar los hechos "muy distinguidos", que se habían suprimido del reglamento de 1920 al crearse en 1918 la Medalla Militar Individual para recompensar dichas acciones. El actual presidente de esta orden militar es el almirante Manuel Rebollo García, quien ocupara el cargo de jefe del Estado Mayor de la Armada entre 2008 y 2012. Se trata, por lo tanto, de un distintivo anterior a la Guerra Civil que aún se concede hoy en día, desvinculado totalmente de la simbología franquista. Sin embargo, la polémica con la Laureada de Valladolid responde a las circunstancias y motivos de su concesión, que sí relacionan este símbolo con la contienda y el régimen precedente a la Constitución de 1978.

CONCESIÓN Fue el 17 de julio de 1939 cuando el Gobierno de Francisco Franco otorgó a la ciudad de Valladolid la Cruz Laureada de San Fernando como "recuerdo a su gesta heroica" durante la guerra, ya que fue una de las primeras en adherirse al nuevo régimen en contra de la II República, reconocimiento que apareció publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 18 de julio de 1939 --fecha en la que se cumplieron tres años del alzamiento militar que inició la guerra--. Pese a que desde entonces se ha mantenido en el escudo de Valladolid, en 2014 se planteó su posible eliminación para cumplir con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) que obligó al Ayuntamiento a cambiar los nombres de aquellas calles que aludieran al régimen preconstitucional, de acuerdo con la Ley de Memoria Histórica. No obstante, la supresión de la Laureada quedó finalmente fuera del decreto de Alcaldía que ejecutó el fallo al considerar que debía mantenerse "porque este tipo de símbolos y emblemas permanecen inmutables en la percepción de los ciudadanos de forma indefinida y, con el tiempo, sufren una metamorfosis semiológica que los aleja por completo de la idea inicialmente concebida". Asimismo, el texto interpretaba que en la actualidad "no es un símbolo de enfrentamiento entre los vallisoletanos", ni las cuatro espadas que sobresalen suponían "una reivindicación bélica". En la actualidad, diferentes instituciones de la ciudad lo tienen incorporado a sus emblemas, como el Real Valladolid Club de Fútbol, Renault Valladolid o diversas cofradías.