La fachada de El Corte Inglés será un jardín vertical

ICAL
-
Recreación de la fachada verde de El Corte Inglés de Constitución. - Foto: D.V.

La iniciativa se enmarca en el proyecto europeo 'Uurban GreenUP', del que la ciudad es socio beneficiario, y será licitado en breve para poder empezar a funcionar en unos tres meses

Valladolid contará con el primer jardín vertical del país en un edificio comercial y se instalará en la fachada de la tienda de El Corte Inglés de la calle Constitución. Así lo anunció hoy el alcalde, Óscar Puenet, quien explicó que el proyecto cuenta con la colaboración del centro comercial y un programa europeo, y emulará a otras capitales europeas como Berlín o Liverpool. “Varios arquitectos de la empresa y técnicos de la Agencia de Innovación llevan meses estudiando la viabilidad técnica y económica. Se trata de una iniciativa ecológica y situada en la senda en la que Valladolid debe avanzar”, explicó.

La conocida también como fachada verde responde a una metodología de regeneración urbana para mejorar la calidad del aire, la gestión del uso del agua y la lucha contra el cambio climático. “Forma parte del pacto de alcaldes suscrito en 2011 por la energía y el clima y permite mantener a la ciudad, según varios estudios, entre las 100 más inteligentes del mundo”, precisó.

La instalación de un jardín vertical en el edificio comercial de la calle Constitución, en pleno casco histórico de la ciudad, se lleva a cabo gracias al proyecto europeo ‘Uurban GreenUP’, del que el Ayuntamiento de Valladolid es socio beneficiario. Así, la capital podrá contar con la primera fachada vegetal en el centro de la ciudad en una superficie total de más de 350 metros cuadrados. “Se trata se una actuación pionera en este ámbito en cuanto a los proyectos ambientales urbanos y sostenibles”, explicó Puente.

En virtud del acuerdo alcanzado, será El Corte Inglés quien corra con los gastos para hacer las reformas estructurales en su fachada que permitan ubicar el jardín vertical, con una inversión estimada de unos 60.000 euros y el proyecto en sí será cofinanciado por la Unión Europea. Mientras tanto, el diseño ha sido realizado por la empresa Singular Green, socio del proyecto y con experiencia acreditada en este tipo de soluciones. El Ayuntamiento licitará próximamente su construcción por un importe de unos 215.000 euros, de los que 130.000 serán aportados por la UE. Las obras durarán en torno a tres meses y el mantenimiento posterior correrá a cargo de El Corte Inglés.

El proyecto está impulsado y coordinado desde la Concejalía de Hacienda y Promoción Económica, a través de la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico. Su concejal, Antonio Gato, destacó los beneficios medioambientales, económicos y sociales que reportará a la ciudad. “La fachada verde aúna perfectamente la triple dimensión de la sostenibilidad que preside todo el proyecto Urban Green Up”, concretó.

“Este tipo jardín vertical responde a una solución basada en el ahorro energético mediante la recirculación del agua y las plantas, de tipo autóctono y procedentes de viveros de Valladolid. Todo lleva un sistema de seguimiento mediante alertas telemáticas para detectar cualquier tipo de anomalía en el funcionamiento”, sostuvo Gato.

Efecto imitación

Como beneficios ambientales destacó “la mejora de la calidad del aire, por el efecto sumidero de CO2 que ejerce, la reducción del efecto isla de calor, y la mejora del aislamiento acústico”. Entre los de tipo socio económico, el edil resaltó además “la mejora de la salud y el bienestar ciudadano, el incremento del atractivo de la zona para vecinos y visitantes, el efecto imitación que pueda extenderse a otros edificios privados o públicos de la ciudad, y la creación de nuevos nichos de negocio y empleo verde”.

Por su parte, el director regional de El Corte Inglés para Castilla y León y Cantabria, Ignacio Castellote, resaltó que el proyecto es “un buen ejemplo de colaboración público-privada. “Responde a la responsabilidad corporativa de la compañía, que en Valladolid ya se materializa en el apoyo a otro tipo de actividades lúdicas, deportivas o patrimoniales”, aseveró.

A su vez, añadió que la empresa comercial apuesta por “una imagen de marca” como defensora del medio ambiente. “Se trata de innovar en la estrategia medioambiental y en este sentido existe mucha sensibiliación y concienciación con los trabajadores y los clientes, persuadiendo en el consumo energético y buenas prácticas en consumo de agua y procesos logísticos, junto a un menor uso de bolsas de plástico y mayor en materiales reciclables”, apuntó.

Apuesta verde

Una de las actuaciones más destacadas de este proyecto de jardín vertical en el centro de la ciudad, responde a la idea de que se trata de un lugar en el que es muy difícil ampliar los espacios verdes por la densidad de la edificación, la estrechez de las calles y las restricciones normativas exigidas para la protección del patrimonio.

Por eso, con el proyecto ‘Uurban GreenUP’ se recurre soluciones más innovadoras en este tipo de jardines verticales que permiten renaturalizar áreas de la ciudad donde no hay espacio físico para la plantación de zonas de césped, árboles o jardines, como ocurre en el centro histórico de la ciudad. Por otra parte, las fachadas han de tener grandes paños continuos donde ubicar los jardines y no estar sometidas a ningún grado de protección que impidan la modificación de su aspecto.

Así pues, en este caso, la disponibilidad del El Corte Inglés para instalar un jardín vertical de más de 350 metros cuadrados en las fachadas de la calle Constitución y Menéndez Pelayo en su edificio ha sido determinante, ya que su fachada opaca simplifica la instalación, y su ubicación junto a la plaza Mayor permitirá dar mucha visibilidad, consiguiendo dar a conocer este tipo de soluciones innovadoras a ciudadanos y turistas, y animar a que se puedan replicar en otros edificios y ciudades.

El alcalde resaltó por ello el valor de esta solución, no solo por su carácter innovador y por ser la primera fachada de estas características, sino por ser todo un ejemplo de colaboración público-privada en pos de un interés común como es el de hacer de Valladolid una ciudad más atractiva y sostenible. “Hay que agradecer la colaboración e implicación de El Corte Inglés y su apuesta por convertir su centro de la calle Constitución en el primero de toda la compañía que alberga una fachada verde”, arguyó.